Loción versus crema corporal: qué es mejor

Loción corporal vs. crema corporal: ¿Cuál es la mejor?

El abanico de dermocosméticos especialmente ideados para el cuidado de la piel del cuerpo es cada vez más amplio. Tal es así, que las visitas a la farmacia o a tiendas especializadas llegan a constituir un auténtico dilema. Muchas personas aún no tienen claras las necesidades de su dermis y los tratamientos específicos para rejuvenecerla e hidratarla correctamente. Y es que, a pesar de la abundancia y variedad de cremas corporales de farmacia, la desinformación generalizada hace que no todo el mundo sepa utilizarlas correctamente.

Como cada piel tiene sus características, los requisitos necesarios para ponerla a punto son diferentes. En este sentido, aunque lociones y cremas corporales se utilizan indistintamente, sus usos y aplicaciones no son los mismos según el tipo de dermis. A continuación, conocemos las principales diferencias entre unas y otras y los casos en los que están especialmente recomendadas cada una.

Descubre: Mitos y verdades sobre las cremas hidratantes

Loción corporal

Es un producto con una consistencia menos viscosa, más líquida y fluida, por la elevada cantidad de agua que lo constituye. Una loción corporal está especialmente indicada para aquellas personas que tienen la piel normal o grasa y que, tras la aplicación del dermocosmético corporal, no quieren un tacto pegajoso.

Crema corporal

Es un dermocosmético con mayor viscosidad y consistencia. En él, el agua pierde protagonismo en favor del aceite. Como consecuencia, deja una sensación más grasosa y espesa. Suele ser el tratamiento ideal para las pieles muy secas, sensibles o dañadas puesto que, según los expertos, las cremas hidratantes corporales penetran mejor en las capas profundas de la dermis bloqueando la pérdida de agua.

Descubre: Cuidados adecuados para la piel sensible

Semejanzas y diferencias entre crema y loción corporal

El detalle principal que marca la diferencia entre una y otra es la mezcla entre aceite y agua. Ambas están formadas por estos dos elementos esenciales, pero en distintas proporciones. De ahí, las diferentes consistencias y aplicaciones. Por ejemplo: una persona con una piel normal puede utilizar una loción corporal para todo el tronco, y reforzar el tratamiento con una mejor crema hidratante en zonas delicadas como los codos o los talones.

Loción y crema corporal no son contrarias y pueden llegar a ser complementarias. Si la piel es normal o tendente a grasa, muchas personas optan por aplicar la primera durante la época estival como su rutina básica de hidratación y belleza. En invierno, por la pérdida notable de agua y humedad, la loción se convierte en el complemento perfecto de una buena crema corporal.

Descubre: Cómo proteger tu piel del frío

Ahora que conocemos las diferencias básicas entre estos dos productos, podemos adquirir el que más se adapte a nuestros gustos y las necesidades de nuestra dermis. En Bioxán hemos desarrollado una crema corporal de farmacia apta para todo tipo de pieles, especialmente las más dañadas. Con una sencilla rutina de aplicación diaria, la mejora de la hidratación y el rejuvenecimiento son más que visibles. ¿Necesitas saber más sobre las rutinas para cuidarte tanto en invierno como en verano? Resuelve tus dudas en la sección de preguntas frecuentes.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AVISO: Los pedidos realizados del 6 al 19 de Agosto, se tramitarán a partir del día 20 de agosto. Disculpen las molestias. Descartar

%d bloggers like this: