Cómo-prevenir-cáncer-de-mama

Cómo prevenir el cáncer de mama: consejos para detectarlo

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres, pero si se detecta a tiempo puede curarse. Por eso, el principal objetivo es conocer el procedimiento para poder detectarlo y diagnosticarlo tan pronto como sea posible, lo que aumentará las posibilidades de éxito del tratamiento aplicado. En un 90% de los casos este tipo de cáncer se detecta mediante un autoexamen, por lo que es imprescindible que conozcamos nuestro cuerpo para estar alerta ante posibles cambios. Sin embargo, existen otros factores externos que podemos controlar y que pueden disminuir las probabilidades de padecer esta patología.

¿Cuáles son las causas del cáncer de mama?

Los factores de riesgo son las causas que pueden incrementar la posibilidad de tener una enfermedad como el cáncer. Tener uno o varios de los factores de riesgo de los que mencionamos a continuación no significa que, de manera inevitable, se vaya a padecer la enfermedad, sólo indicaría cierta predisposición.

Podemos encontrar dos tipos de factores en función de nuestra capacidad de poder actuar sobre ellos: los que se pueden y los que no se pueden modificar.

Factores que no se pueden cambiar

  • El sexo: el hecho de ser mujer es el factor más importante, pues es el principal grupo afectado por esta enfermedad.
  • La edad: el riesgo de padecer cáncer aumenta con el paso de los años, especialmente alrededor de los 50 o 55, que es cuando se detectan la mayoría de los casos.
  • La herencia genética: tener dos o más familiares de primer grado que hayan padecido cáncer de mama o de ovario, así como tener un familiar al que le hayan detectado esta enfermedad en una edad anterior a los 50 años puede incrementar las posibilidades de desarrollarlo.
  • Factores hormonales: la mama se ve expuesta al efecto combinado de varias hormonas femeninas en cada ciclo menstrual, lo que implica que cuantos más ciclos menstruales tenga una mujer, más probabilidad tendrá de desarrollar cáncer de mama. Tener la primera regla después de los 12 años y la primera menopausia antes de los 55 podría disminuir el riesgo.

Factores que sí se pueden cambiar y que son la base de la prevención

  • Embarazo: aquellas mujeres que no tienen hijos tienen un riesgo aumentado de cáncer de mama respecto a las que sí los tienen. También la edad del primer embarazo influye en el riesgo, siendo superior para aquellas mujeres que lo tengan después de los 35 años. Es decir, cuanto más temprano sea, menor riesgo de desarrollar la patología.
  • Factores hormonales: tratamientos hormonales como los anticonceptivos orales, la terapia hormonal sustitutiva de la menopausia y los tratamientos para la infertilidad también podrían suponer un riesgo. Es preferible evitarlos en la medida de lo posible.
  • La obesidad y el sobrepeso: mantener dietas con grandes cantidades de grasas saturadas y sufrir sobrepeso después de la menopausia aumenta las probabilidades de desarrollar cáncer de mama, riesgo que se puede disminuir con una dieta rica en fibra (frutas y verduras). También el alcohol puede ser un factor de riesgo si se consume en exceso.
  • La vida sedentaria y la falta de ejercicio: realizar ejercicio físico puede disminuir considerablemente el riesgo de padecer la enfermedad, por lo tanto, es recomendable salir a pasear o hacer cualquier tipo de actividad por lo menos cuatro horas a la semana.

Entonces, ¿cómo podemos prevenir el cáncer de mama?

Durante mucho tiempo se ha considerado que el cáncer de mama no se podía prevenir, así que todos los esfuerzos se centraron en la detección precoz con mamografías, realizando por lo menos una al año una vez cumplidos los 40. Sin embargo, hoy en día, además de estas pruebas, es posible reducir las posibilidades de que aparezca controlando los factores de riesgo modificables. A pesar de que este tipo de control de no evita totalmente la enfermedad, puede reducir hasta en un 30% la probabilidad de que aparezca según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

Por tanto, factores como mantener una alimentación saludable, hacer actividad física de forma regular, controlar el consumo de alcohol y beber mucha agua pueden ayudar a prevenir la enfermedad, pero todas estas medidas no son suficientes si no se lleva a cabo una detección precoz.

Para detectar este tipo de cáncer es fundamental la autoexploración mamaria, que, aunque es una técnica complementaria que no sustituye las exploraciones médicas, es una tarea que pueden implementar todas las mujeres desde casa y de forma sencilla. Hacerlo de forma regular ayudará a reconocer cualquier posible cambio en un momento dado.

La edad recomendada para comenzar con la autoexploración es a partir de los 25 años. Se debe realizar siete días después de la menstruación, excepto en las mujeres con la menopausia, para ellas será más sencillo llevar a cabo el seguimiento fijando un día al mes. Durante la exploración se deben buscar diferentes indicios: deformidad en las mamas, dolor al palpar, cambios de color o textura o bien bultos, endurecimientos o hundimientos en mama, pezón y axila.

Los 4 pasos de la autoexploración

  • Paso 1. Ponte frente a un espejo, con los hombros rectos, y deja caer tus brazos a ambos lados del cuerpo para poder observar cualquier cambio de aspecto, tamaño, forma, color…
  • Paso 2. Repite la misma observación, esta vez con los brazos estirados o doblados por detrás de la cabeza para comprobar que no existan bultos en la zona de las axilas. Busca, además, alguna secreción atípica de líquido.
  • Paso 3. Acuéstate sobre una superficie plana y coloca el brazo del pecho que vas a explorar por detrás de la cabeza. Palpa y presiona con las yemas de los dedos en movimientos circulares con la mano contraria.
  • Paso 4. Finalmente, debes sentarte o ponerte de pie y realizar los mismos movimientos del paso anterior.

¡Esta lucha es de todos! Por eso, en Bioxán hemos querido aportar nuestro granito de arena poniendo a vuestra disposición un 15% de descuento en la web. Y no solo eso, sino que, de todo lo que recaudemos durante el mes de octubre gracias a vosotros, donaremos un 5% a Fundación Aladina, para que sigan salvando las vidas de miles de niños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *