Tu piel, la aliada
más poderosa de
tu salud.

Tu piel, la aliada
más poderosa de
tu salud.

La Piel

La piel es un órgano vivo que nos envuelve y protege. Cumple funciones vitales para la salud general de nuestro organismo como la regulación de temperatura, la producción de melanina o el almacenamiento de líquidos.

Es un órgano tanto exterior como interior. Puede sufrir lesiones provenientes del entorno como los rayos del sol o la contaminación. Pero también puede padecer enfermedades internas o alteraciones originadas en sus propios tejidos.

Las capas de la piel

La epidermis, la capa que está en contacto con el exterior, está formada por capas de células. Las más abundantes son los queratinocitos, responsables de la producción de queratina, así como los melanocitos, que nos protegen de las radiaciones solares.

Bajo la epidermis está la dermis, donde se encuentran las terminaciones nerviosas y las glándulas sudoríparas.

Y por último la hipodermis o tejido subcutáneo, formado esencialmente por grasa.

¿Cómo funciona tu piel?

La piel cumple también otra función muy importante: la función estética

Es un elemento fundamental para nuestra autoestima y valoración personal. Vernos bien, estar cómodos y en armonía con nuestro aspecto, es indispensable para sentirnos bien, tanto con nosotros mismos, como con nuestro entorno.

Tipos de Piel

La Piel es vulnerable

La piel está especialmente diseñada para recibir y soportar las agresiones del entorno y protegernos de ellas gracias a su prodigiosa fuerza renovadora. Pero aún así, hay factores que la debilitan y reducen su capacidad regenerativa.

Afecciones
de la piel

Si no cuidamos la piel
correctamente, pueden
llegar a producirse
trastornos crónicos
que deriven en
patología.

Cuidados de
la piel

Cuidar adecuadamente la piel es esencial para reducir el riesgo de padecer cualquier afección que la
pueda dañar.

Tu piel, la aliada más poderosa de
tu salud.