Los nutrientes naturales son buenos para el equilibrio interno del organismo. Pero, sus efectos sobre la apariencia externa del cuerpo humano están cada vez más demostrados y extendidos. De ahí, la tendencia reciente a la creación de productos cosméticos constituidos por ingredientes 100% naturales. Y entre estas sustancias beneficiosas para la apariencia y la salud de la piel, nos encontramos con la Vitamina C, un potente antioxidante que nos ayuda a recuperar la elasticidad y la luminosidad de la piel.

Pimientos, kiwi, repollo, naranja, espinacas… Los alimentos con mayor concentración de Vitamina C son de sobra conocidos, al igual que el papel protagonista que juega la dieta en el cuidado de la piel. Pero lo cierto es que, normalmente, la ingesta de esta vitamina nunca llega a la dermis. Por eso es necesario su aplicación cutánea a través de una crema hidratante con Vitamina C.

Beneficios de la Vitamina C para la piel

  • Antioxidante. Una de sus principales características de la Vitamina C para la piel es la de potenciar la síntesis de colágeno. Por ello, la aplicación cutánea de este componente a través de las mejores cremas antiarrugas recomendadas por dermatólogos favorece la recuperación de la elasticidad y la firmeza de la dermis. Junto con otras sustancias como el Tocobiol, la Vitamina C capta los radicales libres y frena sus efectos sobre la piel, convirtiéndose en uno de los antioxidantes más potentes de la naturaleza.
  • Fotoprotectora. La Vitamina C ayuda en la lucha contra los efectos nocivos de los rayos UV en la piel. Esto no quiere decir que una crema hidratante con Vitamina C sirva como protector solar, sino que ayuda a ampliar y completar la defensa aportada por los verdaderos fotoprotectores.
  • Cicatrizante. Una crema hidratante con Vitamina C cuenta con un importante poder regenerante. ¿Por qué? Porque contribuye a la recuperación de los tejidos, en parte, como consecuencia de su participación en la concentración de colágeno. Las mejores cremas antiarrugas recomendadas por dermatólogos también están pensadas para pieles con marcas como las cicatrices.
  • Hidrante. Una crema con Vitamina C también frena la pérdida de agua de la piel. De esta manera, la ingesta de alimentos ricos en este nutriente mantiene unos niveles estables de hidratación, y su aplicación cutánea ayuda a conservarlos y a impedir su detrimento transdérmico.

Entre los productos de la gama Bioxán Neo, encontramos una crema hidratante con Vitamina C para cada zona del cuerpo. Elaboradas con productos 100% naturales y sin parabenos, son aptas para todos los tipos de piel.

 

 

Inevitablemente, el verano suele suponer el abandono de muchos de los hábitos y las rutinas de belleza. Por pereza, desgana o falta de tiempo, el listado de cosméticos utilizados durante el periodo estival se reduce notablemente a un par de básicos protagonizados, en la mayoría de los casos, por el protector solar y el aftersun. El problema viene en septiembre. El acortamiento de los días y la reducción de las horas de sol nos invitan a retomar la conciencia por el cuidado de la piel, una responsabilidad que nunca debió dejarnos.

Para no perderse en el camino de la elección y el uso de los productos de belleza, son necesarias ciertas bases. En Bioxán, como expertos del cuidado de la piel, te explicamos cuáles son los cosméticos básicos que deben formar parte de cualquier rutina diaria, sin importar la época del año.

Los cosméticos que no deben faltar en tu cuarto de baño

  • El primer paso de cualquier rutina de belleza pasa por una correcta limpieza. Solo así, podremos eliminar las impurezas, las células muertas, el exceso de grasa y, en el caso de las mujeres, los restos de maquillaje. Para el cuerpo, los mejores cosméticos son los más respetuosos con la piel y con sus necesidades.

Para el rostro, lo mejor es elegir jabones y productos limpiadores adaptados a cada tipo de piel (seca, sensible, grasa, mixta, etc.) y aplicarlos dos veces al día: por la mañana, para eliminar las impurezas generadas durante las horas de sueño; por la noche, para retirar todos los residuos del medio ambiente retenidos durante el día. Una vez sentadas estas bases, se puede optar por agua micelar, limpiadores en gel o crema, tónicos y lociones. Cada persona tiene que encontrar su producto básico.

  • Exfoliación. Una o dos veces por semana, se debe realizar una exfoliación completa para perfeccionar la limpieza de la dermis. Los cosméticos básicos para exfoliar la piel aportan una higiene profunda de todas sus capas, lo que se traduce en una mayor luminosidad y perfección.

La mayor parte de los productos están basados en fórmulas granuladas que deben aplicarse por medio de suaves masajes circulares. Normalmente, al hablar de exfoliación se piensa en la piel del rostro, pero esta técnica es aplicable y necesaria para el resto del cuerpo, incluidos pies y manos.   Cremas de farmacia buenas: hidratación

  • Hidratación. Durante todo el año, la necesidad de hidratación de la piel es una constante. No puede vivir sin agua. Por eso, se deben buscar cremas de farmacia buenas que aporten las dosis que la dermis exige. El sol, el agua del mar y la piscina y, sobre todo, el abandono, hacen que el verano aumente estos requerimientos. Lo importante es buscar un producto apto para cada tipo de piel y asegurar su aplicación, al menos dos veces al día.
  • Prevención del envejecimiento. A medida que pasan los años, los requerimientos de la piel son distintos. Por eso, cada vez más personas mayores de 30 años optan por aquellas marcas de cosméticos que ofrecen las mejores cremas antiedad. El paso del tiempo es innegable, aunque se pueden frenar sus efectos negativos sobre la piel con productos compuestos por ingredientes como la Vitamina E, comúnmente conocida como la de la juventud, o la Vitamina C, que favorece la síntesis de colágeno.

En la lucha contra el envejecimiento prematuro de la piel, es importante tener en cuenta que los rayos UV son uno de sus principales potenciadores. Una exposición excesiva o descontrolada al sol provoca la aparición de manchas y arrugas. Por eso, se debe mantener la protección durante todo el año como parte de la rutina de belleza.

  • Contorno de ojos. Es un gesto más contra el envejecimiento de la piel, pero merece un apartado independiente por necesitar un tratamiento especial. Esta zona del rostro es una de las más sensibles. Por eso, las marcas de cosméticos han desarrollado fórmulas específicas y respetuosas como las cremas de contorno de ojos. Con la crema adecuada, se pueden reducir las líneas de expresión y las ojeras que producen un aspecto cansado y estropeado.

Antes de que sea demasiado tarde, es necesario retomar una rutina de belleza básica con la que garantizar el cuidado correcto de la piel de todo el cuerpo. Los productos de Bioxán Neo forman parte del listado de las cremas de farmacia buenas para todo tipo de pieles, sobre todo, las más sensibles y dañadas.

La edad y el paso del tiempo se hacen notar en cada uno de los órganos del cuerpo humano. La piel, al ser el más extenso de ellos, es una de los más perjudicados. No importa los cuidados ni los productos dermocosméticos que apliquemos a lo largo de nuestra vida. Antes o después, la dermis empieza a perder elasticidad y grosor, convirtiéndose en más sensible y expuesta a los agentes externos.

Como consecuencia, los tratamientos cutáneos que se le deben aplicar en la vejez conllevan una serie de especificaciones propias. Si la dermis no es igual a los 20 que a los 30, imagina las diferencias y las carencias 30 años después. La tercera edad no es sinónimo de consumación, sino que es el momento de aprender a vivir mejor, pero con ciertas limitaciones. Por eso, una dieta adecuada, un poco de ejercicio físico (según las posibilidades) y la utilización de cremas hidratantes específicas para ancianos son la base de los cuidados más adecuados en este momento de la vida humana.

Recomendaciones para una piel cuidada en la tercera edad

  • Protección solar. El sol es uno de los principales enemigos de la piel, puesto que es responsable del envejecimiento prematuro y de la aparición de manchas y arrugas. Por eso, entre los cuidados de la piel del anciano, no debe faltar la aplicación de una crema solar con protección frente a los rayos UVA, caminar por la sombra (en la medida de lo posible) y la utilización de sombreros.
  • Hidratación. Por dentro y por fuera. Las necesidades de agua aumentan durante la vejez. Por eso, es imprescindible que la persona beba, al menos, 2.5 litros diariamente e incluya frutas y verduras en su dieta. Pero, además, la hidratación se debe favorecer desde el exterior, desde la dermis, con cremas hidratantes para ancianos.
  • Limpieza. Para no resecar ni dañar más la piel, lo mejor es hacerlo con agua tibia y con jabones específicos para una dermis seca y sensible. En la tercera edad, la pérdida de humedad también es importante. Por eso, después del baño, lo mejor es secar la piel mediante toques suaves con la toalla y aplicar, inmediatamente después (cuando la superficie cutánea aún está húmeda), la crema hidratante.
  • Alimentación y hábitos. Siempre es importante cuidar las rutinas y los vicios. Pero, al llegar a la vejez, las costumbres que nos pueden perjudicar se convierten en riesgos seguros. Por eso, es importante abandonar el tabaco y el alcohol, no decantarse por el sedentarismo y seguir una dieta equilibrada, con predominio de frutas y verduras. Con esto, no solo mejora el funcionamiento general del organismo, sino que la piel recibirá un aporte de nutrientes más eficiente y mejorará su aspecto.

Con el paso de los años, el cuerpo deja de producir colágeno, de ahí la pérdida de firmeza y las arrugas. Cuanto antes comiencen los cuidados, en mejor condición llegará la piel a la tercera edad. Las cremas de Bioxán, elaboradas con ingredientes 100% naturales, aportan las cantidades necesarias de Vitamina E y C y Omega 3, para ayudar a la producción de colágeno y luchar contra el envejecimiento prematuro.

 

 

La piel no es solo lo que percibimos a simple vista. Descubre cómo el órgano más grande del cuerpo humano nos protege frente a los agentes externos. ¡Sigue leyendo! Leer más

El final del mes de agosto da el pistoletazo de salida a una época de decaimiento y melancolía. Es lo que ya se conoce como depresión post- vacacional. Y nadie escapa de ella: se acaba el verano, se reducen las horas de sol, los niños vuelven al colegio, los mayores terminan sus vacaciones hasta el año que viene… Y, como no, poco a poco, se pierde el color tostado de la piel (después de una exposición al sol con la protección adecuada) y todos recuperan un tono níveo y característico del invierno.

El bronceado es uno de los rasgos que más levanta ánimo. No importa el tono que se consiga, siempre que marque alguna diferencia con el resto del año. La piel se muestra más bonita y radiante e, irremediablemente, mejora la visión que cada uno tiene de sí mismo. La pérdida de tono es un proceso irremplazable, pero no inalterable. Por eso, el color conseguido durante la época estival puede alcanzar el otoño con cuidados especiales y específicos. Al menos, la depresión derivada de la vuelta a la realidad se hará más llevadera.

Prórroga para el bronceado en cuatro pasos

  • La base de todo siempre es la dieta. En este caso, se deben incluir en la rutina alimenticia alimentos ricos en betacarotenos, como la zanahoria, la sandía o las espinacas. El betacaroteno es una sustancia que potencia el bronceado y ayuda a mantener la piel más preparada ante los efectos del sol. También son importantes los productos que previenen la deshidratación. Además del agua, en este grupo incluimos el tomate y el plátano.Cremas dermocosmética de farmacia
  • Limpieza, hidratación y exfoliación. Cuanto más cuidada tengamos la piel, mucho más durarán intactas sus características. La exfoliación puede rebajar un poco el tono, pero a cambio, mejorará la uniformidad en el color y el aspecto. Es importante seguir esta rutina de tres pasos a diario (dos días a la semana en el caso de la exfoliación) para conseguir dos objetivos en uno: mantener una piel cuidada y hacer que el bronceado sobreviva un poco más.
  • Mantener la protección solar. El uso de cremas solares es obligatorio durante todo el año, aunque sea invierno. Los rayos UVA, además de ser cada vez más dañinos, llegan a nosotros a diario. Por eso, nunca debes olvidarte de aplicar una crema de protección solar después de aplicar tus cremas de dermocosmética de farmacia. De momento, tampoco abandones el aftersun.
  • Nutrir la piel con vitaminas. No solo a través de la alimentación, sino con productos de uso tópico como las cremas corporales de farmacia. Los expertos recomiendan la Vitamina C y la E. La primera ayuda a tonificar la piel y protegerla de agentes externos; la segunda, es uno de los antioxidantes más potentes de la naturaleza. Estos y otros nutrientes están presentes en los productos elaborados por Bioxán para el cuidado de todo tipo de pieles, sobre todo las más dañadas.

 

Los fieles seguidores de Juego de Tronos estarán familiarizados con la ‘psoriagrís’. Esta enfermedad, causada por una infección, afecta a alguno de sus protagonistas y les deja la piel dura, muerta, agrietada y con manchas grises. A simple vista, la dermis de los perjudicados parece de piedra y deben ser aislados para evitar el contagio (solo el roce con una piel sana puede ser causa de transmisión).

¿Guarda relación la ‘psoriagrís’ con alguna enfermedad real? Pues, aunque sea una infección ficticia, algunos expertos la han analizado y han encontrado ciertas similitudes con algunas enfermedades actuales y otras ya erradicadas. Por las lesiones en la piel, la descamación, las manchas y, simplemente, por el nombre, la primera que viene a la mente es la psoriasis. Pero ¿cuáles son sus efectos sobre el órgano más grande del cuerpo?

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la dermis que afecta a cerca de un millón de personas en España y que empeora de manera grave o muy grave la calidad de vida del 22% de todas ellas. Suele afectar a ciudadanos de entre 15 y 35 años, con brotes y épocas de remisión, y la búsqueda del tratamiento adecuado es el primer paso para conseguir controlar sus síntomas.

En Juego de Tronos, los afectados por ‘psoriagrís’ deben ser aislados para evitar la expansión de la infección. Por el contrario, la psoriasis no es contagiosa. Lo que sí comparten las dos enfermedades, la real y la ficticia, son el desconocimiento y el rechazo por parte de la sociedad. Sobre todo, ante el aspecto de sus lesiones.

¿Cómo tratar la psoriasis?

La psoriasis tiene cierto componente genético, pero no todos los padres afectados se la transmiten a sus hijos. Normalmente, su desarrollo está relacionado con otros agentes externos como el estrés, la obesidad, las infecciones crónicas, los cambios hormonales, etc. Como consecuencia, los pacientes sufren épocas de brotes muy severos y, otras, en las que la enfermedad parece haber remitido por completo.

Crema hidratante para pieles sensibles

Es esencial que un dermatólogo guíe los pasos del enfermo hacia un control exhaustivo de los síntomas y le ayude a prevenir futuros brotes. Para ello, propone soluciones como:

  • Hidratación e higiene diarias con sustancias de uso tópico: cremas, lociones, geles y limpiadores que respeten la naturaleza de una piel sensibilizada por la enfermedad. Algunos expertos, hacen hincapié en cremas hidratantes para psoriasis que contengan, por ejemplo, Vitamina E, como nuestra crema facial, que protege de los virus y las bacterias.
  • Tratamiento con corticoides: en estos casos, debe ser el especialista el que recete la medicación y sus dosis.
  • Dieta: la alimentación juega un papel importante en la cura de diferentes enfermedades, incluida la psoriasis.

Los productos de la gama Bioxán Neo están especialmente creadas para el tratamiento de pieles dañadas o muy sensibles, como las de los afectados por psoriasis. Conoce todos sus beneficios.