Consecuencias del tabaco en la piel

El tabaco: un gran enemigo para tu piel

La mayor parte de la población, ya sean personas fumadoras o firmes defensoras de los ambientes libres de humo, se hace una idea clara de los daños que produce el tabaco en su organismo. Los más conocidos son el cáncer, las afecciones cardíacas, los problemas respiratorios y la adicción. Sin embargo, en el tintero quedan otras complicaciones derivadas del tabaquismo menos conocidas, pero igualmente preocupantes. Entre todas ellas, las que afectan a la piel son las grandes ignoradas.

Lee: Código europeo contra el cáncer: un decálogo de buenas prácticas

Con motivo de la celebración del Día Mundial Sin Tabaco, y como expertos en la salud de las dermis más dañadas, desde Bioxán damos a conocer los principales perjuicios del tabaco en la piel. Toma nota y evita que los cigarrillos se lleven la luminosidad y la vitalidad del órgano más extenso del cuerpo.

Funciones de la piel

¿Cómo afecta el tabaco a la piel?

El paso del tiempo y la influencia de los agentes externos como el sol o la contaminación llevan a la piel a perder elasticidad y firmeza. En este caso, solo podemos poner todos los esfuerzos de nuestra parte y las mejores cremas hidratantes de la farmacia para ralentizar o minimizar estos efectos nocivos naturales. En el caso del tabaco, es la mano del ser humano la que somete de manera antinatural a la piel a unos riesgos innecesarios. Estos se traducen en:

  • Destrucción del colágeno. El mero paso del tiempo ya afecta a la cantidad de colágeno que produce el organismo. Pero los cigarrillos, lejos de prevenir la pérdida, contribuye a la disminución de la vitamina A y, con ella, de los niveles de colágeno y elastina. La piel de los fumadores, sobre todo a partir de los 30 años, muestra más arrugas finas y profundas.
  • Deshidratación y sequedad. El tabaco hace que la dermis se vuelva áspera al tacto y le da un tono apagado, ceniciento. La falta de oxigenación de las células es el principal responsable de esta característica propia de los fumadores.
  • Mayores problemas de cicatrización. También por las deficiencias de oxigenación de los tejidos a causa del humo del tabaco, los fumadores sufren una cicatrización más lenta. Una de las recomendaciones más extendidas a los fumadores después de una intervención quirúrgica es la de esperar a fumar, al menos, una semana.

Si eres fumador y quieres mejorar la apariencia de tu piel, el primer paso es abandonar los cigarrillos. Pero como sabemos que no es una tarea sencilla, al menos, da el primer paso el próximo 31 de mayo, en el Día Mundial Sin Tabaco.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

✨PROMO NAVIDAD✨2X1 EN MASCARILLAS. Añade los productos a tu carrito y al finalizar la compra tendrás tu descuento aplicado. Descartar

A %d blogueros les gusta esto: