Tipos y formas de uñas

Igual que hay un corte de pelo para cada tipo de rostro, la forma de las manos también determina cómo limar las uñas. Así puedes acertar con tu manicura.

Las manicuras bonitas y el ‘nail art’ son algo más que una tendencia. Hay quien tiene mucha destreza y consigue hacer en casa auténticas obras de arte para sus uñas y quien, por suerte o por desgracia, tiene que acudir a especialistas para que le dejen unas manos dignas de anuncio. Sea cual sea tu caso, hay un requisito básico que debes conocer para conseguir una manicura perfectamente adaptada no solo a tus gustos sino también a tu fisonomía. Dinos cómo son tus manos y te diremos qué tipo de uña es el que mejor le sienta.

Cómo limar las uñas en cada tipo de mano

Tanto si quieres una manicura inspirada en Juego de Tronos para honrar el final de la serie como si necesitas un estilo más sencillo para lucir unas manos bonitas y cuidadas, el primer paso siempre es la preparación previa. Antes de aplicar el esmalte, debes cortar y limar las uñas para darles la forma adecuada.

Estas son todas las posibilidades y las razones para optar por solo una de ellas:

  • Redondas. Las manicuras limpias y sencillas quedan mejor en este tipo de uñas. Además, son las recomendadas para manos pequeñas o con falanges cortas o gruesas para conseguir un efecto visual de dedos más alargados. Son las más fáciles de conseguir y de mantener porque siguen el crecimiento natural de la uña.
  • Cuadradas. Pueden ser las ideales para aquellas uñas cuyo nacimiento es ancho o para dedos muy estrechos, aunque se suelen evitar en manos muy grandes. También son muy fáciles de mantener y las elegidas si se quiere recuperar una uña rota o debilitada. Este tipo cuenta con una versión “mejorada”, una mezcla entre el limado cuadrado y el ovalado (por las esquinas de la uña).
  • Ovaladas. Aptas para todo tipo de manos pero, sobre todo, para aquellas que desean estilizar sus dedos y conseguir una apariencia más alargada y fina. Para conseguir este tipo de uñas, hay que dejar que crezcan de manera natural y limar la parte superior consiguiendo un óvalo. Las uñas con forma de almendra son una variedad dentro de este tipo que se ha convertido en tendencia, sobre todo, en pasarelas. Alargan los dedos, sobre todo, cuando se consigue que la parte más estrecha (la punta) esté alineada con el centro de la uña. Pero requieren más esfuerzo y se dañan con facilidad.
  • Stiletto (puntiagudas). Desde luego, la excusa perfecta para que las manos se conviertan en el centro de atención de todas las miradas. Este tipo de uñas son ideales para llevarlas largas y se consiguen limando desde los lados hacia la punta, intentando conservar un acabado puntiagudo. Para evitar resultados indeseados, es una manicura que se suele hacer en centro de belleza.
  • Bailarina o ataúd. También pensadas para uñas largas y con una raíz ancha, este tipo suele atraer todas las miradas. Se consigue limando la uña desde los bordes hacia el centro y, posteriormente, las puntas. Si eres de las atrevidas, sin duda, debes pedirla en tu centro de belleza.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *