Cualquier persona adulta sin excepción conoce [o debería conocer] los efectos negativos del alcohol sobre el organismo: aumento de peso, deshidratación, dolor de cabeza, complicaciones digestivas… Lo que no está tan asumido es el deterioro que sufre la piel con una sola noche de copas. Los dermatólogos advierten que, a los problemas tradicionalmente asociados al exceso de estas bebidas, se deben sumar otras complicaciones a corto y largo plazo en la dermis. ¿Sabes cuáles son?

Cinco efectos del alcohol sobre la piel

  • Deshidratación. Este efecto es más que conocido después de una noche de desenfreno. Genera desequilibrios en todo el organismo, pero en la piel son mucho más notables: falta de flexibilidad, palidez, tirantez…
  • Pérdida de vitamina A. Es responsable de la producción de colágeno y elastina. Un consumo excesivo de bebidas alcohólicas descompensa la metabolización de esta vitamina y, como consecuencia, la piel se nota más flácida y envejecida.
  • Inflamación. Al ser bebidas con una gran cantidad de azúcar (entre otros ingredientes), el organismo reacciona con síntomas como la retención de líquidos. El día después de una noche de copas podemos despertarnos con los ojos hinchados, con bolsas, ojeras… No importa si hemos dormido o no las horas diarias recomendadas.
  • Puntos negros y espinillas. La ingesta excesiva de alcohol hace trabajar de más al hígado. El resultado de estos esfuerzos es una liberación de toxinas por encima de lo habitual que puede favorecer la aparición de imperfecciones en la piel del rostro.
  • Merma de vitamina C. Este nutriente, muy presente en las frutas, contribuye a la absorción del hierro, la producción de colágeno y al fortalecimiento del sistema inmunológico. Uno de los efectos más importantes del alcohol sobre la piel es que agota las reservas de Vitamina C.

¿Qué bebidas alcohólicas son las más perjudiciales?

Los efectos del alcohol sobre la piel son los mismos sea cuál sea el tipo de bebida que se consuma. Por naturaleza, aquellas que tienen una mayor graduación son las más dañinas, como el vodka o el whisky. Pero otras que resultan más inofensivas, como por ejemplo el vino, también tienen su parte de culpa en los daños sobre la dermis. Si quieres saber cuál evitar, ten en cuenta:

  1. Vino tinto. El alcohol en general es vasodilatador. Pero estos caldos, sobre todo el vino tinto, hacen que los vasos se abran notablemente y la piel se enrojezca.
  2. Cócteles como los mojitos o las margaritas. No solo llevan alcohol, sino que, además, suponen una inyección extra de azúcar (y sal). Y ya sabemos los efectos nocivos de ambos en el organismo.

Si un compromiso laboral, familiar o con amigos te obliga a exceder la ingesta de alcohol por una noche, levántate con fuerzas suficientes para frenar sus efectos lo antes posible. Realiza una completa rutina de belleza para recuperar la hidratación y luminosidad de la piel y mantén todo el organismo 100% saludable con las cremas y mascarillas de Bioxán.

 

Nuestros ojos no mienten cuando hablamos de descanso. No importa cuántas horas le hayamos quitado al sueño, al día siguiente nuestra mirada será el fiel reflejo del cansancio y la fatiga. Las ojeras son una de las imperfecciones contra las que más luchamos a diario y no siempre encontramos una solución eficaz para acabar con ellas. Probamos todo tipo de cosméticos, desde cremas hidratantes hasta sérums, intentamos cuidar el contorno de los ojos, mejoramos la alimentación, hacemos curas de sueño… Y ni con esas. Las sombras oscuras permanecen visibles bajo los ojos, envejeciendo la mirada y restándole luminosidad.

¿Quieres conocer los trucos definitivos para suavizar las ojeras hasta el extremo? Tenemos los consejos que mejor funcionan para desterrar esas sombras indelebles de nuestro rostro. Aunque no todas lo consiguen, seguro que las famosas más coquetas también los incluyen en sus secretos de belleza.

¿Por qué aparecen las ojeras?

Encontramos dos causas para la aparición de bolsas y ojeras. Por un lado, los factores genéticos, más difíciles de tratar. Por el otro, comportamientos poco recomendables, como dormir menos de seis horas, llevar una mala alimentación, retención de líquidos, el sol, el estrés… La tendencia a todas estas malas prácticas hace permanente la presencia de esas sombras debajo de nuestros ojos, una zona especialmente sensible puesto que la piel en ella es mucho más fina que en el resto del rostro.

Las expertas de belleza insisten, por tanto, en la importancia de adoptar una rutina de cuidados para el contorno de los ojos. Con ella, se puede paliar o evitar tanto la aparición de ojeras como de otras imperfecciones (arrugas, patas de gallo, etc.). Pero se necesita constancia para cuidar esta zona tan sensible, encontrar un producto que cubra las exigencias de cada caso y una aplicación que cumpla las recomendaciones.

¿Cómo se quitan las ojeras?

  1. Cuida la alimentación. Come más frutas y verduras, reduce las cantidades de sal y azúcar y presta atención al aporte de hierro (la anemia es causa segura de las ojeras).
  2. Utiliza contorno de ojos todos los días, mañana y noche sin excepción. Debes aplicarlo en la cuenca de los ojos y con un movimiento de vaivén suave.
  3. Duerme entre seis y ocho horas (mínimo), e intenta hacerlo bocarriba.
  4. Utiliza alguno de los trucos de belleza de nuestras abuelas, como colocar rodajas de calabacín sobre el párpado inferior.
  5. Haz ejercicio, mejorará la circulación en todo el cuerpo.
  6. Retira cualquier resto de maquillaje. Estos productos pueden irritar en exceso los ojos. Al día siguiente, pueden aparecer más hinchados de lo normal.
  7. Escoge una buena crema hidratante para todo el rostro, sin perfumes que irriten el contorno de los ojos. Todos los productos de Bioxán están especialmente creados para cuidar todo tipo de pieles.
  8. Utiliza un corrector uno o dos tonos más claro que tu piel. Pero ¡cuidado! Si es demasiado claro, conseguirás el efecto de esquiador.

¿Cómo hidratar las uñas? Se dice de las manos que son la mejor carta de presentación de las personas. Sin embargo, no siempre les prestamos la atención que se merecen. Junto con el rostro, constituyen una de las partes del cuerpo con mayor tiempo de exposición a los agentes externos. Por ello, el deterioro es mucho más notable sin los cuidados adecuados. Pocas cosas hay que den peor imagen que unas manos desaliñadas: sucias, secas, con restos de laca de uñas…

No es la primera vez que hablamos de ello y en un post de cómo cuidar las manos os damos las claves para conseguir unas manos bonitas. Pero en la rutina de belleza de esta parte de las extremidades superiores no puede faltar el cuidado de las uñas. Lavarlas, hidratarlas y mantenerlas sanas es vital para prevenir posibles infecciones, problemas de fragilidad o, simplemente, mala apariencia. Aprendemos cómo conseguirlo.

Cómo hidratar maños y uñas

La importancia de las uñas en la belleza de las manos

Las manos dicen mucho de nuestra personalidad. Pero, esta definición no sería posible si no se tuvieran en cuenta las uñas. Por ejemplo, una perfecta manicura dejar intuir a una persona cuidadosa; sin embargo, unas uñas mordidas hasta el extremo son síntoma claro de nerviosismo. Con solo media hora a la semana se puede conseguir el cuidado adecuado de las manos, siempre que incluya la atención a las uñas. ¿Cómo se hidratan las uñas?

  • Utiliza quitaesmaltes sin acetona. Después de eliminar la laca de uñas, seguro que has sentido cierta sensación de sequedad. Es la consecuencia directa del uso de acetona que, además, favorece la descamación y el reblandecimiento de las uñas. Los quitaesmaltes sin este producto son más suaves y contribuyen mejor a la recuperación después de una manicura.
  • Antes de pintar, prepara las uñas. Lo recomendable es limpiarlas en profundidad para que no queden restos de laca y retirar las cutículas. Con el esmalte ya preparado, asegúrate de que el pincel está correcto y el producto perfectamente mezclado.
  • Ponte guantes para realizar todas las tareas domésticas. Los productos de limpieza, normalmente, suelen resultar muy agresivos para las manos en general (y para las uñas en particular). Para mantenerlas cuidadas e hidratadas, lo mejor es protegerlas lo máximo posible frente a cualquier producto químico que tengamos que manipular.
  • No las utilices como herramientas: para abrir un paquete, para intentar soltar un tornillo, para rascar una mancha dura de una superficie… Hay utensilios especialmente creados para ello, deja tus uñas para realizar sus tareas (estéticas y orgánicas).
  • Masajéalas. Parece difícil, pues son piezas considerablemente pequeñas. Pero ejerciendo suaves caricias mientras aplicas una buena crema hidratante para manos mejora la circulación y asegura una perfecta hidratación de las uñas.
  • Bebe mucha agua. El agua es necesaria para casi todo el organismo, y no podía ser menos al hablar de nuestras extremidades. Si quieres hidratar las uñas, beber la cantidad de agua diaria recomendada es uno de los pasos esenciales.

Una piel sana no solo es estéticamente bonita sino que, además, es el reflejo más fiel de la salud del organismo. Una dermis cuidada cumple su misión de barrera protectora frente a los agentes externos, transmite belleza y nos hace sentirnos mucho mejor con nosotros mismos. Pero, ¿cómo se alcanza este estado? Por un lado, asumiendo hábitos de vida saludables que nos ayuden a potenciar el bienestar de la piel; por el otro, emprendiendo todas las acciones necesarias para preservar su naturaleza.

A simple vista, la teoría no parece difícil. Pero, en la práctica, nos olvidarnos de las recomendaciones y a dejar al órgano más extenso del cuerpo en manos de lo desconocido. Sea cual sea tu tipo, no te olvides de luchar contra la siguiente lista de enemigos de la piel.

¿Qué factores son letales para una piel sana?

  • Rayos ultravioleta. Nunca está de más recordar los efectos nocivos de la exposición excesiva y descontrolada al sol. El astro rey es el principal enemigo de la dermis, aunque el bronceado parezca sentar bien a todo el mundo. Sin una crema hidratante con buen factor de protección, los rayos ultravioleta provocan problemas de pigmentación (manchas, sobre todo el rostro), sequedad, envejecimiento prematuro de la dermis y aumento del riesgo de cáncer. Debes aplicarla todos los días, aunque parezca que el sol no asome por ningún lado.
  • Tabaco y alcohol. Dejan la piel sin vida, deshidratada y pálida. Sobre todo los cigarrillos, que limitan el riego que llega a los tejidos y, como consecuencia, la dermis pierde su apariencia saludable.
  • Estrés. Es uno de los factores que puede empeorar enfermedades como la psoriasis y, en sí mismo, desencadena otros problemas como el nerviosismo o el insomnio. Como consecuencia, aparecen granitos, ojeras o erupciones cutáneas y la piel se muestra débil y frágil.
  • Contaminación. A simple vista, todas las partículas contaminantes que flotan en la atmósfera entran en contacto con la piel (sobre todo la del rostro) y obstruyen los poros. De manera silenciosa, potencian los efectos de los radicales libres que provocan el envejecimiento prematuro de la dermis y, a la larga, algunas dolencias de consideración.
  • Mala alimentación. Las dietas desequilibradas y la comida basura también resultan problemáticas para la piel. Al no ingerir los nutrientes diarios necesarios, la dermis pierde elasticidad y juventud.
  • Deshidratación. El hecho de beber entre 1.5 y 2 litros de agua no es una nimiedad. El cuerpo la necesita a diario para cumplir sus funciones. Y la dermis, como parte esencial del organismo, también la necesita para su responsabilidad protectora.
  • Cansancio. La falta de sueño o la mala calidad del mismo también afectan a la salud de la piel. En este post explicábamos la importancia del descanso nocturno en el proceso de regeneración del organismo.

Lucha a diario contra estos enemigos de la piel y convierte a alguna de las mejores cremas corporales y faciales, como las de Bioxán, en tus mejores aliados.

¿Qué tal si este San Valentín el regalo nos lo hacemos a nosotros mismos? Todos los años nos pasa igual. Llega el 14 de febrero (fecha odiada y adorada a partes iguales) y nos entran las prisas y las dudas para encontrar el detalle ideal con el que celebrar el amor y la amistad. En este derroche puro de corazones, se nos olvida que el mejor regalo no viene dentro del envoltorio, sino en la persona que lo entrega.

Este año rompemos una lanza en favor de la autoestima de cara al día de San Valentín. Por ello, recopilamos alguno de los mejores consejos de belleza para que llegues a tu cita siendo consciente de tu perfección natural. Ni todos los productos de una bombonería podrán deslumbrarte.

Ideas de belleza para llegar a San Valentín radiante

  1. La víspera de la cita, pon a punto tu piel. Para ello necesitas una limpieza en profundidad y un extra de hidratación.
    1. Recurre a un tratamiento exfoliante, sobre todo, en aquellas zonas más expuestas a los agentes externos como las manos y el rostro. Utiliza para ello productos específicos y recuerda alguno de los trucos de las famosas para que el tratamiento no resulte demasiado agresivo.
    2. En la cara, después de aplicar el exfoliante, no te olvides del tónico. Ayuda a equilibrar el pH natural y favorece la disminución de los poros abiertos.
    3. Una vez que la piel se haya secado por completo, extiende la crema hidratante con un suave masaje. En caso de que el producto no fuese suficiente para las necesidades de la piel, puedes recurrir a una solución de las denominadas ‘flash’: una mascarilla hidratante regeneradora, ampollas revitalizantes…
    4. Relájate, cena sano y ligero y duerme las horas suficientes para levantarte completamente descansada.
  2. El 14 de febrero (o el día en el que vayas a celebrar San Valentín) tienes que sentirte resplandeciente. Para conseguirlo:
    1. Recuerda la rutina del éxito: limpiar e hidratar nada más levantarse. Durante la noche, nuestra piel libera toxinas que debemos eliminar al despertar para evitar que generen impurezas. Lávate la cara con agua fría y con tu jabón habitual y, ya con el rostro seco, aplica la crema hidratante.
    2. Mantén el equilibrio en la dieta diaria. Aunque salgas a cenar fuera, no debes dejar de comer el resto del día. Adapta todas las ingestas a los posibles excesos de la noche y no notarás la diferencia.
    3. Tómate un tiempo para ti antes y después de la cita de San Valentín. Si has decidido resaltar más tus facciones con algo más de maquillaje, no te olvides de retirarlo del rostro antes de acostarte.
    4. Celebra el amor y la amistad de todos los que te acompañan en tu día a día.

El cáncer es una de las principales causas de muerte entre la población mundial, registrando más de ocho millones de defunciones al año. De entre todos los tipos conocidos, los de pulmón, mama, colon y próstata son los más comunes y abarcan un 42% de los casos diagnosticados. A pesar de esta prevalencia y del crecimiento exponencial que se espera para los próximos años, el cáncer es un auténtico desconocido para el común de los mortales. No en vano, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que un tercio de los casos diagnosticados podrían prevenirse con una mayor concienciación social y una detección precoz (en los primeros estadios de la enfermedad).

En Bioxán, conocemos de primera mano las circunstancias especiales que rodean a los enfermos de cáncer y a sus familias. Ellos constituyen la razón de ser de todos nuestros productos y, por ellos, apoyamos todo tipo de causas relacionadas con el cáncer en cualquiera de sus manifestaciones. En esta ocasión, con motivo de la celebración del Día Mundial contra el Cáncer (4 de febrero) rescatamos las recomendaciones básicas de la OMS para conseguir cierta ventaja en la lucha contra la enfermedad.

El decálogo para ser más fuerte que la enfermedad

Sabemos la causa directa del cáncer: el crecimiento incontrolado de las células tumorales. Lo que aún está por determinar es por qué algunas personas son más propensas a sufrir este desarrollo anormal del organismo. Solo hay un detalle que iguala posiciones en esta carrera a fondo contra la enfermedad: la lista de los factores de riesgo. A saber: el tabaquismo, los hábitos de vida sedentarios, el alcohol, la exposición excesiva a los rayos UVA…

Contra ellos, y en favor de la prevención frente al cáncer, surge el Código Europeo contra el Cáncer. Este decálogo recoge doce consejos para reducir la posibilidad de futuros tumores. Pero no solo eso. También ayuda a asumir unos hábitos de vida más saludables. Para que también te unas a la lucha contra el cáncer, los resumimos:

  • Olvida el tabaco y el alcohol
  • Mantente activo: haz ejercicio (aunque sea moderado) todos los días
  • Sigue una dieta sana y equilibrada, y mímate
  • No abuses de la exposición al sol y a los rayos ultravioleta
  • Trabaja por la seguridad en el trabajo, protegiéndote de las sustancias cancerígenas
  • Participa en los programas de detección precoz del cáncer de mama, colorrectal y cervicouterino
  • Mantén al día la cartilla de vacunas de los más pequeños de la casa

Antes, durante y después de la enfermedad, estos consejos de vida saludable pueden marcar la diferencia entre el triunfo y la derrota contra el cáncer.