Petequias y puntos rojos en la piel

Petequias. Así se conoce a las manchas rojas que aparecen en ocasiones en la piel y que pueden hacer saltar las alarmas. ¿Deberías preocuparte?

Con la llegada del buen tiempo, las largas horas al sol y la exposición a picaduras de insectos de todos los tipos, también aumenta el riesgo de aparición de lesiones en la piel. Aunque no son propias únicamente de la época estival, las que más preocupación suscitan son las petequias, unas manchas de color rojo que pueden dejarse ver en cualquier parte del cuerpo.

Si te has encontrado estos puntitos color carmesí en la piel y no sabes cuál es su procedencia, este post te interesa. Analizamos qué son las petequias, cuáles pueden ser sus causas y en qué momento deberíamos buscar ayuda profesional.

Petequias: qué son y por qué aparecen

Según la teoría, las petequias son lesiones vasculares – normalmente, derivadas de la ruptura de pequeños capilares- que se hacen visibles en la piel en forma de puntos de color rojizo o violáceo. Según la perspectiva, pueden ser percibidos como hematomas al uso. Pero desde una posición más próxima, es fácil percibir ese rasgo tan característico de su apariencia que se produce cuando la sangre queda almacenada por debajo de la piel.

En cuanto a las causas de su aparición, existe un amplio rango que permite valorar su gravedad y la necesidad de consultar con un especialista. Estos son (de menos a más importantes) algunos de los factores de riesgo más comunes:

  1. Por algún tipo de ataque contra la piel: picaduras, golpes, cortes… Cualquiera de estas acciones puede desencadenar el sangrado, puesto que pueden producir un pequeño trauma en los vasos sanguíneos. Aún así, este suele ser el único caso en el que el nivel de gravedad es mínimo.
  2. Por una reacción alérgica. Se tenga o no controlado el factor desencadenante, en estos caso, las petequias son un síntoma más de la hipersensibilidad. En este sentido, se debe aplicar el remedio establecido para estos casos o acudir a un especialista.
  3. Por tratamientos médicos o farmacológicos. Las manchas rojas suelen desaparecer un tiempo después de haber finalizado la medicación. Por eso, es importante informar al médico de esta reacción para que este pueda descartar otros desencadenantes.
  4. Por una alimentación inadecuada y falta de vitaminas
  5. Por virus o enfermedades como la escarlatina, el sarampión o la meningitis
  6. Por trastornos del sistema inmunitario
  7. Por problemas de coagulación (plaquetas) o con los glóbulos rojos

Del listado anterior, las tres últimas causas de petequias son las de mayor relevancia y exigen la atención adecuada por parte de un especialista médico.

Cómo tratar las petequias

Para diferenciar las petequias de cualquier otra lesión sobre la superficie cutánea, debes presionar la zona. Si las manchas rojas se quedan invariables, son petequias; si la zona pierde color, probablemente será un hematoma al uso. En cualquier caso, siempre que tengas dudas y desconozcas la verdadera causa de la aparición de estas microlesiones, recurre a la ayuda de un especialista médico.

Normalmente, cuando el factor desencadenante carece de gravedad, estas manchas acaban desapareciendo por completo. Aunque siempre puedes colaborar con su supresión aplicando compresas frías (para reducir la inflamación), cuidando la alimentación (aporte de vitaminas y minerales adecuados) y aplicando cremas que favorezcan la regeneración de la piel en todas sus capas (las que incluyen prebióticos ayudan mucho).

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *