La contaminación atmosférica es uno de los grandes males a combatir del siglo XXI. Gobiernos e instituciones aumentan año tras año sus esfuerzos para reducir los índices de polución, mientras observan cómo se incrementa el número de afecciones y problemas entre la población a nivel mundial. Pero la contaminación no solo tiene efectos negativos en el sistema interno del cuerpo humano (y el del resto de las especies). La piel, el órgano más extenso y primer protector frente a los agentes externos, también muestra síntomas claros del carácter nocivo de este fenómeno ambiental.

¿Cuáles son los efectos de la contaminación atmosférica en la piel?

La polución es una de las agresiones directas a las que tiene que hacer frente la dermis a diario. Ataca la barrera de protección que constituye la piel y, poco a poco, impide la generación de antioxidantes naturales. Esto deja vía libre a los radicales libres, que dejan señales visibles como:

  • Manchas y líneas de expresión prematuras
  • Deshidratación
  • Acné, erupciones o eccema
  • Oxidación celular

¿Cómo prevenir o contrarrestar el deterioro de la piel causado por la contaminación?

  1. Limpieza diaria. Aun en condiciones ideales de aire limpio y puro, la piel seguiría necesitando una rutina diaria de limpieza. Los altos niveles de polución que encontramos hoy en día en casi todas las ciudades nos obligan a ejecutar esta práctica antes de acostarnos sin ninguna excepción. Esta es la única manera de que el cutis respire e inicie el proceso de regeneración nocturno.
  2. Hidratación. Las cremas de farmacia buenas, con un aporte extra de hidratación como las de Bioxán, son uno de los imprescindibles en cualquier neceser. Para evitar la deshidratación derivada del exceso de contaminación, aplícate dos veces al día alguna de estas cremas faciales, sin perfume y sin parabenos.
  3. Protección. El sol es otro de los grandes enemigos de la salud de la piel. Por eso, cualquier prevención contra los efectos de los rayos UV en la piel es siempre un añadido. Busca una crema de factor alto y, al menos, habrás ganado alguna batalla contra el envejecimiento celular.
  4. Un plus: buena alimentación, purificación y nutrición. Los tres pasos anteriores son imprescindibles en la lucha contra los efectos de la polución sobre la piel. Pero podemos reforzarlos con otros hábitos realmente beneficiosos. La alimentación influye positivamente en la salud de la dermis, así como la nutrición de la misma a partir de productos naturales (Vitamina E, Vitamina C) como los que incluyen las cremas faciales de Bioxán. Intenta que no falten nunca en tus rutinas diarias.

El bolso de una mujer es un centinela de sus mejores secretos. En él guardan todo tipo de pertenencias desde las más clásicas, como la cartera o el teléfono móvil, hasta las más personales, como puede ser comida o un libro electrónico. Pero si hay algo que no falta nunca en este accesorio tan íntimo es el neceser de cuidado y aseo personal: una crema hidratante para las manos, una de las mejores cremas faciales regeneradoras, bálsamo labial, tiritas…

Todas las mujeres del mundo reservan un espacio para estos estuches especiales, con los que pueden sobrevivir a las intensas jornadas fuera de casa. ¿Qué cosméticos son los que no deben faltar nunca en la cartera?

Los imprescindibles del bolso de una mujer

  1. Manos perfectas. El frío, el calor, un lavado de manos continuado… Son muchos los agentes externos que pueden poner en peligro la salud y la apariencia de la piel de nuestras manos. Por eso, en el bolso nunca puede faltar un kit de supervivencia básico: crema hidratante de farmacia, una lima y la laca de uñas que se lleve en ese momento.
  2. Rostro terso y resistente. El cutis es una de las partes del cuerpo que más sufre con los agentes atmosféricos. No salgas de casa sin una de las cremas faciales de farmacia más recomendadas, para poder aplicarla siempre que sea necesario a lo largo del día. Tampoco olvides aplicarte crema con protector solar antes de iniciar la jornada, para que los rayos UV no dañen las células e irriten la piel.
  3. Labios hidratados y jugosos. Llevar bálsamo labial en el bolso es una necesidad que roza la manía en muchas mujeres, pero es imprescindible en el cuidado e hidratación de los labios. Si la barra tiene algo de color, añadirá un extra de belleza al conjunto del rostro.
  4. Maquillaje básico. Lápiz de ojos, máscara de pestañas, colorete, polvos de sol… Si prevés que la jornada va a ser larga o tienes una cita al salir de trabajar, estos productos cosméticos son más que suficientes para ponerse a punto.
  5. Un espejo. Es necesario tanto si quieres acertar con el ‘eyeliner’ como si necesitas comprobar la tirantez de la piel del rostro. Un espejo permite arreglarse en cualquier lugar y estar preparada para todas las miradas.
  6. Toallitas húmedas. Son una solución eficaz para cualquier emergencia de aseo personal. Junto a los pañuelos de papel, son básicos del neceser portátil diario de una mujer.
  7. Accesorios para el pelo. Un cabello bonito puede ser difícil de conseguir y mantener. Mucho más, si nos pasamos buena parte del día sin poder arreglarlo. Mete en el bolso un cepillo pequeño, unas horquillas y una goma y tendrás el peinado controlado en todo momento.

Este conjunto de infalibles para el bolso son solo un completo de una rutina diaria de cuidado y belleza. Si quieres conseguir una piel bonita, hidratada y sana, prueba los productos de la gama Bioxán Neo. Entre ellos encontrarás algunas de las cremas faciales e hidratantes para el cuerpo más recomendadas.

Los más pequeños de la casa están acostumbrados a llevar la piel de todo el cuerpo llena de tiritas y vendas con las que tapan cientos de percances producidos en el parque, la calle o el colegio. Pero también los mayores sufren pequeños accidentes y descuidos que marcan su piel, al menos, durante varias semanas. No importa si es un corte, un arañazo o los restos de una intervención quirúrgica.

Al principio, además de ser dolorosas (unas más que otras) estas heridas necesitan cientos de cuidados para que la dermis recupere su estado natural y mantenga alejadas las infecciones. Para ello, además de una correcta limpieza y protección, nunca viene mal aplicar una crema cicatrizante. Pero ¿durante cuánto tiempo?

Descubre: Cuándo aplicar una crema cicatrizante?

Las heridas y su curación

Las heridas atraviesas diferentes fases antes de llegar al momento de la cicatrización y desaparición de la marca. Primero llegan los cortes, las quemaduras, los arañazos, rozaduras, etc; después, todo lo demás:

  • Sangrado. Es el momento en el que sufrimos la lesión. Dependiendo de la profundidad y de su tamaño, la herida sangrará más o menos. ¿Qué se debe hacer? Intentar frenar el flujo, limpiar y desinfectar.
  • Coagulación/costra. El organismo ya ha empezado a trabajar y, poco a poco, la sangre se va solidificando. Así, forma una costra sobre la zona dañada de la dermis que la protege y evita el paso de microorganismos. Estas dos primeras fases se producen el primer día en el que nos hacemos la herida.
  • Respuesta inmunológica. Durante los siguientes cinco días, el organismo mantiene la protección. La herida se muestra ligeramente sonrosada, hinchada y sensible y, en ocasiones, supura.
  • Reconstrucción de los tejidos. Las tres semanas siguientes son las de la recuperación de los vasos sanguíneos. Los glóbulos rojos contribuyen a la formación de colágeno; los glóbulos blancos mantienen la protección frente a infecciones y empieza a crecer nuevo tejido. La herida empieza a borrarse.
  • Cicatrización. Se cae la costra y la lesión se hace cada vez más pequeña. Percibimos una piel rosada, tirante y brillante (la cicatriz) y más sensible de lo normal. Hasta que cure por completo, y para conseguir que no quede ninguna marca, es importante mantener la atención sobre esta zona, hidratándola con productos cosméticos regeneradores y cicatrizantes como los de Bioxán, cuyas cremas puedes comprar online.

Cuándo aplicar crema cicatrizanteEntonces, ¿cuánto tarda en curar la cicatriz?

No es lo mismo cortarse con un folio (aunque es muy doloroso) que caerse en plena calle patinando. El tiempo total de curación de una herida depende tanto de las características de la propia lesión (profundidad, tamaño, tipo de llaga, etc.) como del sistema inmunológico de la persona que la sufre. El proceso puede tardar desde un mes hasta dos años. En cuanto a la cicatriz, a veces desaparece por completo; otras, quedan marcas visibles en la piel, aunque más pequeñas que la herida originaria. En cualquier caso, es importante cuidar la lesión en todas las fases para intentar recuperar el aspecto y el estado de la dermis. Por ello, no te olvides de utilizar una crema cicatrizante e ir allanando el camino.

Mirarse en el espejo todas las mañanas es, para muchas, revivir un mal sueño nocturno: ojeras, tez pálida, falta de luminosidad… En muchas ocasiones, aunque dormimos ocho horas, nuestra cara es un reflejo fiel del cansancio acumulado. Y seguimos sin encontrarle solución: compramos las mejores cremas faciales de farmacia, retomamos los hábitos de nuestras abuelas, seguimos los consejos de belleza de las famosas… Pero, mientras ellas salen radiantes en todas sus apariciones públicas (no importa si es a primera hora de la mañana o al final de la noche) al resto de los mortales sus tips de belleza no nos funcionan.

En Bioxán, además de contar con cremas regeneradoras muy útiles en la recuperación de la luminosidad del cutis, hemos encontrado la solución definitiva para levantarse con buen pie y con una cara radiante.

¿Qué pasos seguir para levantarse con una piel radiante?

  1. No te saltes la limpieza. Sabemos que hay que lavarse el rostro tanto por la mañana como por la noche. Pero, sobre todo por pereza, esta última rutina es la que nos cuesta más trabajo. Tenemos que dejar de retrasarlo para otro día, porque es el único paso válido para eliminar del cutis toda la suciedad acumulada en solo doce horas.
  2. Duerme lo suficiente. Si estamos intentando eliminar las muestras de cansancio de la cara, no podemos contribuir a su aparición dedicándole al sueño menos horas de las necesarias.
  3. Desmaquíllate. Cuando llegues a casa y sin ninguna excusa. No pasa nada si esperas un rato en hacerlo, pero no lo dejes para la ducha del día siguiente. El maquillaje es uno de los agentes externos que más ensucia la piel del rostro y tapona los poros. Por esto, es de vital importancia desmaquillarse antes de acostarse.
  4. Cena ligero. Esto no significa que haya que dejar de comer, pero sí se debe cambiar la cantidad y el momento de la ingesta. En este sentido, es recomendable cenar, al menos, dos horas antes de acostarse, para que de tiempo a hacer la digestión y no tengamos problemas durante la noche.
  5. Hidrátate antes de acostarte. La hidratación es siempre una buena idea. Busca entre las cremas faciales de farmacia una con propiedades regeneradoras y alto poder hidratante como las de Bioxan Neo.
  6. Y al levantarte… Lávate la cara con agua fría, cuida el contorno de ojos, vuelve a hidratar la dermis y, si quieres, aplícate un poco de color y máscara de pestañas. Con estos trucos, y unos hábitos diarios saludables, tu rostro será el fiel reflejo del descanso y la belleza.

Encontrar una manera sencilla y eficaz para relajarse no es una tarea fácil. Muy de vez en cuando, solemos recurrir a escapadas de desconexión y relajación para evadirnos de la rutina lejos de casa. Pero son planes que quitan tiempo y dinero. Aunque ayudan [y mucho] a conseguir nuestro objetivo, tenemos algunas alternativas prácticas y originales para hacer sin salir de casa.

Si quieres saber cómo relajarte sin grandes esfuerzos, sigue leyendo. Después de conocer nuestros secretos de belleza (sumados a los trucos de nuestras abuelas), ninguna otra solución te parecerá tan útil. Monta un spa casero y olvídate de los desplazamientos y el derroche. Las tensiones de la rutina serán cosa del pasado.

Un remanso de paz y belleza en casa

La idea es dedicarse un día, o al menos unas horas, al cuidado y al mimo personal. Por eso, es importante pensar en las cosas que más nos relajan y nos permiten desconectar de lo cotidiano. Si a estos pequeños detalles les sumamos algunos consejos de belleza, acertaremos de pleno.

  • Teléfono en Off. Vivimos en permanente disponibilidad, siempre con el teléfono encendido y echando humo. Para huir del estrés que produce estar permanentemente pendiente de todos los contactos (familia, amigos, compañeros de trabajo, clientes, etc), lo mejor es cerrar la vía de comunicación. Serán solo unas horas y, de verdad, se puede sobrevivir sin móvil.
  • Música relajante. Cada uno tiene sus gustos musicales. Pero las canciones de ritmo suave y sonidos naturales acaban convenciendo a todo el mundo. Busca y prepara un repertorio de música relajante (como la que ponen en las salas de masaje) y déjate llevar.
  • Una buena copa. A veces, solo se necesita un rato para disfrutar de los pequeños placeres cotidianos. Sírvete una copa de tu vino favorito o prepara tu infusión preferida y llévalos contigo a la bañera, el sofá, la terraza… Estos detalles son una rutina de belleza en sí mismos.
  • Tiempo de “mani-pedi. La semana no deja prácticamente nada de tiempo libre. Por eso, el cuidado de las manos y los pies suele ser una de las asignaturas pendientes. Aprovecha estos momentos de relajación para ponerlos a punto y reserva esfuerzos para conseguir unas uñas perfectas.
  • Exfoliación completa. Antes de ir a trabajar o después de toda la jornada, llegamos a casa y nos damos una ducha rápida para seguir con el resto de tareas algo más frescos. Incluye en tu rutina de belleza especial el hábito de la exfoliación de todo el cuerpo. Y, después, no te olvides de hidratar bien la piel con una buena crema sin parabenos como las de Bioxán.
  • Mascarilla facial. Nuestro último secreto de belleza se centra en la recuperación de la luminosidad y la hidratación del rostro. Cuando hayas completado todos los pasos de tu rutina especial de belleza, aplícate una mascarilla facial (según las necesidades de tu tipo de piel) y disfruta de un buen libro o una película en el sofá mientras hace efecto.

Miremos por donde lo miremos, nos hemos metido de lleno en el 2018. Y, aunque cueste reconocerlo, esta vez tampoco hemos cumplido los propósitos de las navidades pasadas. Para enfrentarse a los próximos doce meses con las pilas cargadas y la máxima motivación, os traemos los propósitos de año nuevo más originales, en nuestro caso, dedicados al bienestar y al cuidado de la belleza exterior e interior.

No importa si te gustan los retos o si, más bien, tiras la toalla con todo aquello que cuesta un poco más de esfuerzo. Te prometemos que nuestros objetivos de belleza para este 2018 son asequibles y más que recomendables para todos los públicos. Coge papel y lápiz y prepárate para vivir un año deslumbrante.

Doce propósitos de belleza para el año nuevo

  • Comer mejor. En 2018, no valen sentencias del tipo “el lunes me pongo a dieta” o “esta es la última tableta de chocolate de la semana”. Cambia el chip y, en vez de alimentarte a base de restricciones, asume una pauta alimenticia equilibrada y saludable. Ten en cuenta, por ejemplo, que el exceso de azúcar queda reflejado tanto en la báscula como en nuestra piel. Si de verdad quieres sentirte bien por dentro y por fuera elimínalo de la cesta de la compra junto al resto de productos poco recomendados.
  • Conocer y cuidar la piel a diario. Ya sabemos que la piel es el órgano más extenso de todo el cuerpo y que su labor de protección frente a los agentes externos es imprescindible. Aprende cuál es tu tipo de piel y aplícale cuidados básicos todos los días. A la larga, lo agradecerás.
  • Tomarse en serio la rutina deportiva. Aunque no te guste la actividad física, tienes que poner un poco de tu parte para permanecer en buena forma e irradiar belleza por todos los poros. No hace falta que prepares una maratón, pero sí que permanezcas activo todos los días. Puedes apuntarte a clases de baile, ir caminando al trabajo, olvidarte del ascensor… Supera el límite de los 10.000 pasos diarios y habrás empezado con buen pie.
  • Acordarse de la hidratación de manos y pies. Son los grandes olvidados y, sin embargo, los que más sufren problemas como la deshidratación. Establece una hora concreta para la aplicación de la crema y un día de la semana para su exfoliación y, en poco tiempo, se convertirá en rutina.
  • Estar siempre preparado frente a los rayos UV. El sol es uno de los grandes enemigos de la salud de la piel. Aunque llueva, no salgas de casa sin aplicarte una crema facial con factor de protección.
  • Dormir bien. El descanso nocturno es necesario para la regeneración y recuperación del organismo, incluida nuestra dermis. Si quieres olvidarte de la apariencia cansada, la piel cetrina, las ojeras, etc, márcate unos horarios de sueño y no los rompas [casi] bajo ningún concepto.
  • Hacer del agua el mejor aliado. Una copa de vez en cuando no está mal. Pero, a diario, bebe agua y olvídate del resto de bebidas.
  • Darse mimos, al menos, una vez al mes. Entre semana, sobra muy poco tiempo para dedicarnos unos minutos a nosotros mismos. Pero sus efectos en el estado de ánimo y en la salud interior son más que notables. Por eso, elige un día de cada mes para dedicarte en exclusiva a ti mismo.
  • Más limpieza, mejor salud. Antes de acostarnos y después de levantarnos, debemos lavarnos la cara. Sin excusas. Conviértelo en tu mantra y no te olvides del maquillaje. Dejarse los cosméticos durante toda la noche tiene efectos muy negativos en la piel.
  • Hacer caso a las llamadas de atención del cuerpo. Nadie mejor que tú sabe cómo te encuentras y qué sientes en cada momento. Escucha a tu cuerpo y no fuerces más de lo que puedas soportar.
  • Cuidar la belleza y la salud interiores. La belleza empieza por el interior y no hay nadie que lo niegue. La alimentación y el deporte son solo algunos de los hábitos saludables.
  • Interiorizar todos estos consejos de belleza y cumplirlos sin que cueste trabajo.

Ya no hay excusa. Puedes empezar hoy mismo estos propósitos de año nuevo. ¡Feliz 2018!