¿Qué es el pH de la piel y cuál es su valor ideal?

Geles corporales, cremas hidratantes, jabones de manos, cosméticos… Estos y otros productos de higiene y cuidado corporal han utilizado la consigna “respeto del pH de la piel” en la mayor parte de sus reclamos publicitarios. Y lo han conseguido. Han convencido y aleccionado a los consumidores para que busquen esta característica en todos los productos de belleza que adquieran. El problema es que no todos saben qué están buscando en realidad. Y tú ¿sabes qué es el pH de la piel y por qué debemos cuidarlo?

La estructura de la piel y la importancia del pH natural

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano y su importancia es innegable. Anteriormente, hablábamos de su estructura y de sus funciones de protección del organismo frente a los agentes externos. Pero, en sí misma, también necesita garantizar unos niveles de defensa suficientes para mantenerse firme, joven y saludable. Uno de los valores que permiten controlar ese equilibrio es el pH (potencial de hidrógeno) que no es más que la medida de la acidez o la alcalinidad de una sustancia.

Descubre: Cómo funciona la piel

El “manto ácido”, ubicado entre la epidermis y la dermis, es el que proporciona el pH de la piel y lo sitúa por debajo del valor 7 (nivel neutro). Dermatólogos y especialistas cosméticos, entre ellos, la farmacéutica creadora de la marca Bioxán, Ana Victoria Ugidos, explican que el pH de la piel debe oscilar entre el 4’5 y el 5’9. De ahí, que lo consideremos ácido (de 0 a 6) y no alcalino (de 8 a 14). Aun así, sus niveles pueden variar un poco dependiendo del sexo, la edad o la zona del cuerpo que se tenga en cuenta.

¿Por qué es tan importante el pH de la piel y cómo podemos protegerlo?

Ahora que ya conocemos cuál es el pH de la piel, estamos en disposición de mantenerlo equilibrado. Y es que, su función protectora frente a los agentes externos solo está asegurada con los niveles de acidez estipulados. Si el pH de la piel aumenta hasta alcanzar valores alcalinos, la piel se deshidrata, se vuelve sensible y queda más expuesta a infecciones o enfermedades diversas.

Para evitar estos desequilibrios en el “manto ácido” de la piel y proteger el pH de la piel, debemos seguir una serie de consejos:

  • No pecar ni por exceso ni por defecto con las rutinas de limpieza. Tanto la falta de higiene como el abuso de jabones o demás productos de higiene pueden desequilibrar el pH natural de la piel.
  • Evitar los productos cosméticos alcalinos (con un pH por encima de 8)
  • No abusar de productos químicos (por ejemplo, los tintes para el pelo)

 

Descubre: Cosas que nunca deberías usar en la piel

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Al navegar por este sitio web, aceptas el uso de cookies.