Cremas a partir de los 40

¿Qué crema utilizar a partir de los 40?

Podemos luchar con todas nuestras fuerzas por ser [o parecer] eternamente jóvenes. Pero conseguirlo es una misión de seres superiores. El paso del tiempo es irremediable y, más tarde o más temprano, empieza a hacer mella por dentro y por fuera de nuestro organismo. Ya hemos hablado de la importancia de adaptar las rutinas de belleza a las diferentes etapas de la vida, puesto que la piel no tiene las mismas necesidades. A los 20, la dermis conserva la mayor parte de sus propiedades; pero, a partir de los 30, empieza a necesitar una ayuda extra para continuar con su labor protectora. Superada esta década, ¿cómo elegimos y aplicamos la rutina de belleza?

¿Qué crema deberíamos usar a partir de los 40?

Las arrugas, las manchas, las bolsas, la flacidez… El envejecimiento es un proceso fisiológico que, aunque queramos, no podemos evitar. La piel es uno de los órganos que mejor reflejan este paso del tiempo, solo tenemos que aceptarlo como algo bello y aprender a cuidarlo para que no surjan complicaciones. A la hora de elegir entre las cremas recomendadas a partir de los 40, se deben tener en cuenta aquellas que cumplan los siguientes objetivos:

  • Recuperar la firmeza de la piel. El momento de mayor esplendor de la dermis es una vez superada la pubertad y hasta los 30. A partir de entonces, pierde elasticidad y firmeza y empiezan a aparecer las primeras líneas de expresión. La mejor crema facial a partir de los 40 debe ser rica en sustancias naturales como el Omega 3 y la Vitamina E. Un producto antiarrugas sin este tipo de componentes se quedará corto cumpliendo su misión.
  • Hidratar y regenerar. Las cremas a partir de los 40, deben asegurar una buena humectación en todo tipo de condiciones. Aunque está en nuestra mano conseguirlo, con una correcta aplicación mañana y noche. Pero, además, los cosméticos específicos para esta edad también deben asegurar la acción de los antioxidantes y garantizar la regeneración de las células (cada vez más expuestas a los radicales libres). Si contienen Vitamina C, serán de las mejores cremas hidratantes antiedad que puedes encontrar.
  • Compatibilidad con la protección solar. El sol tiene dos caras. Una es beneficiosa para nuestro organismo, porque nos ayuda a asimilar la Vitamina D. Pero la otra es la mayor responsable del envejecimiento prematuro de la piel. Por eso, no puedes salir de casa sin aplicarte un buen fotoprotector después de la crema hidratante. A partir de los 40, cuando la barrera natural de la piel empieza a flojear, pueden aumentar las manchas y las arrugas como consecuencia del efecto directo de los rayos UV.

Lee las etiquetas de las cremas recomendadas a partir de los 40 y asegúrate de que, al menos, cumplan estas tres propiedades. La ausencia de parabenos y perfumes y el empleo de ingredientes naturales son, además, una garantía de éxito para la salud de las pieles en su camino hacia la madurez. Prueba las cremas de Bioxán y verás tu dermis notablemente más hidratada, luminosa y cuidada.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: