La cosmética biológica responde a una demanda de desintoxicar el mundo de la belleza y cuidado de la piel mediante el uso de productos totalmente naturales. Así como en la alimentación, la dermis absorbe los componentes de los productos utilizados diariamente. Mismo en los tipos de piel más resistentes, a la larga el uso de cosméticos compuestos por productos químicos agresivos, aceites minerales, conservantes, parabenes, fragancias, sulfatos o ingredientes sintéticos es totalmente perjudicial y puede incluso desarrollar alergias o patologías dermatológicas crónicas.

¿Qué es una crema biológica?

Las cremas biológicas son aquellas que utilizan únicamente ingredientes biológicos en su formulación. Además de preocuparse por el impacto de los productos químicos sobre la piel, las empresas dedicadas al desarrollo de cosméticos biológicos también se preocupan por el impacto medioambiental y por el respeto animal.

Como lo indica su nombre, los cosméticos naturales extraen los principios activos de sus productos de fuentes naturales como las algas marinas pardas (polisacárido aniónico), crustáceos marinos (chitosán o quitosano), entre muchos otros.

Por carecer de ingredientes agresivos, las cremas biológicas se degradan en contacto con el aire por lo que es importante adquirir cosméticos biológicos con un envasado capaz de proteger la entrada de aire en el producto.

Principales beneficios de las cremas biológicas

Incluir las cremas biológicas en la rutina de cuidado de la piel es una forma natural de proteger todo el cuerpo de la acción de radicales libres, además de prevenir el desarrollo de intolerancias a productos químicos.

Al incluir únicamente principios activos naturales en su formulación, las cremas biológicas están indicadas para personas sometidas a procedimientos médicos agresivos como los tratamientos del cáncer. En esos casos, las cremas biológicas asumen un efecto regenerador y calmante que ayudan a paliar los daños de la piel.

La fragilidad de la piel del bebé y la sensibilidad de las personas con pieles atópicas también son motivos de peso para el uso de cremas biológicas – como las de Bioxán – que incluyen entre sus componentes prebióticos naturales responsables por la protección del ecosistema bacteriano de la piel.

¿Has probado las cremas biológicas? Anímate a contarnos tu experiencia y opinión. Y no dejes de visitar nuestra sección de preguntas frecuentes para más información.

Para los papás, el nacimiento del bebé es un momento mágico, que pone fin a un largo tiempo de espera. Para la piel de la criatura, supone un drástico contraste con el nuevo ambiente: la diferencia brusca de temperatura, el contacto con microorganismos presentes en el aire, etc. Por ello, el cuidado de la piel del niño es tan importante como otros aspectos de la necesidad del nuevo miembro de la familia.

Pese a su fragilidad, la piel del bebé también contiene una gran riqueza celular que debe ser conservada y protegida desde los primeros días. En este sentido, además de aplicar una cuidosa rutina de higienización – respetuosa con su piel – es indicada la aplicación de cremas para bebés de farmacia, específicas para una protección tan delicada.

Principales características de la piel del bebé

La piel del bebé es tres veces más fina que la del adulto. Asimismo, su pH muy cercano al neutro la convierte en más sensible a irritaciones e infecciones. Otra diferencia muy importante en cuanto a la piel del adulto es que la dermis del recién nacido cuenta con un film hidrolíptico muy delgado, lo que la hace muy vulnerable a las agresiones del medio ambiente.

Al nacer, empieza un período muy importante para la piel del pequeño: la construcción de la barrera cutánea. Ese verdadero manto protector será el responsable de la restauración y mantenimiento del equilibrio de la piel durante toda la vida, por lo que resulta esencial su protección durante los primeros meses de vida.

Cuidado de la piel del bebé: cremas de farmacia

Cremas para bebé de farmacia: Cómo cuidar su piel

Cuando sometida a algún tipo de agresión, la piel del bebé es más sensible a infecciones o irritaciones. En ese sentido, en la higiene y en la hidratación de la dermis es muy importante no alterar su protección natural para no privar al pequeño de su barrera defensiva.

Los bebés pueden bañarse diariamente. Durante los primeros días de vida, se aconseja únicamente la utilización de agua tibia con la gradual incorporación de jabones específicos, con pH neutro.

Después del baño, es el momento perfecto para la aplicación de productos dermocosméticos específicos para una piel tan delicada. Las cremas para bebés de farmacia suelen ser más indicadas, aunque también se puede utilizar otros tipos de cosméticos biológicos, o sea, libres de activos químicos, perfumes, parabenes, etc.

En Bioxan, ofrecemos cremas corporales testadas dermatológicamente, lo que garantiza la protección y regeneración de la piel sin alterar sus propiedades naturales, ideales para el cuidado de la piel del bebé.

Cuidar la piel no es una rutina exclusiva de las mujeres. Durante los últimos años, el esfuerzo realizado por muchos laboratorios en cuanto al desarrollo de cremas para hombres ha ayudado a implementar ese saludable hábito también en la población masculina.

Beneficios del cuidado de la piel del hombre

La piel masculina es muy distinta a la femenina. Por características naturales, el cutis de los chicos es más espeso, por lo que suele ser más resistente. Sin embargo, no está exento de cuidados. Además de equilibrar la grasa cutánea, evitar la formación de acné, regenerar y calmar las células después del afeitado, el cuidado de la piel masculina también ofrece protección frente a los efectos dañinos del sol.

Pasos para el cuidado de la piel masculina

Limpieza

La piel de los hombres contiene una mayor concentración de colágeno, vasos sanguíneos y elastina, además de contar con una producción de sudor más elevada. Antes de elegir los productos de limpieza indicados para higienizar, ten en cuenta tu tipo de piel, así como la ausencia de ingredientes que puedan causar irritaciones en la piel o desarrollar algún tipo de alergia.

Exfoliación

Es un paso importante a la hora de remover la suciedad y la piel muerta, dejando el cutis preparado para recibir la hidratación adecuada, además de facilitar el afeitado. La periodicidad de la exfoliación depende del tipo de piel: para las más sensibles, no se recomienda abusar para evitar daños.

Cremas para hombres y otros consejos para la piel masculina

Afeitado

Tras un baño caliente, los poros están más abiertos, lo que facilita el afeitado y disminuye el nivel de agresión a la piel. Después del rasurado, es recomendable la utilización de una crema hidratante para hombres natural y con efecto regenerador. Además de aportar un aspecto más saludable y rejuvenecido, este tipo de cosméticos también mejoran visiblemente el estado de salud de la piel.

Hidratación y protección solar

En el mercado es posible encontrar muchas cremas faciales para hombres que incluyen un elevado factor de protección solar. Tanto en verano como en invierno, es importante hidratar y proteger la piel de la agresión de factores externos como el frío, el viento, el sol, etc. Utiliza un cosmético que pueda cumplir esos dos requisitos y que al mismo tiempo aporte a tu piel más tonicidad, elasticidad y luminosidad.

Los chicos también se merecen el mejor cuidado para la dermis facial y corporal. Implementa una rutina diaria y mima tu piel.

Durante los días más calurosos del año, es muy normal reforzar la protección solar con una crema para el rostro adecuada, pero ¿y en invierno? La combinación de adversidades atmosféricas como las bajas temperaturas o el viento también pueden dañar nuestra piel, por lo que le debemos prestar la debida atención también durante el invierno.

La falta de brillo, en algunos casos la formación de pequeñas heridas, la descamación y la sequedad son consecuencias del deterioro del film hidrolipídico, que le quita a la piel la protección necesaria para hacerle frente a las bajas temperaturas.

¿Qué hacer para cuidar la piel en invierno?

De acuerdo con la Academia Española de Dermatología, estos son los consejos a seguir para proteger la piel de las agresiones externas a las que están expuestas en invierno:

Bebe agua

Aunque no tengas sed, es importante beber agua suficiente para evitar la deshidratación de la piel. Alrededor de 2 litros diarios es el mínimo que el cuerpo necesita para mantener todas las funciones al día.

Baños más cortos

Alargar las duchas muy calientes es una de las costumbres invernales que afecta tu piel. El agua a temperaturas más altas afecta el manto hidrolíptico, dejando la piel sin su protección natural. Para preservar su estructura química, se recomiendan baños tibios o más rápidos y el uso de cosméticos de baño adecuados.

Hidratación corporal

Durante los meses más fríos del año, es muy importante reforzar la hidratación de la piel de todo el cuerpo. Utiliza productos adecuados para evitar la sequedad de las manos, pies, cuello y rostro. Tampoco te olvides de las zonas más resecadas como las rodillas y el codo.

Cuidados de la piel en invierno

Ropa y calzado

Da preferencia para las prendas y calzados que permitan la transpiración. El uso de materiales sintéticos impide la evaporación del sudor, lo que puede provocar la descamación e irritación de la piel.

Protección Solar

En invierno, el sol también daña el cutis. Acuérdate de aplicar siempre un factor de protección solar tras tu crema facial de tratamiento habitual, que sea adecuado para tu tipo de piel e incorpóralo a tu rutina de cuidados.

Temperatura

El cambio brusco de temperatura o la calefacción a tope también pueden dañar la piel. En casa, procura que el termómetro no sobrepase los 22º y – si es necesario – utiliza algún tipo de sistema para humidificar el ambiente.

En Bioxan trabajamos para que puedas ofrecer el mejor cuidado a tu piel durante todos los meses del año. Conoce nuestros productos.

Hemos adentrado de lleno en 2017 y algunos rezagados todavía no han establecido sus propósitos para el nuevo año. Perder peso, practicar más deporte y dejar de fumar suelen ser las pretensiones más comunes, pero también existen otros cambios sencillos que pueden ser incluidos en la rutina del día a día y que te ayudarán a tener una vida más saludable. Si eres de los aún no han enumerado sus objetivos, no te preocupes. En Bioxán te echamos una mano.

Dormir más

Las noches bien dormidas son de vital importancia para la recuperación del organismo en todos los sentidos. Contar con una buena rutina de descanso trae muchos beneficios saludables para el cuerpo, mente y también para la belleza.

Establecer una rutina de cuidado de la piel

Las prisas del día o las distracciones a veces nos impiden centrarnos en tareas muy importantes como el cuidado del cutis. Lo primero a tener en cuenta es el tipo de piel para, a partir de ahí, elegir las cremas más apropiadas. Los productos de dermocosmética encontrados en la farmacia son los más indicados porque están formulados para hidratar y relajar la piel. Además de las cremas faciales, incluye también las cremas corporales, para las manos y para los pies en tu rutina diaria.

Productos de dermocosmética encontrados en la farmacia

Comer mejor

La frase «somos lo que comemos» suena repetitiva, pero es muy verdadera. Además de darle lo mejor a nuestro cuerpo, desde fuera: cremas de hidratación, protectores solares, tónicos, etc., también debemos darle lo mejor desde dentro. La alimentación es la base de un cuerpo y mente sanos.

Evitar el estrés

Es prácticamente imposible evitar la preocupación o el nerviosismo frente a la gran cantidad de tareas a las que tenemos que enfrentarnos en el día a día, pero también es cierto que muchas veces podemos aprender a delegar algunas ocupaciones o programar mejor nuestra rutina para evitar la sensación de angustia y ansiedad.

Hacer deporte

El cuerpo necesita estar en movimiento para mejorar la condición física y para ofrecer al cerebro la posibilidad de ver el mundo de manera más positiva. Empieza con metas realistas, como 30 minutos de paseo durante 3-4 veces a la semana, 2-3 sesiones de gimnasio, etc. De esa forma, es más sencillo establecer un hábito.

¡Cuéntanos cuáles son tus propósitos saludables para 2017!