Cuidados de la piel del bebe

Consejos para cuidar la piel del bebé

Para los papás, el nacimiento del bebé es un momento mágico, que pone fin a un largo tiempo de espera. Para la piel de la criatura, supone un drástico contraste con el nuevo ambiente: la diferencia brusca de temperatura, el contacto con microorganismos presentes en el aire, etc. Por ello, el cuidado de la piel del niño es tan importante como otros aspectos de la necesidad del nuevo miembro de la familia.

Pese a su fragilidad, la piel del bebé también contiene una gran riqueza celular que debe ser conservada y protegida desde los primeros días. En este sentido, además de aplicar una cuidosa rutina de higienización – respetuosa con su piel – es indicada la aplicación de cremas para bebés de farmacia, específicas para una protección tan delicada.

Principales características de la piel del bebé

La piel del bebé es tres veces más fina que la del adulto. Asimismo, su pH muy cercano al neutro la convierte en más sensible a irritaciones e infecciones. Otra diferencia muy importante en cuanto a la piel del adulto es que la dermis del recién nacido cuenta con un film hidrolíptico muy delgado, lo que la hace muy vulnerable a las agresiones del medio ambiente.

Al nacer, empieza un período muy importante para la piel del pequeño: la construcción de la barrera cutánea. Ese verdadero manto protector será el responsable de la restauración y mantenimiento del equilibrio de la piel durante toda la vida, por lo que resulta esencial su protección durante los primeros meses de vida.

Cuidado de la piel del bebé: cremas de farmacia

Cómo cuidar la piel del bebé

Cuando sometida a algún tipo de agresión, la piel del bebé es más sensible a infecciones o irritaciones. En ese sentido, en la higiene y en la hidratación de la dermis es muy importante no alterar su protección natural para no privar al pequeño de su barrera defensiva.

Los bebés pueden bañarse diariamente. Durante los primeros días de vida, se aconseja únicamente la utilización de agua tibia con la gradual incorporación de jabones específicos, con pH neutro.

Después del baño, es el momento perfecto para la aplicación de productos dermocosméticos específicos para una piel tan delicada. Las cremas para bebés de farmacia suelen ser más indicadas, aunque también se puede utilizar otros tipos de cosméticos biológicos, o sea, libres de activos químicos, perfumes, parabenes, etc.

En Bioxan, ofrecemos cremas testadas dermatológicamente, lo que garantiza la protección y regeneración de la piel sin alterar sus propiedades naturales, ideales para el cuidado de la piel del bebé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: