Cuidaodos-de-la-piel-después-del-verano

Cuidados de la piel después del verano: prepárate para el otoño

Oficialmente el verano ha llegado a su fin, y con él las vacaciones, los días en la playa y en la piscina, los rincones al aire libre, el buen tiempo… Es hora de volver a la vida real, con la rutina de trabajo y las inquietudes cotidianas abandonadas durante el periodo de descanso. Y no solo eso, sino que también es el momento de reparar los efectos producidos en nuestro cuerpo por los excesos durante el periodo estival.

Tras estos meses de descanso la piel está claramente deteriorada, con signos de deshidratación, un tono más apagado, manchas y, en general, una apariencia más envejecida. Todos estos síntomas son consecuencia de la memoria de la piel, que guarda los daños provocados por las altas temperaturas, la exposición al sol, el cloro, la sal marina, las alteraciones en la alimentación o la relajación en los cuidados habituales. Además, el sol provoca el fotoenvejecimiento, dando lugar a la aparición de arrugas y la flacidez cutánea.

El regreso a la rutina posvacacional es el mejor momento para ayudar a la piel a recuperarse de estas agresiones, a la vez que la ponemos a punto de cara al otoño.

Prepara tu piel para el otoño

Poner en práctica estos consejos al llegar a casa después de las vacaciones será fundamental para que estos daños ocasionados no sean irreparables y podamos enfrentarnos a la nueva estación con total seguridad.

Limpieza para deshacerse del exceso de grasa

Una limpieza en profundidad finalizado el verano ayudará a eliminar la suciedad, el exceso de grasa y de cremas solares acumulados en la piel.

Puedes utilizar limpiadores o jabones suaves, y a la hora de secarte hacerlo mediante pequeños toques con la toalla, nunca arrastrándola por el cuerpo. Lo importante aquí es cuidar tu piel: cuanto menos sufra, más lento envejecerá.

Exfoliación para lucir una piel radiante

Después de un verano de mar, arena y sol, debes reiniciar tu piel y darle un nuevo comienzo. Al terminar las vacaciones y como consecuencia de las agresiones recibidas, la piel pierde brillo y luminosidad. Una exfoliación servirá para eliminar todas las impurezas y células muertas y lucir un aspecto radiante.

Debes optar por productos exfoliantes no agresivos, aquellos que cumplan su función limpiadora sin comprometer más el estado y la estructura de la dermis.

Hidratación para combatir la sequedad

Una de las maneras más efectivas de preparar la piel ante la bajada de las temperaturas tras haber pasado el verano al sol es asegurarse de que está completamente hidratada.

El agua es vital para el organismo, y este periodo de descanso siempre provoca irregularidades en nuestros hábitos, dando lugar a la pérdida de una parte del agua que la piel retiene. Para reparar el daño y mantener el nivel óptimo de hidratación, basta con aportar a diario la dosis recomendada tanto desde dentro como desde fuera: beber suficiente agua a lo largo del día y aplicar cremas con propiedades hidratantes en cuerpo y rostro.

Con estos consejos la piel estará sana y podrá seguir cumpliendo su función de barrera protectora.

Nutrición para recuperar la salud y fortaleza

En verano siempre es común tener desajustes en las comidas, pero volver a llevar diariamente una dieta equilibrada nos ayudará a recobrar el buen estado tanto de la piel como del resto del organismo.

Es muy importante abastecer a nuestro cuerpo con los nutrientes y antioxidantes necesarios a través de la alimentación, y la Vitamina C es el antioxidante más extendido, ya sea en frutas, verduras o zumos. Un buen zumo de naranja para comenzar el día sería ideal para actuar sobre las células combatiendo el proceso oxidativo y aportar luminosidad a la piel. No olvides que en esta época el resfriado y la gripe son habituales, y la Vitamina C refuerza el sistema inmunológico. El té verde es otra sustancia rica en propiedades antioxidantes, así que una taza al día ayudará a reducir la acción de los radicales libres.

Volver a los hábitos saludables para sentirse mejor

Durante esta época es inevitable abandonar algunas de las rutinas más recomendadas para mantener el bienestar en todo el cuerpo. Pero ahora ya no tienes excusa. Es hora de retomar el ejercicio físico, la alimentación equilibrada y ¡todas aquellas prácticas que te hagan sentir bien contigo misma!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *