Hidratar codos y rodillas

Consejos para cuidar e hidratar [por fin] codos y rodillas

La belleza y las rutinas de cuidado no son un placer para todos. Algunos de los consejos más básicos recomendados por los dermatólogos (de los que ya hemos hablado aquí) suponen un auténtico esfuerzo para algunas personas que no encuentran ni el tiempo ni las ganas necesarios para dedicarle unos minutos a mimar y proteger su piel. Sin embargo, y a la larga, acaban adquiriendo el hábito. Si no es todos los días, de manera más o menos regular.

Descubre: Tips de belleza para los viajes en avión

Aun así, existen zonas del cuerpo tradicionalmente conocidas por su permanente situación de abandono y dejadez. ¿Te suena la imagen de unos codos y rodillas resecas? Sí, sabemos que tú también los descuidas más de lo que deberías. Te damos algunos consejos para mantenerlos perfectos e hidratados para siempre.

Codos y rodillas en el punto de mira: tips para cuidarlos

  1. Si llevas mucho tiempo sin prestarle atención a estas partes del cuerpo, lo mejor es que empieces con una completa exfoliación. Así, eliminarás la piel muerta y podrás empezar a tratar la dermis en profundidad. Una vez que el proceso forme parte de tu rutina de belleza habitual, solo será necesario que repitas el proceso una vez a la semana con un buen exfoliante corporal.
  2. Limpieza en profundidad. Los codos y rodillas son auténticas víctimas de la belleza, puesto que solo reciben los restos. Normalmente, en la ducha solo pasamos de manera inconsciente el jabón o la esponja por estas zonas, además de cometer todos estos errores. A partir de ahora, intenta hacerlo con conocimiento de causa y enjabónalos con intensidad y cuidado (la piel aquí es más delicada).
  3. Hidratación. Los primeros días, el nivel de sequedad será importante. Pero, si consigues adoptar esta rutina como habitual, en poco tiempo la piel de codos y rodillas tendrá el mismo aspecto que la del resto del cuerpo. Es importante que, después de la ducha, utilices cremas hidratantes que contribuyan a solucionar el problema y mejorar la apariencia de esta parte de la piel, como la fórmula de Bioxán para el cuerpo.
  4. Extra de hidratación. Si eres de las personas que solo se acuerdan de los codos y las rodillas cuando tienen que enseñarlos, puede que tardes en paliar la falta de hidratación. Por ello, además de utilizar cremas específicas, también puedes recurrir a aceites especiales (como el de almendras) para aplicarlos justo antes de acostarte.

Vence la dejadez e incluye estos cuatro sencillos pasos en tu rutina de belleza. En solo unos días, podrás presumir de codos y rodillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: