Cremas para pacientes con cancer

¿Cómo cuidar la piel durante el tratamiento oncológico?

Durante los severos procedimientos empleados para combatir el cáncer, es muy común que la piel experimente reacciones adversas como sequedad, mayor sensibilidad al sol, descamación o aparición de acné, entre otros síntomas. Por ello, es muy importante asegurar un buen nivel de hidratación de la dermis, evitar la exposición solar y utilizar un buen protector, además de seguir otras recomendaciones.

Los efectos secundarios producidos por la quimioterapia en la piel pueden cambiar según los procedimientos empleados y de acuerdo con cada paciente. Por lo general, estas las instrucciones sobre los cuidados de la piel en pacientes oncológicos:

Utilizar ropas holgadas: En algunos casos, la fricción del tejido con la piel puede ser muy desagradable. Para evitar esta sensación y para prevenir rozaduras, es mejor utilizar ropas holgadas, en la medida de lo posible.

Evitar temperaturas extremas: Para la ducha, es aconsejable que la temperatura del agua sea tibia. El agua muy caliente o muy fría puede desencadenar irritaciones y aumentar las molestias ocasionadas por el tratamiento.

Hidratación: La utilización de productos cosméticos para pacientes oncológicos con efecto regenerador es fundamental para calmar los molestos efectos del tratamiento y garantizar la renovación de las células de la piel.

Cuidados de la piel en pacientes oncológicos

No utilizar esponjas ni exfoliantes: Durante el tratamiento oncológico no es el mejor momento para realizar peelings – corporales o faciales – ni para la utilización de esponjas (ni siquiera las vegetales). Es necesario mantener la piel limpia, pero evitando los roces.

Maquillaje y colonias: Aunque sea conveniente prescindir de muchos cosméticos, lo cierto es que existen opciones de cosmética oncológica, con productos especiales que pueden ser aplicados durante los tratamientos. Consulta con el médico y adapta la rutina de belleza a las nuevas necesidades.

Depilación: Mientras dure la quimio o radioterapia, se aconseja evitar la utilización de cremas depilatorias. La depilación con maquinilla eléctrica es la más indicada, siempre con cuidado para evitar cortes.

Evitar la exposición solar: Durante y después del tratamiento, los pacientes deben evitar la exposición solar. En el caso de hacerlo, es necesario extremar las precauciones con la utilización de gorras, sombreros, ropa protectora y crema con alto nivel de protección solar.

Accesorios: Por el roce, algunos accesorios y prendas pueden irritar la piel. Para prevenirlo, se aconseja evitar el uso de collares, cadenas, elásticos, ropa con gomas u otros accesorios que se peguen a la piel.

En el caso de la quimioterapia, los síntomas suelen extenderse por la piel de todo el cuerpo mientras que, con la radioterapia, los síntomas suelen restringirse al área tratada. En cualquier caso, los tratamientos oncológicos dañan la flora cutánea por lo que su cuidado, protección e hidratación es la mejor solución para evitar la irritación y posibles infecciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: