Secretos de belleza: cómo convertir la casa en un spa

Secretos de belleza: cómo convertir tu casa en un spa

Encontrar una manera sencilla y eficaz para relajarse no es una tarea fácil. Muy de vez en cuando, solemos recurrir a escapadas de desconexión y relajación para evadirnos de la rutina lejos de casa. Pero son planes que quitan tiempo y dinero. Aunque ayudan [y mucho] a conseguir nuestro objetivo, tenemos algunas alternativas prácticas y originales para hacer sin salir de casa.

Si quieres saber cómo relajarte sin grandes esfuerzos, sigue leyendo. Después de conocer nuestros secretos de belleza (sumados a los trucos de nuestras abuelas), ninguna otra solución te parecerá tan útil. Monta un spa casero y olvídate de los desplazamientos y el derroche. Las tensiones de la rutina serán cosa del pasado.

Un remanso de paz y belleza en casa

La idea es dedicarse un día, o al menos unas horas, al cuidado y al mimo personal. Por eso, es importante pensar en las cosas que más nos relajan y nos permiten desconectar de lo cotidiano. Si a estos pequeños detalles les sumamos algunos consejos de belleza, acertaremos de pleno.

  • Teléfono en Off. Vivimos en permanente disponibilidad, siempre con el teléfono encendido y echando humo. Para huir del estrés que produce estar permanentemente pendiente de todos los contactos (familia, amigos, compañeros de trabajo, clientes, etc), lo mejor es cerrar la vía de comunicación. Serán solo unas horas y, de verdad, se puede sobrevivir sin móvil.
  • Música relajante. Cada uno tiene sus gustos musicales. Pero las canciones de ritmo suave y sonidos naturales acaban convenciendo a todo el mundo. Busca y prepara un repertorio de música relajante (como la que ponen en las salas de masaje) y déjate llevar.
  • Una buena copa. A veces, solo se necesita un rato para disfrutar de los pequeños placeres cotidianos. Sírvete una copa de tu vino favorito o prepara tu infusión preferida y llévalos contigo a la bañera, el sofá, la terraza… Estos detalles son una rutina de belleza en sí mismos.
  • Tiempo de “mani-pedi. La semana no deja prácticamente nada de tiempo libre. Por eso, el cuidado de las manos y los pies suele ser una de las asignaturas pendientes. Aprovecha estos momentos de relajación para ponerlos a punto y reserva esfuerzos para conseguir unas uñas perfectas.
  • Exfoliación completa. Antes de ir a trabajar o después de toda la jornada, llegamos a casa y nos damos una ducha rápida para seguir con el resto de tareas algo más frescos. Incluye en tu rutina de belleza especial el hábito de la exfoliación de todo el cuerpo. Y, después, no te olvides de hidratar bien la piel con una buena crema sin parabenos como las de Bioxán.
  • Mascarilla facial. Nuestro último secreto de belleza se centra en la recuperación de la luminosidad y la hidratación del rostro. Cuando hayas completado todos los pasos de tu rutina especial de belleza, aplícate una mascarilla facial (según las necesidades de tu tipo de piel) y disfruta de un buen libro o una película en el sofá mientras hace efecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: