Salud y Belleza

La piel de los niños es la más sensible y necesita cosméticos que respeten su naturaleza. ¿Qué se puede y qué no se debe utilizar para cuidarla?

Las pieles sensibles necesitan mayores esfuerzos para mantenerse sanas, equilibradas y con su estructura intacta, sean cuales sean las circunstancias. Por esta razón, son necesarios los productos cosméticos formulados con ingredientes de origen natural que hacen todo lo posible por reparar y mantener la dermis con sus características a pleno rendimiento. Aun así, existen muchos condicionantes que pueden dotar a la dermis con ese rasgo de delicadeza y que marcan las pautas de cuidados que se deben seguir.

Entre todos los casos de piel delicada, la de los niños se convierte en toda una referencia. Las necesidades de hidratación y nutrición de la dermis se duplican en el caso de los más pequeños de la casa que, además, ven cómo no todas las cremas y jabones son aptos para ellos. ¿Qué requisitos debe cumplir la cosmética infantil para que su uso esté recomendado?

Acertar con las cremas para niños y demás cosméticos infantiles

En estas primeras etapas de vida, la piel es extremadamente sensible y aún se está adaptando a las características de su entorno, por lo que es habitual encontrarse con diferentes problemas dérmicos que deben ser resueltos en la consulta del pediatra.

Los expertos aseguran que, durante al menos los dos primeros años de vida, la piel de los niños está mucho más desprotegida ante los agentes externos. Como consecuencia, no todos los tratamientos cosméticos sirven para mantenerla cuidada. Estas son las recomendaciones básicas que deben cumplir las cremas para niños y demás productos de higiene:

  • Jabones y champús. Un bebé recién nacido solo necesita agua para mantener su piel limpia y con una estructura equilibrada. Una vez superado el primer mes de vida, es recomendable recurrir a jabones neutros, sin perfumes ni parabenos, que también pueden utilizarse para lavarles el pelo.
  • Cremas hidratantes para niños. En los primeros meses de vida, lo mejor es utilizar los productos de higiene recomendados por el pediatra (aquí te contamos cuándo debemos aplicar crema a los bebés). Pero, a medida que pasan los años, se recomienda utilizar cremas para niños sin parabenos creadas a partir de sustancias naturales. Su piel es aún muy fina y absorbe todos los productos que se le apliquen.
  • Crema solar en la infancia. Si los mayores debemos tener cuidado con el efecto de los rayos del sol en nuestra piel, la recomendación se intensifica en el caso de los más pequeños de la casa. La exposición de los niños al sol debe ser controlada y, siempre, después de una correcta aplicación de crema solar específica para este tipo de pieles. En cualquier caso, los bebés menores de seis meses no pueden exponerse de manera directa a los rayos UV.

 Entonces, ¿qué se debe evitar en la cosmética infantil?

Para empezar, componentes agresivos y parabenos. En Bioxán, más allá de las recomendaciones de la Unión Europea, seguimos sin utilizar parabenos en nuestros productos. La composición y la función para la que nació la marca hacen que nuestras cremas hidratantes también puedan ser utilizadas en la piel de los más pequeños de la casa.

Pero no ocurre lo mismo con todas las cremas hidratantes. De hecho, la gran mayoría están desaconsejadas para la piel infantil, por su contenido en derivados del petróleo. Tampoco se deben utilizar colonias con alcohol ni polvos de talco. En definitiva, todos aquellos productos que incluyan conservantes, colorantes, alérgenos o perfumes.

Con estas recomendaciones, ya no hay excusa para mantener cuidada la piel de los más pequeños de la casa.

Petequias. Así se conoce a las manchas rojas que aparecen en ocasiones en la piel y que pueden hacer saltar las alarmas. ¿Deberías preocuparte?

Con la llegada del buen tiempo, las largas horas al sol y la exposición a picaduras de insectos de todos los tipos, también aumenta el riesgo de aparición de lesiones en la piel. Aunque no son propias únicamente de la época estival, las que más preocupación suscitan son las petequias, unas manchas de color rojo que pueden dejarse ver en cualquier parte del cuerpo.

Si te has encontrado estos puntitos color carmesí en la piel y no sabes cuál es su procedencia, este post te interesa. Analizamos qué son las petequias, cuáles pueden ser sus causas y en qué momento deberíamos buscar ayuda profesional.

Petequias: qué son y por qué aparecen

Según la teoría, las petequias son lesiones vasculares – normalmente, derivadas de la ruptura de pequeños capilares- que se hacen visibles en la piel en forma de puntos de color rojizo o violáceo. Según la perspectiva, pueden ser percibidos como hematomas al uso. Pero desde una posición más próxima, es fácil percibir ese rasgo tan característico de su apariencia que se produce cuando la sangre queda almacenada por debajo de la piel.

En cuanto a las causas de su aparición, existe un amplio rango que permite valorar su gravedad y la necesidad de consultar con un especialista. Estos son (de menos a más importantes) algunos de los factores de riesgo más comunes:

  1. Por algún tipo de ataque contra la piel: picaduras, golpes, cortes… Cualquiera de estas acciones puede desencadenar el sangrado, puesto que pueden producir un pequeño trauma en los vasos sanguíneos. Aún así, este suele ser el único caso en el que el nivel de gravedad es mínimo.
  2. Por una reacción alérgica. Se tenga o no controlado el factor desencadenante, en estos caso, las petequias son un síntoma más de la hipersensibilidad. En este sentido, se debe aplicar el remedio establecido para estos casos o acudir a un especialista.
  3. Por tratamientos médicos o farmacológicos. Las manchas rojas suelen desaparecer un tiempo después de haber finalizado la medicación. Por eso, es importante informar al médico de esta reacción para que este pueda descartar otros desencadenantes.
  4. Por una alimentación inadecuada y falta de vitaminas
  5. Por virus o enfermedades como la escarlatina, el sarampión o la meningitis
  6. Por trastornos del sistema inmunitario
  7. Por problemas de coagulación (plaquetas) o con los glóbulos rojos

Del listado anterior, las tres últimas causas de petequias son las de mayor relevancia y exigen la atención adecuada por parte de un especialista médico.

Cómo tratar las petequias

Para diferenciar las petequias de cualquier otra lesión sobre la superficie cutánea, debes presionar la zona. Si las manchas rojas se quedan invariables, son petequias; si la zona pierde color, probablemente será un hematoma al uso. En cualquier caso, siempre que tengas dudas y desconozcas la verdadera causa de la aparición de estas microlesiones, recurre a la ayuda de un especialista médico.

Normalmente, cuando el factor desencadenante carece de gravedad, estas manchas acaban desapareciendo por completo. Aunque siempre puedes colaborar con su supresión aplicando compresas frías (para reducir la inflamación), cuidando la alimentación (aporte de vitaminas y minerales adecuados) y aplicando cremas que favorezcan la regeneración de la piel en todas sus capas (las que incluyen prebióticos ayudan mucho).

 

 

La piel tiene su propia flora bacteriana que ayuda a proteger al resto del organismo de los agentes externos. Así debes mantenerla para evitar problemas.

Desde un punto de vista estrictamente científico, la microbiota cutánea es el conjunto de bacterias que se encuentran presentes en la piel de manera natural. Pero, aunque parezca contradictorio, este conjunto de microorganismos no son responsables de ninguna infección en estado normal. Más bien, todos ellos son necesarios para que la dermis y todo el organismo funcione de manera adecuada y queden protegidos frente a patógenos externos.

Pero ¿en qué se diferencian estos microorganismos de los microbios que sí suponen un problema de salud? ¿Cómo tenemos que cuidar la piel para evitar complicaciones dérmicas?

Descubriendo el lado bueno de las bacterias en la piel

Hablar de bacterias, hongos y virus puede parecer desagradable y difícil de soportar en una conversación al uso. Mucho más, cuando descubrimos que todos ellos están presentes de manera habitual en una piel sana. Pero esta es una manera muy superficial de tratar el tema. De hecho, por encima de todo ello, solo debes tener en cuenta una única premisa: la microbiota cutánea (ese conjunto de bacterias presentes en la dermis) funciona como una barrera protectora tanto física como inmunológica.

Es decir, el equilibrio de todos estos microorganismos permite que tengamos una piel bonita, hidratada y deslumbrante. Hasta que cualquier perturbación pone en peligro esta armonía bacteriana y aparece acné, eccema, irritación, dermatitis atópica… En este sentido, si queremos cuidar nuestra dermis, necesitamos mantener el nivel óptimo de bacterias buenas.

Cómo cuidar la microbiota cutánea

Ser un maniático de la rutina de limpieza diaria no es tan buena idea como parece. Sí, hemos repetido en numerosas ocasiones que se debe realizar este gesto todos los días al levantarse y acostarse, pero es importante también elegir los productos adecuados para ello y la intensidad con la que se aplican. En este sentido, los expertos recomiendan:

  1. Utilizar productos sin sulfatos, sin jabones y con un pH neutro. Las sustancias químicas pueden alterar de manera notable la microbiota y convertir el microbioma en otro totalmente diferente.
  2. Recurrir a prebióticos. Con cremas y productos como los de Bioxán (todo un referente en el mercado de cosméticos de origen natural), puedes favorecer y asegurar el mantenimiento del equilibrio de la microbiota.

Ahora ya puedes decir que tienes la cara llena de bacterias y dormir a pierna suelta. 😉

¿Cuántas veces has limpiado tus brochas de maquillaje? Aunque casi no las utilices, acumulan suciedad y gérmenes que debes eliminar. Te contamos por qué.

No importa si eres de las que se maquilla a diario o si solo recurres a una crema hidratante con color cuando tienes una cita especial: necesitas mantener tus brochas de maquillaje y demás utensilios siempre limpios. No lo parece, pero las bacterias rondan los productos de aseo y amenazan no solo los cosméticos y su función, sino también la salud de nuestra piel. Si no recuerdas la última vez que lavaste tus pinceles, te contamos por qué han dejado de ser seguros para tu rostro y cómo debes ponerle solución.

Qué ocurre cuando no lavas tus brochas de maquillaje

Parecen inofensivas e, incluso, permanentemente impolutas. Sobre todo, cuando solo las utilizas de manera ocasional. Pero tus brochas de maquillaje pueden marcar la diferencia entre tener un rostro sano y cuidado y otro con algunos problemas de acné, o peor, con herpes y todo tipo de infecciones. No lo decimos nosotros, lo recuerdan los dermatólogos entre sus secretos para mantener una piel perfecta.

Estas son algunas de las consecuencias que pueden provocar unos pinceles y utensilios de maquillaje sucios:

  • Aparición de granitos y acné. Es la primera reacción visible del uso de brochas de maquillaje sin limpiar.
  • Transmisión de infecciones. De la brocha al producto de maquillaje o al rostro y a la inversa. Las bacterias contenidas entre las cerdas de los pinceles pueden acabar en cualquier superficie.
  • Irritación. Las brochas empiezan a acumular producto y sus cerdas se endurecen de tal manera que pierden efectividad y provocan un daño en la piel del rostro por la fricción.
  • Reducción de la vida útil de los utensilios de maquillaje. No solo hablamos de pinceles, sino también de todas las herramientas que permiten aplicar los cosméticos en el rostro. Un rizador de pestañas con restos de máscara puede llegar a romper alguno de los filamentos del párpado. Y unos polvos aplicados a través de unas cerdas sucias pierden totalmente su eficacia.

Cómo limpiar las brochas de maquillaje: guía básica

Sobre todo si compartes tus utensilios con más personas o si eres de las que no puede pasar sin maquillarse ni un solo día, debes encontrar un hueco para llevar a cabo esta rutina de cuidado y limpieza de tus brochas. Al menos una vez a la semana (si el uso es frecuente) o cada quince días si solo recurres a ellas en ocasiones especiales.

Esta es la guía básica para aprender a limpiar tus útiles de maquillaje:

  1. Humedece las cerdas con los pinceles hacia abajo, para evitar que llegue el agua a la parte interna de la brocha.
  2. Aplica un poco de jabón en la palma de la mano (sirve con una pastilla de las utilizadas para lavar la ropa) y frota las cerdas de forma circular hasta que la espuma salga totalmente limpia.
  3. Aclara el pincel con agua tibia (recuerda, bocabajo) hasta eliminar todos los restos de jabón.
  4. Seca las cerdas dando pequeños toques sobre un trozo de papel o una toalla limpia.
  5. Deja el pincel en posición horizontal un par de horas para eliminar toda la humedad y estará listo y limpio para volver a utilizarlo.

Los niveles de parabenos de los cosméticos utilizados en la UE cumplen con las normativas de seguridad. ¿Por qué Bioxán aún los rehúsa?

El conflicto sobre la idoneidad o no del uso de parabenos en los productos cosméticos no es ninguna novedad. Hace al menos una década, los temores sobre su seguridad y sus implicaciones en la salud de la piel salieron a la palestra y las cremas sin parabenos comenzaron a copar el mercado de los productos para el cuidado personal. Sin embargo, las investigaciones sobre las implicaciones de estos químicos han seguido su curso y, en la actualidad, el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores de la Comisión Europea (CE) lo tiene claro: usados en su correcta medida, los parabenos no suponen un peligro para el organismo.

En cualquier caso, y a pesar de los resultados de las investigaciones, en Bioxán mantenemos la fórmula de nuestra gama cosmética libre de parabenos. Y estas son nuestras razones.

La cosmética europea y los parabenos: una relación de conveniencia

Para entender mejor el rechazo o la defensa del uso de parabenos en cosmética, es necesario conocer bien su utilidad y funcionamiento. En realidad, no son más que sustancias químicas que, utilizadas en la justa medida, contribuyen a la conservación de las propiedades de las cremas y demás productos de cuidado personal.

Los últimos informes de la Unión Europea (UE) aprueban las formas metil-, etil-, propil- y butilparaben, en proporciones de 4 g/kg para los dos primeros y 1,9 g/kg para los segundos. Sin embargo, parabenos como el isopropylparaben, el isobutylparaben, el phenylparaben, el benzylparaben o el pentylparaben sí están prohibidos al no poder demostrar su seguridad. La principal preocupación es que estas sustancias pueden llegar a interactuar con el organismo, adquiriendo el comportamiento de las hormonas.

¿Por qué rechaza Bioxán el uso de parabenos en sus cosméticos?

Desde Bioxán, como empresa comprometida con la salud de la piel y con su cuidado a través de ingredientes naturales, mantenemos nuestras fórmulas libres de parabenos. Aceptamos y compartimos las últimas conclusiones del Comité Científico de la CE, pero nos mantenemos firmes en el origen y la razón de ser de nuestra marca. Toda nuestra gama de productos cosméticos busca ofrecer soluciones eficaces para el cuidado de la piel desde una perspectiva natural y respetuosa con el medio ambiente.

Nuestras cremas sin parabenos, creadas a partir de ingredientes de origen natural, aprovechan al máximo los beneficios de los principios activos que incluyen y mantienen un elevado grado de conservación gracias a envases innovadores y respetuosos con el planeta. Gracias a estas dos características, la inclusión de parabenos se hace innecesaria y nos permite mantener nuestra apuesta por lo natural.

¿Sabes lo que ganas si dejas de fumar? En el Día Mundial sin Tabaco, analizamos los beneficios del abandono de este mal hábito sobre la piel.

El 31 de mayo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y todos sus asociados organizan una de las jornadas de concienciación más importantes para el bienestar de la ciudadanía a nivel global: el Día Mundial sin Tabaco. Año tras año, la entidad dedica la celebración a una causa específica derivada del consumo de esta sustancia tan dañina para el organismo, de la que cada vez se conocen más efectos nocivos (cáncer, deficiencias pulmonares o coronarias, contaminación ambiental…).

Desde Bioxán, máximos defensores de la salud en general y del bienestar de la piel en particular, también queremos incentivar el abandono del cigarrillo. Para ello, analizamos cómo beneficia a la piel la renuncia a este hábito tan perjudicial y tan poco agradecido. Con estas razones, esperamos que tú también te sumes a la lista de exfumadores definitivos.

Primeros efectos visibles tras dejar de fumar: la piel

La dermis es la primera gran beneficiada cuando alguien decide dejar de fumar. No en vano, ya hemos definido el tabaco como uno de los grandes enemigos de la piel. Aún así, para algunos fumadores conocer la cara menos amable del cigarrillo no es suficiente para empujarles a abandonar este mal hábito. Por eso, es mejor mostrar lo que sí se puede conseguir cuando se destierra de manera definitiva el tabaco de la rutina diaria.

Probablemente por ser el órgano más extenso del organismo y, al mismo tiempo, el más visible, los efectos positivos del abandono del cigarrillo se notan primero en la piel. Estos son los cambios más claros:

  • Piel más joven. Es una realidad: la piel de las personas fumadoras envejece de manera prematura por efecto de los radicales libres. Además de la nicotina, los cigarrillos están compuestos por un gran número de sustancias nocivas que provocan estrés oxidativo, destruyen las células de la piel y llenan el organismo de productos tóxicos. Solo un par de semanas después de dejar de fumar, la piel recupera tersura y elasticidad y los poros empiezan a mostrarse más limpios y pequeños.
  • Equilibrio en los niveles de hidratación. La nicotina y el resto de componentes de los cigarrillos provocan que la epidermis y el cabello pierdan su capacidad humectante. En el caso de la piel, esta se muestra menos elástica, áspera y quebradiza. Por ello, quien decide abandonar el tabaco va notando poco a poco cómo su rostro y el resto del cuerpo abandona su estado de sequedad y recupera su firmeza.
  • Más luminosidad. La denominada “cara de fumador” se caracteriza, sobre todo, por su tonalidad. Se trata de rostros apagados, con un color cetrino tirando a grisáceo y mate. En los primeros tres meses tras dejar de fumar, la piel empieza a recuperar el tono rosáceo y una apariencia mucho más saludable.

Apagando el cigarrillo para siempre y recuperando una rutina de belleza diaria, la piel de los exfumadores puede revertir los efectos nocivos del tabaco. Si eres uno de ellos, utiliza una crema hidratante especialmente pensada para pieles muy dañadas como las de Bioxán y luce un rostro bonito y sano en menos tiempo del que esperabas.

 

Hemos luchado a diario contra el deseo irrefrenable de devorar una onza de chocolate y, ahora, descubrimos que es un buen aliado de belleza. ¿Sabes por qué?

Muy pocas personas se resisten a la atrayente llamada de una onza de chocolate. No importa su composición o su presentación, siempre que este milenario alimento se encuentra al alcance de la mano [y de la vista] acelera la actividad de las papilas gustativas y aumenta la respuesta cerebral.

Solo hay dos posibilidades: satisfacer la necesidad incontenible de comernos ese trozo de chocolate o salir corriendo para evitar caer en la tentación. ¿Y si te diésemos la excusa perfecta para que comas este dulce capricho sin remordimientos? El chocolate es bueno para la piel y te lo demostramos.

Chocolate: un superalimento para la piel

Durante años, nos han hecho creer en un gran número de mitos relacionados con el chocolate por los que hemos llegado a desearlo y odiarlo a partes iguales. Le han responsabilizado de la aparición de acné, caries o migrañas, de boicotear las dietas para pérdida de peso, de provocar adicción o, incluso, de aumentar los niveles de colesterol. Y, ahora, podemos decir que ninguna de estas leyendas son ciertas. Al menos, si lo consumimos de manera responsable y controlada.

Llevamos nuestra defensa de este irresistible alimento mucho más allá y revisamos la estrecha relación entre el chocolate y la belleza. La composición de las onzas más puras (a partir del 70% de cacao) lo convierte en el aliado perfecto de cualquier rutina de cuidado cutáneo.

Antes de rechazar un trozo, ten en cuenta estos beneficios del chocolate negro en la piel:

  • Poder rejuvenecedor. La clave está en su alto contenido en antioxidantes, que frenan la acción de los radicales libres en las células de la dermis. Si incluyes chocolate puro (al menos, con un 70% de cacao) a tu dieta, tu piel estará visiblemente más tonificada, firme y suave. Por eso, lo incluimos como uno de los alimentos imprescindibles para lucir más joven después de los 40.
  • Fotoprotección. Comer mucho chocolate no exime de utilizar una buena crema solar antes de salir de casa y de renovar su aplicación a lo largo del día. Pero sí ayuda a preparar la piel frente a una nueva exposición a los rayos UV.
  • Plus de hidratación. Calcio, fósforo, magnesio, potasio, vitaminas del grupo A y B… En una sola onza de chocolate puro podemos encontrar un gran número de elementos que permiten mantener la piel bien nutrida y, sobre todo, hidratada. Las cremas hidratantes siguen siendo necesarias pero, con este alimento, la dermis recibe una dosis extra para controlar sus niveles de agua.
  • Coraza contra el estrés. El cansancio, el nerviosismo, la fatiga o la tensión tienen efectos inmediatos en la piel de todo el cuerpo (sobre todo, en la del rostro). El chocolate ayuda a suavizar los signos del estrés en la dermis aportando un toque de luminosidad mágico.

¿Necesitas más razones para saborear esa onza de chocolate?

 

 

 

Igual que hay un corte de pelo para cada tipo de rostro, la forma de las manos también determina cómo limar las uñas. Así puedes acertar con tu manicura.

Las manicuras bonitas y el ‘nail art’ son algo más que una tendencia. Hay quien tiene mucha destreza y consigue hacer en casa auténticas obras de arte para sus uñas y quien, por suerte o por desgracia, tiene que acudir a especialistas para que le dejen unas manos dignas de anuncio. Sea cual sea tu caso, hay un requisito básico que debes conocer para conseguir una manicura perfectamente adaptada no solo a tus gustos sino también a tu fisonomía. Dinos cómo son tus manos y te diremos qué tipo de uña es el que mejor le sienta.

Cómo limar las uñas en cada tipo de mano

Tanto si quieres una manicura inspirada en Juego de Tronos para honrar el final de la serie como si necesitas un estilo más sencillo para lucir unas manos bonitas y cuidadas, el primer paso siempre es la preparación previa. Antes de aplicar el esmalte, debes cortar y limar las uñas para darles la forma adecuada.

Estas son todas las posibilidades y las razones para optar por solo una de ellas:

  • Redondas. Las manicuras limpias y sencillas quedan mejor en este tipo de uñas. Además, son las recomendadas para manos pequeñas o con falanges cortas o gruesas para conseguir un efecto visual de dedos más alargados. Son las más fáciles de conseguir y de mantener porque siguen el crecimiento natural de la uña.
  • Cuadradas. Pueden ser las ideales para aquellas uñas cuyo nacimiento es ancho o para dedos muy estrechos, aunque se suelen evitar en manos muy grandes. También son muy fáciles de mantener y las elegidas si se quiere recuperar una uña rota o debilitada. Este tipo cuenta con una versión “mejorada”, una mezcla entre el limado cuadrado y el ovalado (por las esquinas de la uña).
  • Ovaladas. Aptas para todo tipo de manos pero, sobre todo, para aquellas que desean estilizar sus dedos y conseguir una apariencia más alargada y fina. Para conseguir este tipo de uñas, hay que dejar que crezcan de manera natural y limar la parte superior consiguiendo un óvalo. Las uñas con forma de almendra son una variedad dentro de este tipo que se ha convertido en tendencia, sobre todo, en pasarelas. Alargan los dedos, sobre todo, cuando se consigue que la parte más estrecha (la punta) esté alineada con el centro de la uña. Pero requieren más esfuerzo y se dañan con facilidad.
  • Stiletto (puntiagudas). Desde luego, la excusa perfecta para que las manos se conviertan en el centro de atención de todas las miradas. Este tipo de uñas son ideales para llevarlas largas y se consiguen limando desde los lados hacia la punta, intentando conservar un acabado puntiagudo. Para evitar resultados indeseados, es una manicura que se suele hacer en centro de belleza.
  • Bailarina o ataúd. También pensadas para uñas largas y con una raíz ancha, este tipo suele atraer todas las miradas. Se consigue limando la uña desde los bordes hacia el centro y, posteriormente, las puntas. Si eres de las atrevidas, sin duda, debes pedirla en tu centro de belleza.

 

 

La cosmética natural se ha consolidado como una tendencia de belleza de las que perduran. ¿Qué tienen estos productos que tanto nos gustan?

Lo natural está de moda y no es por casualidad. En los últimos años, el respeto y la preocupación por el medio ambiente se han convertido en una tendencia que no solo mueve masas, sino que remueve conciencias. Así, nos encontramos con auténticas mareas de usuarios que buscan moda, alimentación, hábitos de vida, hogares, cosméticos, etc. que respeten la naturaleza y, al mismo tiempo, ofrezcan un valor añadido para su organismo.

¿Aún no formas parte de este movimiento? Te damos las razones que necesitas para que te sumes a él empezando con algunos productos de cosmética natural con los que llenar tu neceser de básicos.

Razones a favor de la cosmética ‘ecológica’

Durante años, hemos confiado el bienestar de nuestra piel a los cosméticos tradicionales sin preocuparnos de nada más que de que cumpliesen su función. Cremas hidratantes, champús, lociones corporales… Leer el listado de ingredientes se antojaba una curiosidad excesiva con la que muy pocos, incluso hoy, se atreven.

Sin embargo, en esa etiqueta seguimos encontrando la muestra más palpable de su diferencia con lo natural. En los cosméticos tradicionales, a los componentes beneficiosos para la piel se suelen añadir otros de carácter químico poco o nada necesarios para el cuidado del órgano más extenso del cuerpo.

Las cremas naturales y ecológicas y el resto de productos de belleza con etiqueta “verde” evitan y prescinden de todos los ingredientes que no sean naturales. Y, solo por ello, estos son sus beneficios:

  • Velan por la salud de la piel. Aceites esenciales y nutrientes naturales. Ese debe ser el reducido listado de ingredientes de cualquier producto etiquetado como ‘natural’. De esta manera, todos sus componentes son reconocidos por el organismo y sus principios activos- presentes en su composición casi sin manipular- actúan allí donde la piel necesita y sin efectos adversos.
  • Los cosméticos ecológicos también protegen al medio ambiente. Su premisa es ofrecer la máxima eficacia para el cuidado de la piel sin poner en peligro el entorno. Por ello, además de recurrir a ingredientes 100% naturales, buscan envases y métodos de almacenamiento ecológicos o fácilmente desechables.
  • Son productos ‘cruelty free’. Aunque es otra de las formas en las que estos productos cuidan el medio ambiente, necesita un epígrafe particular. Para que un cosmético pueda ser considerado como ecológico, debe demostrar que no ha sido probado en animales.
  • El poder de lo natural hace que los cosméticos sean más efectivos en el largo plazo. Las fórmulas químicas de los productos estrella del mercado pueden conseguir grandes efectos en el corto plazo. Pero, a la larga, los efectos negativos pueden ser mucho mayores. Los principios activos que incluye la cosmética natural asegura un camino más duradero y estable en la consecución de una buena salud de la piel.

En Bioxán podemos presumir de contar con productos con la máxima concentración de ingredientes de origen natural, aptos para todo tipo de pieles y respetuosos con el medio ambiente, sin químicos y con una eficacia más que probada hasta en casos en los que la salud de la dermis está muy deteriorada por agentes externos. ¿Preparad@ para cuidar tu piel?

 

El verano se acerca y cada vez más mujeres temen quedarse en bañador por culpa de la celulitis. Explicamos qué es y cómo evitarla o suavizarla.

Se estima que más del 80% de la población femenina (en edad adulta) posee celulitis, es decir, la inmensa mayoría de las mujeres independientemente de su peso y de la forma de su cuerpo. Sin embargo, esta irregularidad de la piel sigue viéndose como un auténtico problema y como el origen de muchos conflictos de autoestima.

Para intentar solucionarlo, muchas incrementan su gasto anual en productos y tratamientos cosméticos sin ni siquiera averiguar el verdadero origen de la también conocida como piel de naranja. Y el resultado es siempre el mismo: un auténtico fracaso. Analizamos qué causa la celulitis y cuáles son las mejores soluciones para disimularla.

Celulitis: ¿es posible eliminarla?

La celulitis es el tejido adiposo que se forma, sobre todo, en piernas, glúteos y abdomen de mujeres de todas las edades (a partir de la pubertad). Los expertos culpan de su aparición a los factores genéticos, hormonales, vasculares y a los hábitos diarios y, por ello, recomiendan evitar las dietas con un alto contenido de grasa, el sedentarismo y todas aquellas bebidas que no sean agua. Aun así, ni todo es tan sencillo ni un simple cambio de hábito puede cambiar la estructura de la grasa.

De hecho, la celulitis es muy difícil de eliminar una vez que aparece. Debemos conformarnos con suavizarla, disimular sus efectos sobre nuestra piel y mantener esta particular lucha de manera constante. Estas son las rutinas esenciales de la operación celulitis que no podemos olvidar:

  • Empieza por cambiar tu dieta y aumentar la actividad física. Intenta eliminar de tu alimentación productos con exceso de azúcar, grasa, sal y alcohol, así como reducir el consumo de carnes rojas y lácteos (producen hinchazón). Introduce en su lugar más frutas y verduras y, sobre todo, no te olvides del agua. En cuanto al deporte, es esencial para intentar cambiar la estructura interna de la piel y suavizar esa acumulación de tejido adiposo.
  • Cuida la piel desde fuera. Los productos anunciados como potentes anticelulíticos no hacen magia. Partiendo de esta base, sí se pueden utilizar como aliados en el constante esfuerzo por suavizar la piel de naranja. Exfoliantes y cremas con ingredientes como la cafeína (el café tiene beneficios sobre la piel) o el retinol pueden ayudar a modificar la estructura de la piel, pero los resultados (por sí solos) son ínfimos.
  • Tratamientos profesionales. Como cualquier problema estético, la celulitis puede encontrar parte de su solución en los centros de belleza con las tecnologías más avanzadas. Masajes, infrarrojos, radiofrecuencia… Las posibilidades son infinitas, pero los resultados siempre van a depender de cada caso y, sobre todo, de los esfuerzos que cada una haga por mantener a raya la piel de naranja.

Todo esto pone de manifiesto que la mejor “cura” para la celulitis es la prevención. Intenta llevar un ritmo de vida saludable y mantener tu piel cuidada, hidratada y firme y controlarás mejor los inesperados movimientos del tejido adiposo.