Jennifer Aniston o Sarah Jessica Parker han llegado a los 50 con la piel radiante. ¿Cómo? Con cuidados de belleza adaptados a esta nueva década. ¡Conócelos!

La lista de famosas que han cumplido [y sobrepasado] los 50 años es cada vez más larga: Jennifer Aniston, Mónica Belucci, Salma Hayek, Halle Berry, Jennifer López… Pero, a pesar del ajetreo de sus vidas, todas ellas lucen espléndidas, con unos rostros y una piel mucho más jóvenes de lo que correspondería para su verdadera edad. En la mayoría de los casos, y más allá de las retoques estéticos, el secreto es el mismo. Y tenemos buenas noticias: está al alcance de la mano del resto de las mortales.

Si has superado la barrera de los 50 o estás a punto de hacerlo, te damos algunos consejos para que readaptes tu rutina de belleza. En esta nueva etapa, la piel comienza a tener nuevas necesidades y necesita cuidados concretos que cubran cada una de las exigencias. No pierdas detalle, mantén tu piel rejuvenecida y [quién sabe] consigue quitarte unos años de encima.

Cuidados y necesidades de la piel a partir de los 50

Una de las claves fundamentales para que las rutinas de belleza que apliquemos a partir de los 50 funcionen es contar con una larga trayectoria de cuidados de la piel. A partir de los 30 años, comienzan a aparecer los primeros síntomas del paso del tiempo en la dermis y es en ese momento cuando debemos comenzar a asumir un hábito de cuidados diarios, con cremas antiarrugas específicas para cada edad. Si has cumplido con este primer cometido, ya estás a mitad de camino.

A partir de ahí, solo necesitas incluir los siguientes consejos en tu rutina para la piel:

  • Busca cremas antiedad con vitamina E (antioxidante natural) y vitamina C (estimulador de la síntesis de colágeno). ¿Por qué? Porque con el paso del tiempo, la pérdida de elasticidad y de firmeza de la dermis es ya una evidencia palpable. Se necesitan cremas hidratantes para la piel de los 50 con un gran aporte de estas dos vitaminas y otros ingredientes naturales como el Omega 3. Por separado y en conjunto, contribuyen a mejorar las reservas de colágeno, a recuperar la firmeza de la piel y a rellenar las líneas de expresión de la piel más marcadas.
  • No te olvides ni un solo día de la limpieza facial. A cualquier edad, eliminar las toxinas de la piel es una necesidad irreprimible. Tanto si recurres a pequeños toques de maquillaje diario, como si prefieres ir con la “cara lavada”, sigue una rutina de limpieza mañana y noche.
  • Tampoco te dejes en el tintero la protección solar. A mayor edad de la piel, mayor es su memoria frente a los rayos UV. Antes de salir de casa, y después de aplicar la crema hidratante, échate fotoprotector para evitar que el daño (y el envejecimiento) vaya a más.
  • Presta especial atención a las zonas críticas. El cuello, las manos, el escote, las rodillas… Hay algunas partes del cuerpo que delatan nuestra verdadera edad. Salvo si sabemos cómo evitarlo. Nunca olvides de cuidar e hidratar adecuadamente cada una de estas zonas y las evidencias se suavizarán.
  • Cuida tu estilo de vida. La mayoría de las famosas de las que solemos hablar presumen de llevar un ritmo de vida equilibrado y saludable. No sabemos si es cierto o no. Lo que sí podemos afirmar es que practicar deporte, la buena alimentación, el descanso y la hidratación son claves para una salud de hierro. ¡Apúntate el tanto!