Rutina-de-belleza-para-preparar-la-piel-de-cara-a-la-llegada-de-la-primavera

Rutina de belleza para preparar la piel de cara a la primavera

Poco a poco los días se van haciendo más cortos, las altas temperaturas y el frío invernal van siendo cosa del pasado, los rayos de sol empiezan a ser cada vez más frecuentes y las capas de ropa parece que van disminuyendo. Todos estos cambios nos preparan para la llegada de la nueva estación, pero ¿está preparada nuestra piel para la primavera?

Al igual que existen mitos sobre el cuidado de la piel en invierno, se cree que la primavera no tiene efectos negativos sobre la dermis, y lo cierto es que un cambio de estación siempre significa adaptar los cuidados y rutinas de belleza a las nuevas condiciones climatológicas.

¿Cómo preparar la piel para la llegada de la primavera?

La piel no es inmune a los cambios meteorológicos, pero tener en cuenta estos aspectos clave puede ayudar a reparar la sequedad provocada por las bajas temperaturas y prepararla para una mayor exposición solar, evitando así irritación, rojeces u otro tipo de afecciones.

Exfoliación: un extra para la renovación celular

Las células que no se desprenden de la piel de manera natural pueden obstruir los poros y dificultar así la acción y eficacia de cremas y sérums, pero evitar que esto ocurra es sencillo si se recurre a un tratamiento que se encargue de eliminar las células muertas. La exfoliación, siempre que se haga de la manera adecuada, proporcionará uniformidad y luminosidad a la piel y hará que se vuelva más receptiva a los cuidados posteriores. Para ello se debe realizar una vez a la semana, aunque dependiendo de la sensibilidad y sequedad de la piel en cuestión puede ser un tratamiento quincenal.

Limpieza: la mejor base para una rutina de belleza

Hacer una limpieza facial mínimo una vez al día (aunque lo mejor es limpiar el rostro por la mañana y por la noche) es un punto imprescindible en cualquier rutina. Esta es la única manera efectiva de eliminar de la piel los restos de sustancias, nocivas o no, consecuencia de la sudoración, suciedad, maquillaje, contaminación…

Para evitar que la limpieza altere el pH de la piel se puede terminar el proceso utilizando un tónico. La función de este producto no se limita a refrescar y equilibrar, sino que su aplicación ayuda a retirar posibles restos de impurezas a la vez que ejerce un efecto calmante respetando la barrera dérmica de la piel y preparándola para la siguiente etapa: la hidratación.

Hidratación profunda: imprescindible en cualquier época del año

La crema hidratante debe aplicarse independientemente de las condiciones meteorológicas y en cualquier tipo de piel para aportarle los nutrientes que esta necesita y lucir un aspecto saludable, pero la primavera requiere unas condiciones específicas. En esta época del año la piel tiende a producir más sebo, así que es preferible optar por cosméticos de texturas ligeras elaborados con ingredientes naturales y aplicarlos por la mañana y por la noche para conseguir que la hidratación se mantenga durante todo el día, incluyendo las horas de sueño.

Si en lugar de la crema hidratante se aplica una crema corporal reafirmante la piel verá mejorada su firmeza y elasticidad, evitando así que parezca apagada, escamada o envejecida.

Protección solar: especialmente importante con los primeros rayos de sol

A pesar de que el sol afecta a la piel y es importante protegerla en todas las estaciones, las primeras exposiciones solares en primavera son cruciales para evitar manchas y quemaduras. Aunque lo ideal es utilizar fotoprotector durante todo el año, en primavera no hay excusas, especialmente si no se aplica durante el invierno. Hay que extremar la precaución y buscar el factor de protección adecuado para evitar el envejecimiento de la piel y el deterioro de los tejidos.

Ejercicio diario: actividades físicas adaptadas a cada estación

El ejercicio físico es un hábito saludable con el que hay que cumplir en todas las épocas del año para mantener una piel impecable, pero la primavera ofrece más posibilidades. Aprovechando que hace buen tiempo es más fácil salir a pasear, a correr, realizar actividades al aire libre o practicar ejercicios en la terraza de casa.

Empezar a incorporar estos hábitos en la rutina de cuidados corporales y faciales ayudará a la piel a estar preparada para recibir a la primavera y a mantener su estado óptimo de hidratación y nutrición durante toda la estación, pero se deben elegir los productos adecuados a cada tipo de piel. Si no sabes cuál es la tuya, puedes descubrirlo realizando nuestro test de la piel.

Los productos de Bioxán son aptos para todo tipo de pieles, lo único a tener en cuenta es que su aplicación es uno de los pasos fundamentales antes de cualquier exposición al sol, pero no sustituyen la tarea de un fotoprotector. Lo ideal en estos casos es aplicar la crema hidratante y posteriormente la protección solar.

¡Cuéntanos cuáles son los pasos que sigues en tu rutina de belleza de primavera! ¡Te leemos en las redes sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Al navegar por este sitio web, aceptas el uso de cookies.