Cómo protegerse del sol: mitos de la protección solar

Llega el verano y seguimos sin saber cómo utilizar adecuadamente las cremas solares. Estos son los mitos y verdades de los fotoprotectores más repetidos.

El sol empieza a calentar, las temperaturas abandonan las posiciones más bajas de los termómetros y a la ropa empieza a sobrarle tela. Ha llegado el verano y, con él, la preocupación por conseguir un bronceado perfecto. El problema es que muy pocos saben cómo protegerse del sol adecuadamente para que una jornada en la playa no acabe convirtiéndose en una noche de insomnio bañados en aftersun y poniendo en práctica algunos trucos para aliviar las quemaduras.

Seguimos sin saber cómo protegernos del sol adecuadamente y creyendo mitos de los fotoprotectores que no hace más que perjudicarnos. Te mostramos cuáles debes desterrar para siempre.

☀ Cómo protegerse del sol: verdades y mentiras de tu protector solar

Nosotros insistimos: los rayos UV están presentes durante todo el año, incluso en días de lluvia. Por eso, el protector solar no solo es importante en verano. Aun así, aún hay muchas personas que desconocen o ignoran esta primera premisa de la fotoprotección y se preocupan por cumplirla solo durante los días radiantes de los meses de verano.

☀ Junto a este error, estos son los mitos de la protección solar más extendidos [que debes dejar de creer]:

  • Sin fotoprotector o con un FPS bajo consigues broncearte más rápido. Falso. Esta práctica de riesgo solo supone un mayor peligro para la salud de la piel, puesto que queda expuesta directamente a los efectos negativos de los rayos del sol.
  • Las pieles más oscuras no necesitan protección. Falso. El astro rey afecta por igual a todos los tipos de piel, independientemente de cuál sea su tono. Sí es cierto que, a mayor concentración de melanina (pieles más oscuras), mayor protección natural. Pero el fotoprotector sigue siendo imprescindible.
  • Puedo utilizar la crema solar del año pasado. Falso, con matices. Todos los cosméticos para el sol deben indicar su caducidad en el envase. Suelen ser unos nueve meses después de su apertura y siempre que se hayan guardado en lugares secos y resguardados del sol.
  • Basta con una aplicación antes de ir a la playa para estar protegido del sol. Falso. Se debe de renovar la crema solar, al menos, cada dos horas si estamos al aire libre (incluso en zonas con sombra). Pero, ni con esas estamos totalmente protegidos de la influencia negativa del sol. Es necesario evitar las horas centrales del día y tapar algunas zonas más sensibles con gafas de sol, gorros, etc.
  • El fotoprotector resiste los baños en el mar o la piscina. Falso, también con matices. Mientras estemos en el agua, siempre que nos hayamos aplicado la crema solar, estamos protegidos. El problema viene luego: al secarnos, retiramos la mayor parte del producto. Es el momento de renovar la aplicación del fotoprotector.

Después de desmentir estos mitos y con estas apps para protegerse del sol, no hay nada que te impida disfrutar de un bronceado responsable.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *