Consejos para proteger la piel del frio

Cómo proteger tu piel del frío

Durante los días más calurosos del año, es muy normal reforzar la protección solar con una crema para el rostro adecuada, pero ¿y en invierno? La combinación de adversidades atmosféricas como las bajas temperaturas o el viento también pueden dañar nuestra piel, por lo que le debemos prestar la debida atención también durante el invierno.

La falta de brillo, en algunos casos la formación de pequeñas heridas, la descamación y la sequedad son consecuencias del deterioro del film hidrolipídico, que le quita a la piel la protección necesaria para hacerle frente a las bajas temperaturas.

¿Qué hacer para cuidar la piel en invierno?

De acuerdo con la Academia Española de Dermatología, estos son los consejos a seguir para proteger la piel de las agresiones externas a las que están expuestas en invierno:

Bebe agua

Aunque no tengas sed, es importante beber agua suficiente para evitar la deshidratación de la piel. Alrededor de 2 litros diarios es el mínimo que el cuerpo necesita para mantener todas las funciones al día.

Baños más cortos

Alargar las duchas muy calientes es una de las costumbres invernales que afecta tu piel. El agua a temperaturas más altas afecta el manto hidrolíptico, dejando la piel sin su protección natural. Para preservar su estructura química, se recomiendan baños tibios o más rápidos y el uso de cosméticos de baño adecuados.

Hidratación corporal

Durante los meses más fríos del año, es muy importante reforzar la hidratación de la piel de todo el cuerpo. Utiliza productos adecuados para evitar la sequedad de las manos, pies, cuello y rostro. Tampoco te olvides de las zonas más resecadas como las rodillas y el codo.

Cuidados de la piel en invierno

Ropa y calzado

Da preferencia para las prendas y calzados que permitan la transpiración. El uso de materiales sintéticos impide la evaporación del sudor, lo que puede provocar la descamación e irritación de la piel.

Protección Solar

En invierno, el sol también daña el cutis. Acuérdate de aplicar siempre un factor de protección solar tras tu crema de tratamiento habitual, que sea adecuado para tu tipo de piel e incorpóralo a tu rutina de cuidados.

Temperatura

El cambio brusco de temperatura o la calefacción a tope también pueden dañar la piel. En casa, procura que el termómetro no sobrepase los 22º y – si es necesario – utiliza algún tipo de sistema para humidificar el ambiente.

En Bioxan trabajamos para que puedas ofrecer el mejor cuidado a tu piel durante todos los meses del año. Conoce nuestros productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: