Efectos del alcohol sobre la piel

Así afecta el alcohol a tu piel

Cualquier persona adulta sin excepción conoce [o debería conocer] los efectos negativos del alcohol sobre el organismo: aumento de peso, deshidratación, dolor de cabeza, complicaciones digestivas… Lo que no está tan asumido es el deterioro que sufre la piel con una sola noche de copas. Los dermatólogos advierten que, a los problemas tradicionalmente asociados al exceso de estas bebidas, se deben sumar otras complicaciones a corto y largo plazo en la dermis. ¿Sabes cuáles son?

Cinco efectos del alcohol sobre la piel

  • Deshidratación. Este efecto es más que conocido después de una noche de desenfreno. Genera desequilibrios en todo el organismo, pero en la piel son mucho más notables: falta de flexibilidad, palidez, tirantez…
  • Pérdida de vitamina A. Es responsable de la producción de colágeno y elastina. Un consumo excesivo de bebidas alcohólicas descompensa la metabolización de esta vitamina y, como consecuencia, la piel se nota más flácida y envejecida.
  • Inflamación. Al ser bebidas con una gran cantidad de azúcar (entre otros ingredientes), el organismo reacciona con síntomas como la retención de líquidos. El día después de una noche de copas podemos despertarnos con los ojos hinchados, con bolsas, ojeras… No importa si hemos dormido o no las horas diarias recomendadas.
  • Puntos negros y espinillas. La ingesta excesiva de alcohol hace trabajar de más al hígado. El resultado de estos esfuerzos es una liberación de toxinas por encima de lo habitual que puede favorecer la aparición de imperfecciones en la piel del rostro.
  • Merma de vitamina C. Este nutriente, muy presente en las frutas, contribuye a la absorción del hierro, la producción de colágeno y al fortalecimiento del sistema inmunológico. Uno de los efectos más importantes del alcohol sobre la piel es que agota las reservas de Vitamina C.

¿Qué bebidas alcohólicas son las más perjudiciales?

Los efectos del alcohol sobre la piel son los mismos sea cuál sea el tipo de bebida que se consuma. Por naturaleza, aquellas que tienen una mayor graduación son las más dañinas, como el vodka o el whisky. Pero otras que resultan más inofensivas, como por ejemplo el vino, también tienen su parte de culpa en los daños sobre la dermis. Si quieres saber cuál evitar, ten en cuenta:

  1. Vino tinto. El alcohol en general es vasodilatador. Pero estos caldos, sobre todo el vino tinto, hacen que los vasos se abran notablemente y la piel se enrojezca.
  2. Cócteles como los mojitos o las margaritas. No solo llevan alcohol, sino que, además, suponen una inyección extra de azúcar (y sal). Y ya sabemos los efectos nocivos de ambos en el organismo.

Si un compromiso laboral, familiar o con amigos te obliga a exceder la ingesta de alcohol por una noche, levántate con fuerzas suficientes para frenar sus efectos lo antes posible. Realiza una completa rutina de belleza para recuperar la hidratación y luminosidad de la piel y mantén todo el organismo 100% saludable con las cremas y mascarillas de Bioxán.

 

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AVISO: Los pedidos realizados del 6 al 19 de Agosto, se tramitarán a partir del día 20 de agosto. Disculpen las molestias. Descartar

%d bloggers like this: