Crema hidratante para el verano

Los cinco básicos para preparar la piel de cara al verano

Llega el buen tiempo y, con él, las ganas de pasar un rato al aire libre y disfrutando del sol. Es de sobra conocido que las pieles bronceadas son, aparentemente, más bonitas y quedan más vistosas con los colores alegres propios de la temporada estival. Pero esta condición de la dermis conlleva unos riesgos asociados que debemos evitar: arrugas, lesiones, manchas, quemaduras… Para ello, antes de exponer la piel a los rayos ultravioleta del sol del verano, es necesario prepararla y ponerla a punto para que gane resistencia frente a este conocido agresor externo, con cremas hidratantes y productos dermocosméticos que la alimenten y la nutran.

La dermis es el mayor órgano del cuerpo humano y, por eso, necesita una atención especial. Las recomendaciones de todos los expertos se fundamentan en tres pilares básicos:

  • Evitar la sobreexposición al sol;
  • Una buena hidratación;
  • Una correcta protección contra los rayos UVA.
Cuidado de la piel en verano
En verano, es recomendable incrementar la hidratación con una crema hidratante que se adapte a las características de tu piel, teniendo en cuenta propiedades como el poder antioxidante.

Pero, como por naturaleza, tendemos a ponernos al sol, enumeramos alguno de los consejos básicos para evitar que la exposición al sol en los meses de mayor influencia perjudique a nuestra piel:

  1. Exfoliación. La época invernal, por el frío y el ambiente, hacen que la piel esté más seca y apagada. Por eso, cuando los termómetros empiezan a subir, es necesario retirar las células muertas de la dermis y recuperar su luminosidad. Inmediatamente después de aplicar el gel exfoliante, es necesaria una buena crema hidratante, cargada de nutrientes esenciales, que ayude a regenerar la piel, la fortalezca frente a los agentes externos y recupere su elasticidad.
  2. Alimentación. La belleza empieza desde dentro. Por eso, la dieta suele estar siempre entre las recomendaciones esenciales para cuidar nuestro cuerpo y nuestro organismo. También es protagonista en el caso de la piel, puesto que, a partir de la ingesta diaria, se pueden conseguir las vitaminas y minerales adecuados para la perfecta nutrición de la dermis. Los más comunes: betacarotenos (vitamina A) presentes en las zanahorias, colágeno (Vitamina C) a través de las fresas y Omega 3 (para la elasticidad) abundante en las nueces.
  3. Bronceado saludable. Antes de enfrentarte cara a cara con el sol, es muy recomendable recurrir a algunos trucos como el uso de cremas autobronceadoras o el consumo de complejos vitamínicos naturales que aumentan las defensas de la piel frente a los rayos UVA, como pueden ser los complementos de betacarotenos. En cualquiera de los casos, la protección solar es esencial. No hay productos ni alimentos que sustituyan la eficacia ni la necesidad de las cremas solares.
  4. Protección permanente. Aunque no vayas a tomar el sol, échate siempre protectora. Esta es una recomendación que se debe seguir durante todo el año sin importar la estación: siempre que estemos en la calle, entramos en contacto con los rayos UVA.
  5. Hidratación. También es un cuidado que debemos mantener a lo largo del año pero, en los meses de verano, con mayor énfasis. Busca la crema hidratante que mejor se adapte a las características de tu piel y ten en cuenta propiedades como el poder antioxidante.

Con estos consejos y con buenos productos y cremas hidratantes hipoalergénicos tendrás todos los elementos de tu parte para tener la piel a punto de cara al verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: