La manera en que vives puede ser determinante para la buena o mala salud de tu piel. Descubre qué debes hacer para tener una dermis saludable y radiante.

Leer más

Si tienes la piel sensible, ¡aléjate de estos ingredientes! Descubre qué cremas elegir y qué cuidados debes tener para no perjudicar tu piel.

Leer más

Recopilamos los trucos de belleza más sencillos y naturales de nuestras abuelas para que el cuerpo y el rostro muestren su mejor cara. ¡Conócelos!

Leer más

¡No dejes que el calor afecte tu piel! Te contamos cómo cuidar la dermis en verano y mantener un aspecto radiante y saludable durante toda la estación. Leer más

Hace más de dos décadas que el cuidado de la apariencia exterior dejó de ser una preocupación exclusiva de las mujeres. A principios de los 90, se acuñó el término ‘metrosexual’ para hacer referencia a todos aquellos hombres preocupados por los estándares de la belleza masculina. Y, desde entonces, la cifra de defensores de esta tendencia no ha dejado de crecer. Hoy en día, es una realidad cosmética propia del siglo XXI a la que se debe dar respuestas satisfactorias.

Como siempre hemos mantenido, cada organismo y cada tipo de piel tienen unos requerimientos diferentes. En este sentido, los hombres tienen una dermis más gruesa y grasa que las mujeres, con los poros más abiertos y con el vello como principal problema (por la irritación que provoca el afeitado). Por eso, si abriésemos el neceser de un hombre nos encontraríamos con un champú específico para su cabello, una crema hidratante facial y algún producto antiarrugas (aunque su piel contiene más colágeno y, por tanto, tarda más en envejecer). Si aún no formas parte de este extenso grupo, aquí van las claves que debes tener en cuenta.

Los básicos de la belleza para hombre

  • Piel limpia, hidratada y protegida. La contaminación, el estrés, la alimentación, etc., dejan su huella en la piel en forma de impurezas. De ahí que sea tan importante la limpieza diaria. En el caso de la cara, se recomienda lavarla con un jabón neutro por la mañana y por la noche. Para cerrar el proceso y los poros, se debe aplicar una buena crema hidratante para hombre. Aunque sea más gruesa, la piel masculina también puede padecer sequedad.
  • Manos cuidadas. Aunque no lo parezca, las manos suelen ser el centro de atención en una primera conversación entre dos personas. Por eso, es importante cuidarlas, mantenerlas hidratadas y limpias, para que den la mejor imagen de uno mismo. Se deben lavar con agua tibia y jabón neutro. Siempre sin abusar, puesto que un exceso de lavado podría resecarlas.
  • El pelo y el afeitado siempre perfecto. El hombre es el más perjudicado por los problemas de calvicie. Pero, para los que tienen la suerte de conservar su cuero cabelludo intacto, es importante que sepan cómo cuidarlo para evitar problemas futuros. Lavar, peinar y tratar el pelo según sus exigencias son los tres pilares básicos.Crema facial para hombre y otros consejos de belleza masculina
  • En cuanto a la barba, es el núcleo de muchos problemas de irritación. Si te afeitas, lo mejor es humedecer con agua caliente la zona y aplicar suficiente espuma para que el contacto con la cuchilla no sea tan abrasivo. Si optas por mantenerla, hazlo con la máxima atención y cuidado. Para ello, es recomendable lavarla con un jabón específico todos los días. Mantendrás al margen a los gérmenes y lucirá mucho más bonita.
  • Piel protegida frente al sol. Aunque los hombres tengan una piel con mayores niveles de colágeno, el sol sigue siendo el peor enemigo de la dermis en la lucha contra el envejecimiento. Para evitar problemas, lo mejor es aplicar una crema de protección solar a diario y paliar, con ella, los efectos nocivos de los rayos UVA.
  • Alimentación y ejercicio. El último de los pilares de la belleza para hombres. De nada sirve cuidar el exterior, si no se empieza la rutina desde el interior. Para ello, es necesario llevar una alimentación equilibrada y practicar varias veces a la semana algún tipo de deporte.

Con estos cinco consejos, podrás enfrentarte a la nueva era de la belleza masculina. ¿Estás preparado? En Bioxán Neo, ofrecemos soluciones para todo tipo de pieles con los que facilitar toda esta rutina de cuidados diarios.

El abanico de dermocosméticos especialmente ideados para el cuidado de la piel del cuerpo es cada vez más amplio. Tal es así, que las visitas a la farmacia o a tiendas especializadas llegan a constituir un auténtico dilema. Muchas personas aún no tienen claras las necesidades de su dermis y los tratamientos específicos para rejuvenecerla e hidratarla correctamente. Y es que, a pesar de la abundancia y variedad de cremas corporales de farmacia, la desinformación generalizada hace que no todo el mundo sepa utilizarlas correctamente.

Como cada piel tiene sus características, los requisitos necesarios para ponerla a punto son diferentes. En este sentido, aunque lociones y cremas corporales se utilizan indistintamente, sus usos y aplicaciones no son los mismos según el tipo de dermis. A continuación, conocemos las principales diferencias entre unas y otras y los casos en los que están especialmente recomendadas cada una.

Descubre: Mitos y verdades sobre las cremas hidratantes

Loción corporal

Es un producto con una consistencia menos viscosa, más líquida y fluida, por la elevada cantidad de agua que lo constituye. Una loción corporal está especialmente indicada para aquellas personas que tienen la piel normal o grasa y que, tras la aplicación del dermocosmético corporal, no quieren un tacto pegajoso.

Crema corporal

Es un dermocosmético con mayor viscosidad y consistencia. En él, el agua pierde protagonismo en favor del aceite. Como consecuencia, deja una sensación más grasosa y espesa. Suele ser el tratamiento ideal para las pieles muy secas, sensibles o dañadas puesto que, según los expertos, las cremas hidratantes corporales penetran mejor en las capas profundas de la dermis bloqueando la pérdida de agua.

Descubre: Cuidados adecuados para la piel sensible

Semejanzas y diferencias entre crema y loción corporal

El detalle principal que marca la diferencia entre una y otra es la mezcla entre aceite y agua. Ambas están formadas por estos dos elementos esenciales, pero en distintas proporciones. De ahí, las diferentes consistencias y aplicaciones. Por ejemplo: una persona con una piel normal puede utilizar una loción corporal para todo el tronco, y reforzar el tratamiento con una mejor crema hidratante en zonas delicadas como los codos o los talones.

Loción y crema corporal no son contrarias y pueden llegar a ser complementarias. Si la piel es normal o tendente a grasa, muchas personas optan por aplicar la primera durante la época estival como su rutina básica de hidratación y belleza. En invierno, por la pérdida notable de agua y humedad, la loción se convierte en el complemento perfecto de una buena crema corporal.

Ahora que conocemos las diferencias básicas entre estos dos productos, podemos adquirir el que más se adapte a nuestros gustos y las necesidades de nuestra dermis. En Bioxán hemos desarrollado una crema corporal de farmacia apta para todo tipo de pieles, especialmente las más dañadas. Con una sencilla rutina de aplicación diaria, la mejora de la hidratación y el rejuvenecimiento son más que visibles. ¿Necesitas saber más sobre las rutinas para cuidarte tanto en invierno como en verano? Resuelve tus dudas en la sección de preguntas frecuentes.