Malestar general, cansancio, moqueo… Los síntomas de enfermedades como la gripe o los resfriados son de sobra conocidos. Pero, ¿cómo afectan a la piel?

La gripe no da tregua durante el invierno, siendo los primeros meses del año los de mayor influencia entre la población. Pero el miedo generalizado al virus va mucho más allá del malestar, la fiebre o el riesgo de contagio.

La gripe trae consigo una serie de efectos negativos que van desde un notable deterioro físico y anímico hasta la desviación hacia mayores complicaciones de salud. Antes, durante y, sobre todo, después de haber superado cada nueva epidemia es necesario prestar especial atención a la piel.

Como parte imprescindible del organismo (es su barrera protectora), también sufre las consecuencias no solo de esta enfermedad, sino las de todas las típicamente invernales. Te damos los mejores consejos para “maquillar” cualquiera de estos achaques durante los meses más fríos del año. ¡Salud!

Trucos de belleza para cuidar la piel durante (y después) de la gripe

Aunque es la época de la gripe, la piel también se ve afectada por otros virus y dolencias como sinusitis, catarro, resfriado, etc. En cualquiera de estos casos, además de cumplir las recomendaciones saludables de nuestro médico, es importante seguir en casa una rutina de belleza adaptada al invierno para evitar que la piel se resienta. Estos son los trucos imprescindibles:

  • Empieza por una buena hidratación. Es una de las recomendaciones más repetidas por los especialistas médicos cuando nos enfrentamos a una gripe, un catarro o un resfriado. Pero su aplicación va mucho más allá del simple “toma muchos líquidos”. Además de ingerirlos, debemos asegurar que no se pierden por el camino a través de la piel. Para ello, utiliza (mañana y noche) una crema hidratante revitalizadora, con las propiedades necesarias para ayudar a la dermis a cumplir su función y recuperar un estado de salud óptimo. Las cremas de Bioxán para la cara y para el cuerpo son de las mejores del mercado para luchar contra la sequedad de la dermis.
  • Atención a las pieles enrojecidas e irritadas. El constante contacto con los pañuelos de papel, la expectoración, el picor de ojos… La mayor parte de los síntomas de estas enfermedades del invierno nos obliga a tocar o rascar de manera inconsciente la piel. Si a ello añadimos el contacto directo con el frío, nos encontramos una dermis que se va deteriorando y, en consecuencia, se irrita. Aunque evitarlo no es del todo posible, si se puede aliviar con dermocosméticos creados con ingredientes calmantes, regeneradores o antiinflamatorios.
  • ¿Ojos hinchados? No, gracias. La congestión provocada por un resfriado, por ejemplo, suele provocar cierta inflamación en la zona ocular. Para suavizarla, lo mejor es realizar un suave masaje y aplicar un contorno de ojos hidratante y regenerador.
  • Luchar contra la palidez de la tez. Las enfermedades comunes, además del malestar característico, suelen cambiar la apariencia exterior de quien las padece. Para darle un poco más de luz al rostro, aunque la fiebre haga su aparición, descansa todo lo que puedas, no dejes de lado tus rutinas saludables diarias y, si puedes, recurre a alimentos y cosméticos cargados de vitaminas (para darle un extra de nutrición a la piel).

No olvides que el contagio es uno de los mayores riesgos de todas estas enfermedades. Por ello, antes de tocarte la cara para poner en práctica estos trucos de belleza, lávate bien las manos. Y… ¡Recupérate pronto!


 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *