La vitamina C es ingrediente esencial en la composición de cualquier cosmético. ¿Todavía no conoces de dónde viene tanto revuelo?

Antioxidante natural, estimuladora de la generación de colágeno, obstaculizadora del aumento de melanina, rejuvenecedora dérmica… La acción y los beneficios de la vitamina C en el cuerpo humano, y sobre todo en su órgano más extenso, están más que demostrados. Por ello, cada vez son más las personas que se rinden a sus encantos y utilizan cosméticos ricos en este ingrediente natural.

Neceseres, estanterías de baño y rutinas de belleza se han llenado de vitamina C con un único objetivo en mente: mejorar la salud y la apariencia de la dermis y frenar los signos de la edad. ¿De verdad tiene efectos tan positivos? ¿No bastaría con tomar más naranjas, kiwis, fresas y demás alimentos ricos en esta vitamina?

¿Aún no conoces la importancia de la vitamina C para la piel? Empieza por la base

El poder antiedad de la vitamina C

Elegir [y utilizar] una crema rica en vitamina C es uno de los mejores pasos que se pueden dar en la lucha contra el envejecimiento de la piel. No tanto por su actuación frente a las líneas de expresión, sino por su importancia ante otros signos como la flacidez o las manchas de la piel.

Estos son los poderes antiedad de los cosméticos con vitamina C:

  • Es un antioxidante natural, por lo que contribuye a reducir los efectos de los radicales libres en el organismo. También los de los rayos UV, aunque esto no significa que constituya en sí misma una medida fotoprotectora válida y eficaz. Antes de salir de casa, debes aplicar tus cosméticos con este ingrediente biológico y, posteriormente, tu crema solar.
  • Ayuda a aumentar o recuperar la firmeza de la piel gracias a su papel fundamental en la síntesis de colágeno. La flacidez es uno de los síntomas más claros del envejecimiento. Por ello, cualquier remedio que ayuda a revertirlo es siempre un buen aliado antiedad.
  • Suaviza las manchas de la piel. Una incorrecta exposición al sol y el paso del tiempo son los principales responsables de la aparición de pigmentos oscuros en el rostro y en diferentes partes del cuerpo. La crema solar ayuda a prevenir la aparición de manchas, mientras que la vitamina C ataca directamente a su origen.
  • Despierta la regeneración de la dermis. Otro de los grandes poderes de este nutriente es su capacidad de potenciar la renovación celular. Así, disminuye la profundidad de las arrugas y aporta luminosidad y uniformidad a la piel.

Estos cuatro grandes poderes antiedad le han valido a la vitamina C un puesto de oro en la lista de ingredientes de los cosméticos más recomendados. Y entre los mejor valorados por las editoras de belleza se encuentran las cremas de Bioxán para rostro y cuerpo. ¿Todavía no las has probado?