hormonas envejecimiento

El envejecimiento de la piel está regulado por diferentes factores, entre los que destaca la producción hormonal. En concreto, podemos resaltar los estrógenos como las hormonas que afectan al grosor, hidratación, pigmentación y regulación del sebo en la piel. ¿Lo sabías? Si no es así, te lo explicamos.

Hormonas y envejecimiento

La piel, como los demás tejidos, está sometida al paso del tiempo y, con ello, a los cambios que esto implica. Entre otros factores que seguro has notado, están los cambios hormonales. Las hormonas son unas sustancias químicas que producimos en nuestro organismo y que tienen funciones diversas.

Para que tu piel se encuentre en perfectas condiciones de elasticidad, hidratación, grosor y protección, los estrógenos deben estar presentes. Pero al alcanzar los 50 años y, sobre todo, tras la menopausia, el descenso de estas hormonas en el organismo hace que los tejidos pierdan estas propiedades. Por este motivo, la piel envejece y pierde elasticidad, firmeza, hidratación y capacidad de regenerarse.

Si tu piel comienza a producir menos colágeno, elastina y ácido hialurónico, es inevitable que los signos de la edad aparezcan poco a poco. En realidad, se puede actuar de diferentes formas para ralentizar este proceso. Al llegar a una edad madura, puedes consultar con profesionales para que te guíen en las terapias sustitutivas hormonales. Pero también puedes actuar desde el cuidado de tu piel a través de las cremas regeneradoras.

Cremas regeneradoras

Piensa en tu biotipo, los agentes externos como el sol y el paso del tiempo. La piel ha sufrido a lo largo de tu vida muchos cambios y alteraciones, pese a ser un órgano con gran capacidad de adaptación. Por eso las cremas regeneradoras están pensadas para fortalecerla utilizando sus propios elementos naturales.

Por ejemplo, la barrera defensiva con prebióticos de algunas cremas ayuda a mantenerla sana; además, las cremas regeneradoras pueden incorporar omega 3 para mantenerla hidratada y evitar el envejecimiento prematuro; vitamina E, como antioxidante muy potente; vitamina C, que ayuda a darle uniformidad, luminosidad y brillantez, y todo ello para disminuir las líneas de expresión y arrugas.

Ten en cuenta que el envejecimiento también depende de la acción de los rayos del sol: fotoenvejecimiento, por lo que debes incorporar antioxidantes y también un efecto anticontaminación, por los ambientes con polución.

Crema facial

Ahora que ya sabes qué efecto debe tener una crema regeneradora, una crema facial debe garantizar estos mismos resultados, pero estando específicamente elaborada para la fina y sensible piel del rostro. Los efectos antioxidantes, la hidratación intensa, la reducción de las arrugas y líneas de expresión son posibles gracias al uso diario de este tipo de cremas.

El envejecimiento de la piel y la producción de hormonas están relacionados, pues cuanto menor es la producción de hormonas, mayor es el envejecimiento. Pero actualmente existen cremas regeneradoras, como Bioxán, que ayudan a enriquecer la piel madura.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *