La piel de los niños es la más sensible y necesita cosméticos que respeten su naturaleza. ¿Qué se puede y qué no se debe utilizar para cuidarla?

Las pieles sensibles necesitan mayores esfuerzos para mantenerse sanas, equilibradas y con su estructura intacta, sean cuales sean las circunstancias. Por esta razón, son necesarios los productos cosméticos formulados con ingredientes de origen natural que hacen todo lo posible por reparar y mantener la dermis con sus características a pleno rendimiento. Aun así, existen muchos condicionantes que pueden dotar a la dermis con ese rasgo de delicadeza y que marcan las pautas de cuidados que se deben seguir.

Entre todos los casos de piel delicada, la de los niños se convierte en toda una referencia. Las necesidades de hidratación y nutrición de la dermis se duplican en el caso de los más pequeños de la casa que, además, ven cómo no todas las cremas y jabones son aptos para ellos. ¿Qué requisitos debe cumplir la cosmética infantil para que su uso esté recomendado?

Acertar con las cremas para niños y demás cosméticos infantiles

En estas primeras etapas de vida, la piel es extremadamente sensible y aún se está adaptando a las características de su entorno, por lo que es habitual encontrarse con diferentes problemas dérmicos que deben ser resueltos en la consulta del pediatra.

Los expertos aseguran que, durante al menos los dos primeros años de vida, la piel de los niños está mucho más desprotegida ante los agentes externos. Como consecuencia, no todos los tratamientos cosméticos sirven para mantenerla cuidada. Estas son las recomendaciones básicas que deben cumplir las cremas para niños y demás productos de higiene:

  • Jabones y champús. Un bebé recién nacido solo necesita agua para mantener su piel limpia y con una estructura equilibrada. Una vez superado el primer mes de vida, es recomendable recurrir a jabones neutros, sin perfumes ni parabenos, que también pueden utilizarse para lavarles el pelo.
  • Cremas hidratantes para niños. En los primeros meses de vida, lo mejor es utilizar los productos de higiene recomendados por el pediatra (aquí te contamos cuándo debemos aplicar crema a los bebés). Pero, a medida que pasan los años, se recomienda utilizar cremas para niños sin parabenos creadas a partir de sustancias naturales. Su piel es aún muy fina y absorbe todos los productos que se le apliquen.
  • Crema solar en la infancia. Si los mayores debemos tener cuidado con el efecto de los rayos del sol en nuestra piel, la recomendación se intensifica en el caso de los más pequeños de la casa. La exposición de los niños al sol debe ser controlada y, siempre, después de una correcta aplicación de crema solar específica para este tipo de pieles. En cualquier caso, los bebés menores de seis meses no pueden exponerse de manera directa a los rayos UV.

 Entonces, ¿qué se debe evitar en la cosmética infantil?

Para empezar, componentes agresivos y parabenos. En Bioxán, más allá de las recomendaciones de la Unión Europea, seguimos sin utilizar parabenos en nuestros productos. La composición y la función para la que nació la marca hacen que nuestras cremas hidratantes también puedan ser utilizadas en la piel de los más pequeños de la casa.

Pero no ocurre lo mismo con todas las cremas hidratantes. De hecho, la gran mayoría están desaconsejadas para la piel infantil, por su contenido en derivados del petróleo. Tampoco se deben utilizar colonias con alcohol ni polvos de talco. En definitiva, todos aquellos productos que incluyan conservantes, colorantes, alérgenos o perfumes.

Con estas recomendaciones, ya no hay excusa para mantener cuidada la piel de los más pequeños de la casa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *