Alergia al sol

Alergia al sol: qué es y cómo tratarla

Madres y abuelas de todas las épocas han repetido hasta la saciedad el mismo mantra: el sol es vitamina pura para el organismo. Pero sin la protección ni los cuidados adecuados, puede resultar perjudicial. Cada vez son más las personas que, todos los veranos, se encuentran con la conocida como alergia al sol o fotodermatosis, una afección que va más allá del “efecto gamba”. Rojeces, erupciones, urticarias y demás lesiones dérmicas son algunas de las manifestaciones de esta dolencia desencadenada por la influencia directa de los rayos ultravioleta. Conoce a fondo la alergia solar y cuál es la mejor manera de evitarla.

¿Qué es la alergia al sol y cuáles son sus síntomas?

Lo cierto es que no existe la alergia solar como tal, sino que es una expresión popular que se ha extendido con el paso de los años y el aumento del número de casos. La fotodermatosis es, en realidad, un conjunto diverso de alteraciones y lesiones de la piel de diferente gravedad. El denominador común de todas ellas es la exposición al sol y el efecto directo de los rayos UVA y UVB. Su origen, sin embargo, puede señalar en direcciones diferentes, desde la herencia genética, hasta el consumo de determinados medicamentos o una predisposición natural de cada persona.

Las fotodermatosis más comunes son:

  • Urticaria solar. A los pocos minutos de la exposición, comienzan a aparecer ronchas, picor e inflamación de la piel. Es de las más resistentes, puesto que no solo aparece en verano y puede afectar, incluso, si la piel está expuesta a luces artificiales como los fluorescentes. Su principal efecto es la aparición de molestos granitos rojos.
  • Erupción polimorfa solar. Es la más habitual y aparece durante los meses de mayor influencia solar en zonas que, durante el resto del año, no están expuestas (escote, piernas, etc). Desaparece al final del verano y hasta el próximo periodo estival, de ahí la importancia de preparar la piel para la llegada de los meses más calurosos.
  • Fotosensibilidad, sobre todo, por medicamentos, perfumes o cosméticos. Algunos productos y tratamiento sensibilizan la piel frente a los rayos ultravioleta y se convierten en auténticos alérgenos.

Remedios frente a la alergia solar

El mejor remedio frente a la alergia solar y a sus diferentes manifestaciones es la prevención. Los rayos ultravioleta son uno de los enemigos de la piel más conocidos, aunque no siempre tomamos las medidas adecuadas para protegernos de ellos. Pero en cualquiera de los casos de dermatitis solar, el cuidado y la preparación de la piel antes de la exposición es una obligación aún más exigente. Lo más recomendable es utilizar a diario cremas hidratantes sin perfumes ni parabenos como las de Bioxán y aplicar, posteriormente, fotoprotectores con el factor adecuado.

En el caso de que la alergia solar ya haya aparecido, lo mejor es acudir a un especialista. Él podrá evaluar la gravedad de las lesiones dérmicas e indicar las cremas y los tratamientos más adecuados para cada tipo de reacción.

 

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AVISO: Los pedidos realizados del 6 al 19 de Agosto, se tramitarán a partir del día 20 de agosto. Disculpen las molestias. Descartar

%d bloggers like this: