El colágeno es bueno para la piel, las uñas y el pelo, pero sus reservas se van agotando con ciertos malos hábitos. ¿Se pueden recuperar?

El colágeno es uno de los mejores aliados de la piel. Es una proteína necesaria para una parte considerable del organismo, pero desde el punto de vista de la apariencia (y directamente relacionado con el órgano más extenso del cuerpo) su presencia es más que necesaria en la lucha contra el envejecimiento prematuro.

Las reservas de colágeno son las que mantienen la piel (sobre todo la del rostro) tersa y joven y mantiene a raya las líneas de expresión y las arrugas. Pero, antes de lo que imaginamos, los depósitos comienzan a vaciarse y es cada vez más difícil volver a rellenarlos. Si sientes que la flacidez se está apoderando de tu cara pero no sabes cómo ni dónde conseguir el avituallamiento necesario de esta proteína, presta atención. Estas son las mejores formas de recuperar y mantener el colágeno en la piel.

Para qué sirve el colágeno

El colágeno es la proteína más importante de todas las que conforman el organismo de los animales. Pero si este dato no es suficiente para resaltar su valor, también podríamos decir que su presencia en la composición de la piel es superior al 70%. Lo encontramos en otras partes del organismo, como los músculos o las articulaciones, pero su importancia es menor. Por estas razones, la dermis es una de las grandes afectadas cuando sus reservas se van agotando. Es irremediable: el paso del tiempo es su verdugo y, en muchas ocasiones, la única solución es reducir la influencia de las agujas del reloj.

No solo la edad. Los malos hábitos como el tabaco, el alcohol, la mala alimentación o la falta de descanso también aceleran esta pérdida de proteína que empieza antes de lo que esperamos: a partir de los 20 años (a mitad de la treintena, su pérdida se hace ya palpable). La solución pasa por una actuación colectiva basada en la adopción de hábitos más saludables, una alimentación rica en proteínas y una rutina de belleza con cremas ricas en vitamina C.

¿Es bueno tomar colágeno? ¿Cómo conseguirlo?

En el mercado hay numerosos complementos alimenticios ricos en colágeno. Pero antes de recurrir a este tipo de soluciones, se puede empezar por cambiar ligeramente los hábitos diarios. ¿Cuáles son las mejores formas de incentivar la síntesis de esta proteína?

  • Protección contra los rayos UV. Ya sabemos que son uno de los grandes enemigos de la piel (a pesar de que el sol también aporta beneficios directos sobre la dermis). La oxidación de las células acaba destruyendo las reservas de colágeno.
  • Dejar malos hábitos como el tabaco o el sedentarismo. Las consecuencias del primero son de sobra conocidas. Respecto al segundo, no está de más recordar que el colágeno también tiene su influencia en huesos, músculos y articulaciones.
  • Comer alimentos ricos en colágeno. Esta proteína está formada por aminoácidos y presente en productos de origen animal. Por eso, en la dieta no pueden faltar carnes, pescados y huevos. Al igual que la vitamina C, fundamental para la absorción de colágeno. La inclusión de frutas, verduras y legumbres son también importantes para mantener activas las reservas de colágeno.
  • Utilizar cremas ricas en vitamina C. En el mercado existe un gran número de dermocosméticos ricos en colágeno, pero su efecto no sirve de nada sin los pasos anteriores. Cremas ricas en vitamina C, como las cremas para el rostro y el cuerpo de Bioxán, sí actúan más directamente en la dermis para luchar contra su envejecimiento prematuro.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *