Personas brindando con copas en Navidad

Cómo proteger la piel de los excesos en Navidad

La Navidad es uno de los periodos más agitados del año. Una época marcada por los reencuentros y por multitud de eventos que conllevan no solo un exceso de comidas, sino también un cambio en los hábitos diarios. Las comidas contundentes suelen terminar con algún que otro postre navideño, además de los brindis, que nos llevan a las copas, después un poco de fiesta… y ya tenemos el cóctel perfecto para que se nos desregule la piel.

Cualquier excusa es buena para deleitarnos con una buena comida, pero estas suelen ser muy copiosas. Hay que tener en cuenta que el exceso de azúcar produce picos de insulina, que aumenta la inflamación de la piel, mientras que la sal genera deshidratación. Por otra parte, en Navidad también socializamos más y estamos en mayor contacto con la contaminación de la ciudad, lo que genera una mayor suciedad.

Esto, unido a los efectos nocivos del alcohol sobre la dermis y de otras sustancias como el tabaco, muchas veces asociado al ámbito social, hacen que haya que tener especial precaución y establecer una rutina de cuidados constante para poder evitar el malestar cutáneo. A continuación, os damos algunos consejos.

Pasos para proteger la piel de los excesos en Navidad

1. Rutina de limpieza de la piel

Los compromisos sociales nos condicionan y en esta época es casi imposible no tener alguna que otra reunión con seres queridos.

Es normal que queramos que nos vean bien y muchas veces recurrimos al maquillaje más de lo habitual. Sin embargo, debemos tener cuidado con la elección de los productos que nos aplicamos. El mejor consejo es apostar por la calidad y no por la cantidad, empleando una base o corrector no comedogénico y sin aceites en el caso de las pieles grasas, y uno un poco más untuoso en el caso de las secas.

Identifica cuál es tu tipo con el test de la piel de Bioxán

Es importante recordar la relevancia de una rutina de limpieza facial diaria para mantener la piel cuidada. Pero especialmente después de una noche de fiesta y excesos, ya que durante la noche es cuando tiene lugar una mayor actividad cutánea. Si no eliminamos la suciedad, estableceremos una barrera para la oxigenación de los poros y la eliminación de toxinas, lo que puede producir la aparición de granos.

Lo ideal es establecer una rutina de doble limpieza facial, es decir, dos veces al día, por la mañana y por la noche, especialmente esta última. Recomendamos utilizar una leche limpiadora y masajear el rostro durante un par de minutos, incidiendo en las zonas más propensas a generar grasa. Después, debemos retirar los restos con agua tibia y emplear un tónico o agua micelar que ayude a cerrar los poros.

Para conseguir mejores efectos, un buen consejo es combinar la limpieza con algún sérum antioxidante, que ayude a la piel en el proceso de reparación. El sérum hidratante facial de Bioxán está producido con ingredientes naturales, que favorecen la recuperación de la piel y su hidratación, además de reforzar su barrera protectora, evitando la acción de los radicales libres.

2. Hidratación en profundidad

El alcohol tiene un efecto diurético, que conlleva la pérdida de hidratación de la piel y genera un aspecto más apagado. De la misma forma, el exceso de sal y azúcar, que son los grandes protagonistas de las comidas familiares, disminuyen la humedad de la dermis y favorecen la aparición de brotes de acné y brillos.

Debemos ser conscientes de que, para recuperar el organismo después de los excesos, hay que optar por una hidratación en profundidad, tanto interna como externa. Como mínimo, hay que beber de 1,5 a 2 litros de agua diarios, aunque esto variará en función de las necesidades de cada persona.

Para el cuidado externo, es importante apostar por productos con compuestos como la vitamina C, que posee un gran valor antioxidante y reparador. Neutraliza la acción de los radicales libres, evitando la degradación de la piel y también estimula la producción de colágeno, fundamental para mantener la piel tersa e hidratada. De esta forma, la crema facial regeneradora de Bioxán se puede convertir en tu mejor aliada, ya que ayuda a recuperar la estructura celular natural de la dermis y actúa sobre las pequeñas marcas o cicatrices que nos puede dejar algún granito.

3. Alimentación rica en frutas y verduras

Durante la Navidad nos gusta reencontrarnos con todos nuestros seres queridos, lo que implica tener muchas reuniones y excedernos con la alimentación. Esto no significa que tengamos que privarnos o que después debamos castigarnos por habernos dado un festín, pero es recomendable preparar el cuerpo antes y después de las fiestas.

Lo mejor es recuperar una dieta equilibrada, cargada de frutas y verduras, especialmente las de color verde, como las espinacas y el brócoli, ya que cuentan con una alta concentración de agua y un gran aporte de vitamina C y otros nutrientes como el calcio o el magnesio

Además, frutas como el kiwi, la naranja o el limón, también ayudan a depurar el organismo, y los frutos secos son un buen complemento por su riqueza antioxidante. También es conveniente optar por alimentos ricos en omega 3, como los pescados azules o las algas, que ayudarán a la despigmentación de la piel.

Si hablamos de líquidos, la apuesta segura es el agua mineral. Evitemos los zumos, tanto los procesados como los naturales. Al exprimir las frutas, se pierde la fibra y se liberan los azúcares, lo que produce una absorción de estos mucho más rápida. Por otra parte, aunque pensamos que el café es nuestro mejor compañero para las épocas de cansancio, la cafeína tiene efectos contraproducentes para la piel, por lo que es mejor sustituirla por un té verde, cuyas propiedades previenen el envejecimiento prematuro de la piel.

4. Protección solar también en Navidad

Es habitual pensar que la protección solar solo es necesaria en verano o cuando estamos bajo una exposición directa. Sin embargo, las radiaciones están presentes hasta en los días nublados y, en Navidad, solemos hacer planes durante todo el día o incluso podemos optar por hacer una escapada a la nieve. Lo ideal es protegerse del sol a diario durante todo el año y para todo tipo de eventos.

Normalmente, el maquillaje ya contiene un índice de protección, pero es mejor no arriesgarse y aplicar una dosis extra de crema solar, para evitar que las radiaciones actúen sobre nuestro rostro. De esta forma, conseguiremos una piel más hidratada y facilitaremos la regeneración de la piel y su despigmentación.

5. Horas de descanso suficientes

El proceso de reparación de la piel se produce durante la noche, especialmente en las primeras fases de sueño. Precisamente, en las vacaciones solemos alterar los hábitos de descanso y esto tiene un impacto sobre la piel, dado que no tiene el mismo margen de recuperación.

Lo recomendable es dormir de 7 a 8 horas diarias para mantener un buen cuidado cutáneo, por lo que debemos intentar establecer una buena rutina de descanso, intentando acostarnos todos los días a la misma hora.

Una buena opción para evitar una mirada cansada es añadir a nuestra rutina diaria algún producto que ayude a disimular las ojeras y reducir las bolsas. El contorno de ojos regenerativo intenso de Bioxán tiene un alto poder regenerador y antioxidante, que ayuda a eliminar los efectos del cansancio para lucir una mirada fresca.

En resumen, podemos disfrutar durante toda la Navidad de un merecido descanso y caer en todas las tentaciones, pero, como siempre, hay que tener cierto control. Siguiendo estos sencillos pasos podremos paliar los efectos de los excesos y conseguir lucir una piel tersa y jugosa. La constancia y el empleo de productos de calidad son grandes claves para un buen cuidado cutáneo, que nos permitirá poder lucir nuestro mejor rostro durante las fiestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Al navegar por este sitio web, aceptas el uso de cookies.