Una melena densa, brillante, llena de vida y de un color vibrante, aunque sea el moreno más puro. Esta es la idea que tenemos de pelo perfecto. Sabemos (o creemos) que cuesta trabajo y una correcta aplicación de productos más allá del champú: sérums, mascarillas, protectores del calor, acondicionadores, geles revitalizantes… Pero la falta de tiempo, de dinero y el ritmo de vida nos sirven de excusa para no prestarle la atención que deberíamos a nuestro pelo. Nos limitamos a lavarlo con frecuencia cuando llegamos a casa y, así, es imposible conseguir una melena de ensueño. ¿O no?

No. No es imposible. Traemos buenas noticias: no necesitas una larga sesión de peluquería ni dejarte la mitad del sueldo en productos específicos. Recopilamos los mejores consejos de belleza para que consigas un pelo perfecto en sencillos pasos diarios.

Consejos de belleza para una melena radiante

  1. No abuses del secador, planchas, tenacillas y demás moldeadores a base de calor. La mejor recomendación es limitar su uso al máximo, dejar la melena al natural. Pero, si no queda otro remedio, que el tiempo de aplicación sea el menor posible.
  2. Agua templada para el aclarado. El agua caliente debilita el cuero cabelludo y reseca la melena. El agua fría o templada sella las cutículas y permite que el pelo esté más sedoso y brillante.
  3. Solo una “avellana” de producto. No por utilizar más champú o mascarilla vamos a tener un pelo más bonito. No importa la cantidad sino la calidad del producto y del lavado. Por esto, los expertos recomiendan echar una porción del tamaño de una avellana y no frotar para que salga espuma.
  4. La importancia del cepillado. Para que el pelo esté brillante y sedoso, el cepillado es imprescindible. Sobre todo, antes de acostarte (como nos han repetido nuestras abuelas cada noche), después de levantarte y antes de meterte en la ducha. En cuanto a la forma, empieza a desenredar por las puntas, utiliza un peine o cepillo de púas gruesas y no des tirones.
  5. Si lo quieres, déjalo libre. Es uno de los consejos de belleza que más repiten las famosas: “Siempre que puedo, llevo el pelo suelto y al natural”. Sigue sus pasos y, en la medida de lo posible, evita los accesorios: cortan la circulación del cabello y favorecen su rotura. Tampoco te acueste con el pelo húmedo o recogido.
  6. Puntas fuera. Aunque duela, es más que recomendable ir a la peluquería a cortarse las puntas con cierta frecuencia. De esta manera, nuestra melena crecerá más fuerte y estará sana desde la raíz.
  7. Aliméntate bien, alivia el estrés, adáptate a los cambios… Aunque no lo parezca, nuestro cabello sufre con cualquier alteración del organismo. Si quieres una buena melena, necesitas unos hábitos de vida saludables. Por eso, el último y mejor consejo de belleza en relación con el cuidado del pelo es este: cuídate por dentro.

 

Las manos son nuestra mejor carta de presentación. Permanecen visibles casi siempre y acaparan nuestra atención cuando conocemos a alguien. A través de las manos medimos la fuerza que nos transmiten otros en el saludo, la intensidad y el significado de los gestos al hablar, las capacidades manuales en diferentes tareas… Y, como no, nos dan una primera impresión de la apariencia de nuestro interlocutor. Unas manos resecas o unas uñas descuidadas dejan poco espacio a la imaginación.

Por todas estas razones, además de las puramente necesarias para la salud, es importante dedicar unos minutos al día al cuidado de las manos. No basta con encontrar una crema de manos que nos ayude a mejorar la deshidratación, sino que se debe establecer una completa rutina que nos asegure unos resultados satisfactorios. Toma nota.

¿Cómo lleváis el cuidado de las manos este verano? 😉🙌🏻🌸 #mascarillamanos #peeloff #peeloffmask #ecobeauty #beauty #summer #belleza

Una publicación compartida de Bioxán. Biotecnología Personal (@bioxan_creams) el

¿Cómo cuidar las manos para que estén suaves y bonitas?

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano. Por eso, cuando hablamos de su cuidado no solo nos referimos al rostro y el tronco. Nuestras extremidades y todos sus recovecos también necesitan atención. Sobre todo, las manos, que son las más expuestas a los agentes y agresiones externas. Para que no sufran y estén perfectas, sigue estas pautas:

  • Limpia y desinfecta. Las manos son un foco de bacterias porque están en contacto directo con todo: teclados, dispositivos táctiles, barandillas en transportes públicos… Por eso, es importante lavarlas con frecuencia durante el día, sobre todo, antes de comer y después de ir al servicio. ¡Ten cuidado! No utilices agua muy caliente o jabones astringentes, porque las resecan.
  • Hidrata. Como el resto de la piel del cuerpo, necesitan una crema de manos hidratante buena, que regenere las células y consiga un tacto menos áspero. Dedica tiempo a buscar una crema de manos que se adapte a tus necesidades y, aunque huela muy bien, evita perfumes estrambóticos.
  • Exfolia con cierta asiduidad. Las manos también acumulan células muertas, responsables de las manchas de la piel o del tono oscurecido. Al menos una vez por semana, aplica el producto exfoliante con un suave masaje y no tardarás en notar los resultados.
  • Cuida tus uñas. Tanto si eres hombre como si eres mujer, es importante que prestes atención a tus uñas. Corta, lima e hidrata para que no parezcan descuidadas ni desiguales.
  • Utiliza guantes a la hora de limpiar, fregar y demás tareas del hogar. Los productos limpiadores cada vez incluyen más productos químicos nocivos para nuestra piel. Mediante el uso de guantes nos ahorramos el contacto directo con nuestras manos y, además, podremos utilizar sin miedo el agua caliente.
  • Recurre a tratamientos específicos. A veces es necesario un cuidado extra para conseguir unas manos perfectas: tratamientos hidratantes, regeneradores, exfoliantes… En Bioxán, contamos con una mascarilla para manos deshidratadas y dañadas apta también para pies.

Además de una buena crema de manos, ¿qué otros trucos aconsejas para que las manos estén perfectas?

Se suele decir que los ojos son el espejo del alma. Pues bien, siguiendo el mismo ejemplo, podemos decir que la piel es el reflejo de nuestra salud interior. La dermis es uno de los primeros órganos que padece los daños colaterales de una enfermedad: pierde luminosidad, se vuelve de color cetrino, se cuartea, etc. Lo mismo ocurre con los cambios hormonales. Sobre todo en las mujeres, cualquier alteración de las glándulas endocrinas pueden provocar variaciones en su piel.

Por intensivos que sean los cuidados que apliquemos a diario, algunos problemas tienen su origen muy por debajo de todas las capas de la dermis. Así, el color, la sensibilidad, el grosor y la cantidad de sebo pueden variar en función de los efectos de los diferentes problemas hormonales en la piel. ¿Quieres saber más?

La edad, las hormonas y sus efectos sobre la piel

Hay cambios en las glándulas endocrinas considerados como normales o benignos. Son los derivados del crecimiento y el cambio de etapa en la vida de las mujeres:

  • La pubertad. La mayor parte de los cambios hormonales ocurren a esta edad. El cuerpo produce mayores niveles de estrógenos y andrógenos. Los primeros dotan a la piel de las adolescentes de una apariencia suavizada, hidratada y constantemente rejuvenecida. Al mismo tiempo, los andrógenos provocan exceso de sebo y mayor apertura de los poros (sobre todo en pieles grasas).
  • El embarazo. Durante el embarazo, algunas mujeres ven cómo su piel se muestra cada día luminosa y radiante. Otras, por el contrario, hacen frente a multitud de problemas como el acné adulto o la decoloración irregular de la piel.
  • La menopausia. El exceso de estrógenos producido durante las etapas anteriores se convierte en escasez durante la madurez y la menopausia. Como consecuencia, la dermis pierde elasticidad (por falta de colágeno), luminosidad e hidratación. La menopausia significa piel seca y necesita acción inmediata. 

Las mejores cremas para la piel sensibleProblemas hormonales en la piel no tan comunes

Existen otros trastornos hormonales, notables en hombres y mujeres, que manifiestan problemas más serios. Los más destacados son:

  • Exceso de cortisol. Cuando los problemas hormonales aparecen en las glándulas suprarrenales, aumenta la producción de esta sustancia. Como consecuencia, la piel se vuelve más fina y con mayor predisposición a los moratones.
  • Hipo e hipertiroidismo. Cada vez más adultos presentan problemas con la Tiroides. Cuando hay un exceso de secreción de esta hormona (hipertiroidismo), la piel es más sudorosa; cuando hay escasez (hipotiroidismo), la dermis se muestra seca y áspera.

Ante cualquiera de estos trastornos, las recomendaciones suelen ser siempre las mismas: mantener una rutina de limpieza e hidratación diaria, adecuada a cada tipo de piel, utilizar protección solar y llevar unos hábitos de vida saludables. Pero si los problemas hormonales de tu piel pertenecen a este segundo grupo, no dudes en consultar a un experto para que pueda ayudarte a encontrar un buen tratamiento, como el aportado por las cremas de Bioxán (aptas para todo tipo de pieles).

 

Todos, o casi todos, tenemos más de un día malo a lo largo del mes. Podemos llegar a padecer, incluso, rachas de auténtico pesimismo, desencadenadas por dificultades ocasionales: estrés, ansiedad, tristeza, enfermedades… Solemos identificar con bastante facilidad el origen de este abatimiento. Sin embargo, no somos tan conscientes de que tener el ánimo por los suelos acaba por deteriorar también nuestro estado físico.

El estado de ánimo y la belleza están íntimamente relacionados. No es ninguna novedad. Muchos de nuestros predecesores lo descubrieron por nosotros: desde el “Mens sana in corpore sano” de los romanos, hasta “la belleza es un estado de ánimo” de Zola. Si quieres mejorar tu nivel de felicidad y satisfacción, y aumentar con ello tu belleza interior y exterior, sigue los siguientes consejos.Cómo mejorar la autoestima

¿Cómo mejorar el estado de ánimo en cinco pasos?

  1. Aliméntate bien. La dieta es uno de los primeros aspectos en los que intervienen los psicólogos a la hora de mejorar el estado de ánimo de sus pacientes. Hay alimentos que nos hacen más felices mientras que otros dañan notablemente nuestro equilibrio emocional. Los productos con Vitamina C (frutas y verduras), Omega 3 (pescado azul) o Vitamina B (legumbres) no solo son saludables, sino que nutren al cerebro de tal forma que nos hacen más felices.
  2. Haz ejercicio. Solo con media hora al día de ejercicio, el efecto sobre el estado de ánimo es notable. Al practicar deporte, nuestro organismo segrega endorfinas, las denominadas hormonas de la felicidad. No solo eso, adoptar una rutina diaria de ejercicios nos ayuda a mantener la forma y, a la larga, mejorar nuestra autoestima.
  3. Precisamente la autoestima protagoniza otra de las claves para mejorar el estado de ánimo. Es necesario que nos “mimemos” a nosotros mismos. Nadie lo va a hacer mejor. Por eso, dedícate tiempo, concédete algún capricho y arréglate en cualquier ocasión. No te olvides de seguir unos cuidados básicos diarios para que la piel sea capaz de combatir el paso del tiempo, la llegada de una enfermedad, etc.
  4. Unos rayos de sol al día. El astro rey está presente en muchos consejos de salud y belleza. Aunque la exposición al sol debe ser siempre controlada, su luz influye directamente en la salud y el estado de ánimo de las personas. Si no quieres caer en manos de la depresión y el cansancio, sal a la calle, socializa y exprime al máximo la energía de los rayos solares.
  5. Frena los pensamientos negativos. A veces, somos nuestro peor enemigo. Una baja autoestima o problemas de inseguridad pueden derivar en un estado de ánimo de pesimismo permanente. Escucha música, empieza el hobby que siempre has deseado y dar un portazo a cualquier idea desesperanzadora.

 

El primer paso a la hora de cuidar la piel es identificar el tipo al que pertenece. Sin embargo, muchas personas lo ignoran y aplican productos cosméticos al azar, sin comprobar si son los más adecuados para su dermis. Si tu cutis brilla más de lo habitual, posee poros de gran tamaño y tiene cierta tendencia a las imperfecciones, a todas luces, eres del grupo de las pieles grasas. ¡No te asustes! No tiene nada de malo, solo una mayor tendencia a la acumulación de sebo. ¿Por qué te ha tocado esta lotería? Las principales causas se basan en la genética, el estrés y los cambios hormonales.

Sea cuales sean los mitos que hayas escuchado sobre la piel grasa (que son muchos) ten en cuenta que puede ser un estado transitorio de tu dermis. Y si no lo es, muéstrala con orgullo. Es más fuerte y resistente que todas las demás. Bien cuidada, envejece mucho mejor que el resto. Aprende las seis claves de los cuidados para piel grasa.

¿Cómo cuidar la piel grasa en seis pasos?

  1. Limpieza exhaustiva. Uno de los primeros cuidados de la piel grasa es una correcta y completa limpieza mañana y noche. Por el día, la piel acumula mucha suciedad por el contacto directo con la contaminación y demás agentes externos. Esto solo perjudica y aumenta la formación de sebo. Durante la noche, la piel realiza sus labores de regeneración y expulsa la suciedad por los poros. Si te lavas la cara dos veces al día, con un jabón adecuado para piel grasa, has dado el primer paso.
  2. No peques por exceso o por defecto con la limpieza. Dos veces al día, justo antes de acostarse y después de levantarse, es suficiente. Si lavas la piel más veces, acabas con la protección natural de la dermis y esta acaba por deshidratarse; si la lavas con menos frecuencia, los poros se taponan con más facilidad.
  3. ¡Hidrátate siempre! Al contrario de lo que suelen contar la mayor parte de las leyendas urbanas, la crema hidratante para piel grasa es más que necesaria. Este tipo de dermis tiene exceso de sebo, pero, al mismo tiempo, puede carecer de la cantidad de agua que necesita.
  4. Protección frente al sol. Esta es una de las principales recomendaciones en cuanto al cuidado de la piel de cualquier tipo. Las cremas fotoprotectoras no generan más sebo, pero asegúrate que no sean comedogénicas, que lleven filtros minerales y que tengan una textura ligera.
  5. Utiliza una mascarilla específica un par de veces a la semana. Hemos hablado en otras ocasiones de la importancia de estos productos cosméticos. Por eso, no podemos olvidarnos de ellas en el cuidado de las pieles grasas.
  6. No frotes, elimina componentes fuertes como el alcohol de los productos dermocosméticos, como el tónico o la crema para piel grasa, y evita productos de textura densa.

Con estas seis claves, podrás mantener las imperfecciones de tu cutis a raya. Si aún no has encontrado la crema hidratante más adecuada para la piel grasa, en Bioxán contamos con una amplia gama de productos aptos para todo tipo de dermis.

Cerca del 30% de la población española de entre 18 y 35 años posee, al menos, un tatuaje. Probablemente, más de uno. Porque la mayor parte de los que caen en las redes de la tinta sobre la piel son incapaces de quedarse solo con una de estas marcas pseudo permanentes. Su auge en las últimas dos décadas los ha convertido en toda una obra de arte digna de contemplación. ¿Quieres conocer en profundidad el mundo del tatuaje?

Historia y curiosidades de los tatuajes

  • El tatuaje más antiguo conocido data de hace más de 3000 años. Su portadora era la momia Ötzi y se cree que los dibujos fueron colocados en puntos de dolor a modo de cura. De esta momia, también extraemos una de las supersticiones más extendidas entre tatuadores y tatuados: llevar un número par de dibujos trae mala suerte. Ötzi llevaba una cifra impar.
  • Es adictivo. Normalmente, aquellos que se lanzan con el primer tatuaje, sienten la llamada de un segundo y un tercero poco tiempo después. ¿Conoces a alguien con uno solo?
  • Se considera que Thomas Edison fue el inventor de la primera máquina de tatuar, a finales del siglo XIX.
  • Los marineros fueron los primeros occidentales en marcar su piel con tinta. Se dibujan los símbolos que encontraban en los pueblos indígenas que visitaban.
  • La mujer más tatuada de Europa es española, Lídia Reyes, con más de 270 dibujos y solo un 10% de su piel “en blanco”.

Cuidados después de un tatuaje¿Qué cuidados son necesarios después de un tatuaje?

Si estás decidido a hacerte tu primer tatuaje, antes, debes conocer qué cuidados debes aplicarle nada más salir del estudio. Tienes que buscar un profesional homologado, con autorización de la Consejería de Sanidad, y evitar establecimientos con ciertas carencias de control. Pero el resultado final no solo depende del tatuador. Tú también tienes cierta responsabilidad. Recuerda:

  1. Mantén entre dos y cinco horas la venda o el plástico que el tatuador haya puesto sobre el dibujo para proteger la piel del aire y el roce de la ropa
  2. Lava el tatuaje dos veces al día, con un jabón neutro y sin perfumes y con tus propias manos. Repite esta rutina, al menos, durante las dos o tres semanas posteriores.
  3. Después de la limpieza, es importante aplicar la mejor crema para curar el tatuaje, con efecto cicatrizante para ir cerrando la herida.
  4. Extrema los cuidados después de un tatuaje. Durante el primer mes, evita los baños en piscinas y en el mar, y la exposición al sol. No solo pones en peligro el estado del dibujo, sino la salud de la piel.
  5. Una vez transcurrido este primer periodo, aplica crema hidratante para que los tatuajes y la piel que hay debajo de ellos se mantengan sanos y pulidos.

Cremas hidratantes y cicatrizantes para cuidar la piel tras un tatuaje

Una de las mejores recomendaciones es preguntar primero al tatuador qué cuidados va a necesitar su obra de arte. Él es una de las personas que mejor conocen las técnicas y las reacciones de la piel después del punteo incesante de sus agujas. Pero también es importante que consultes al dermatólogo con cierta frecuencia, aunque tus tatuajes lleven la mitad de tu vida contigo. Si, te has cansado de la tinta y quieres retirar alguno de los dibujos de tu piel, será este profesional el que mejor pueda guiar tus pasos durante todo el proceso.

En Bioxán, contamos con una de las mejores cremas hidratantes para cualquier tipo de piel, incluidas las decoradas con tatuajes. Sin perfumes ni parabenos, y con alto poder regenerador. Conoce aquí sus beneficios.