Cuidado de los pies en verano

Cómo cuidar los pies para presumir este verano

En lo referente a los cuidados del cuerpo, solemos empezar la casa por el tejado. Los pies son los grandes olvidados de todas las rutinas de belleza a lo largo del año y, como consecuencia, la época estival nos pilla desprevenidos y con los pies algo desaliñados. En este momento, en el que dejamos en casa el calzado cerrado y los calcetines, se ponen de manifiesto problemas como talones agrietados, rozaduras, hongos, etc., que pueden llegar a convertirse en una pesadilla para nuestra salud y la de nuestros pies.

La mayor parte de los podólogos coinciden en sus consejos sobre el cuidado de los pies: las rutinas de belleza en esta parte del cuerpo deben ser una constante en cualquiera de las estaciones. Por ello, recomiendan cuidar siempre que no estén húmedos ni mojados durante mucho tiempo, permitir que transpiren e hidratarlos correctamente los 365 días del año. Pero, aunque no hayas mirado para tus pies en todo el invierno, aún estás a tiempo de empezar a prestarles más atención.

Cómo cuidar los pies

Hábitos para lucir unos pies cuidados en verano

  • El calzado. Es uno de los detalles a los que tenemos que prestar especial atención. Si recuperamos sandalias o zapatos de verano de años anteriores, debemos comprobar que se encuentran en buen estado, sin desgaste ni deterioros en las suelas o las plantillas. Debemos elegir, además, un calzado que deje transpirar al pie, aunque los expertos recomiendan limitar el uso de las chanclas en la playa o la piscina.
  • Extra de hidratación. Hay que reducir las posibilidades de sequedad y, con ellas, la aparición de durezas. Para ello, lo mejor es recurrir a cremas específicas para los pies y aplicarlas por la noche, para evitar una sudoración excesiva durante el día. También es importante proteger nuestras extremidades del sol. El empeine y el envés de la mano siempre sufren quemaduras por la falta de protección. Aquí te contamos más sobre los cuidados de pies y manos.
  • Tiempo de pedicura. Es una realidad que, en mujeres, el verano supone una alegría para los pies. Además de ofrecerles un cuidado más minucioso, dedican grandes esfuerzos a mantener sus uñas siempre a punto. Este cuidado debe ser extensible también a los hombres. Especialmente en la época estival, debemos cortar las uñas en recto (con alicates) para que no se encarnen y nutrir la zona para evitar la aparición de padrastros.
  • Higiene perfecta. En esta época, los pies tienden a ensuciarse más que cualquier otra parte del cuerpo. Por ello, al menos una vez al día, hay que lavarlos haciendo especial hincapié en la planta, las uñas y los huecos entre los dedos. Con ello, evitaremos la aparición de hongos. Una vez cada quince días, es recomendable el uso de la piedra pómez para tratar las zonas con rugosidades o grietas.
  • Exfoliación. Los pies también necesitan eliminar células muertas. Dos veces a la semana, es recomendable efectuar suaves masajes con un producto exfoliante.

¿Cuáles son tus rutinas de belleza para el cuidado de los pies? ¿También te ha pillado el verano desprevenido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: