Cómo aplicar el autobronceador

Los autobronceadores son la ayuda que muchos necesitan para conseguir una piel morena. ¿Sabes cómo utilizarlo para que no aparezcan manchas indeseadas?

No lo podemos negar: en verano, las pieles bronceadas (sin excesos y con todas las precauciones necesarias) resultan mucho más bonitas y llamativas. Pero no todo el mundo tiene la misma capacidad de conseguir la tonalidad adecuada para que los colores de verano le sienten como un guante. Según la cantidad de melanina que produzca su cuerpo, hay personas que consiguen ponerse morenas solo con salir a la calle y, además, consiguen prolongarlo en el tiempo con diferentes trucos; otras, mientras tanto, solo pueden presumir cuando enseñan las marcas del bronceado.

Por suerte para este último grupo, existen los autobronceadores, cosméticos que consiguen mejorar la tonalidad de la piel de manera más o menos natural. Aunque no siempre cuentan con buena crítica, puesto que una mala aplicación puede tirar por la borda cualquier intento de aumentar el bronceado. Te enseñamos a aplicar estas cremas con color para que escuches, por fin, el deseado “qué moreno más bonito tienes”.

☀️ Cómo aplicar correctamente el autobronceador

Las primeras veces con el autobronceador suelen ser un auténtico desastre. Sobre todo, las de todos aquellos que lo intentaron en los inicios de estos novedosos cosméticos y que acabaron con un tono de piel tirando a anaranjado, con ronchas sin “broncear” o con problemas de manchas en la ropa. Aunque sea difícil, vamos a intentar olvidar estas experiencias y empezar a ver a los autobronceadores como uno de nuestros mejores aliados.

☀️ Si quieres que cumpla su función y que te ayude a mejorar el tono blanquecino de tu piel, sigue estos pasos a la hora de aplicarte el bronceador:

  1. Intenta depilarte con unos días de antelación. Debes dejar un margen de, al menos, 24 horas entre un proceso y otro para evitar la irritación de la piel.
  2. Exfolia antes de broncear. El día antes de la primera aplicación del autobronceador, realiza una exfoliación completa de la piel para que esta esté suave, lisa y sin imperfecciones. Recuerda que también es uno de los pasos necesarios para preparar la dermis antes de las primeras exposiciones a los rayos UV.
  3. E hidrata. El último paso previo y necesario antes de ponerse manos a la obra con el autobronceador pasa por el uso de cremas hidratantes. Después de exfoliar, la piel necesita sus dosis de hidratación para permanecer suave y cuidada. Sobre todo, presta especial atención a las zonas que más se resecan, como los codos.
  4. El momento crítico: la aplicación. Lo más habitual es encontrarse los autobronceadores en formato crema o aerosol. En estos casos, la forma más adecuada para aplicarlo y conseguir que se mantenga de manera duradera es en “barrido”: de manera ascendente (desde los pies a los brazos) y con paciencia y exhaustividad.
  • El truco definitivo: usa un guante. Cada vez son más los productos autobronceadores que incluyen utensilios para facilitar su aplicación. Y los guantes son uno de ellos (imprescindibles, por cierto, para conseguir un buen resultado).
  1. Espera un par de horas y no dejes de hidratar. No puedes ducharte o vestirte de inmediato tras la aplicación del autobronceador. De hecho, tendrás que esperar un par de horas si no quieres manchar todo lo que te pongas para salir a la calle. Además, si quieres que el tono se mantenga hasta la siguiente aplicación, no te olvides de utilizar una crema hidratante corporal como la de Bioxán a diario.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *