Conejo blanco acariciado por la mano de una persona

Experimentación con animales: EN CONTRA

El debate sobre la no experimentación con animales vuelve a ser una de las principales cuestiones en la agenda de la Unión Europea, y es probable que permanezca en el futuro previsible especialmente por el lanzamiento, el pasado 31 de agosto, de la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) «Save cruelty-free cosmetics – Commit to a Europe without animal testing«.

A pesar de que la experimentación con animales para productos cosméticos y sus ingredientes están prohibidas en Europa desde 2009 y que desde 2013 está en vigor la prohibición de la venta de cosméticos probados en animales, la Agencia Europea de Productos Químicos exige nuevas pruebas en animales para los ingredientes, incluso los que se utilizan exclusivamente en cosmética.

La reciente Estrategia de Sustancias Químicas para la Sostenibilidad (CSS) de la UE incluye la revisión de las leyes europeas sobre sustancias químicas, y tiene el objetivo de conseguir un ambiente libre de tóxicos. Pero la obtención de información sobre algunos químicos podría significar muchas más pruebas en animales sin garantizar la protección del medio ambiente o de la salud humana.

Esto significa que la prohibición de la UE de los ensayos de cosméticos en animales se ha incumplido. Las autoridades siguen exigiendo ensayos con animales de ingredientes utilizados en cosmética, yendo en contra de las expectativas de los ciudadanos.

En esta línea, cabe destacar que en Europa la industria cosmética es la más avanzada y la que ha liderado el respeto a los animales. Desde hace décadas se prohibió la experimentación con productos en la UE, y posteriormente se extendió la prohibición a cualquier ingrediente cosmético. Con esta normativa, el objetivo es garantizar que todos los cosméticos que se pongan en el mercado sean seguros para la salud humana y que velen por la protección y el bienestar de los animales. Por eso, desde hace años las Autoridades Sanitarias realizan informes anuales que ratifican que en cosmética no se realizan investigaciones con animales.

Además, es importante señalar que el sector de la cosmética y el cuidado personal es el mayor promotor de la investigación en ensayos alternativos, lo que le sitúa desde hace 30 años a la vanguardia en el estudio y desarrollo de nuevos métodos de investigación homologados, efectivos e innovadores.

La investigación y la innovación en cosmética han sido factores clave para mantener el liderazgo de la industria en este campo, y todos los avances se han realizado a través de métodos alternativos de alta tecnología que avalan la seguridad de los productos sin hacer uso de la experimentación animal.

Alternativas a los ensayos con animales, el único camino a seguir para la UE

Coincidiendo con el lanzamiento de la ICE «Salvar los cosméticos libres de crueldad – Comprometerse con una Europa sin experimentación con animales», STANPA, la asociación de cosmética de Bioxán, se ha involucrado en una campaña para buscar alternativas a los ensayos con animales, afirmando que este es el único camino a seguir en la UE.

STANPA junto con Cosmetics Europe creen que la única manera de avanzar en la UE es centrándose en el desarrollo y la aceptación regulatoria de métodos de ensayo sin animales, motivo por el que insisten en mostrar su apoyo a la prohibición de experimentación animal en el marco del Reglamento de Productos Cosméticos de la UE. Del mismo modo, solicitan un diálogo científico abierto con la industria de los cosméticos y del cuidado personal y con el resto de las partes interesadas a para avanzar en el desarrollo de este trabajo.

Mujer abrazando a un dálmata

Bioxán en contra de la experimentación con animales

Ninguno de los productos Bioxán ha sido testado en animales, somos una marca cruelty-free. ¿Esto que significa? Nuestro propósito con las personas es ayudar a cuidar y recuperar las pieles más dañadas, pero también tenemos un objetivo con los animales: respetarlos y asumir el compromiso de su supervivencia.

Actualmente, son muchas las empresas que conforman este movimiento y que las convierte en marcas respetuosas con los animales. Sin embargo, todavía existen laboratorios que ejercen este tipo de maltrato testando sus productos en cobayas, perros, conejos o ratones. Pero, por suerte, cada vez son más los consumidores que prefieren comprobar si una marca es cruelty-free antes de comprar sus productos.

Desde hace tiempo han proliferado certificaciones y sellos con buena intención que tratan de guiar al consumidor y aportarle información sobre las pruebas con animales, pero ni todas las marcas lo incluyen en su packaging o envases ni siempre es 100% fiable. Es el caso, por ejemplo, de las marcas que operan fuera de la Unión Europea, donde la legislación es diferente.

Entonces, ¿cómo saber si un producto está testado en animales? Para saber los métodos que sigue la empresa es conveniente investigar la página web de la marca, ya que aquellas que no testan en animales ponen este dato a disposición de todo el mundo no solo con el objetivo de informar al consumidor, sino asumiendo que ese el hecho de ser creulty-free representa un valor añadido tanto para ella como para las personas que la consumen.

En Bioxán hemos adoptado la normariva europea desde el primer momento y nos enorgullece poder decir que somos una marca respetuosa con los animales. ¿Necesitas más información sobre nosotros? Revisa nuestro apartado de ‘Preguntas frecuentes’ o contacta con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Al navegar por este sitio web, aceptas el uso de cookies.