Estrés en la piel

Signos de que tu piel sufre los efectos del estrés

Entendido como un estado emocional y físico provocado por situaciones que generan tensión, el estrés tiene consecuencias muy negativas para la apariencia y la salud de nuestra piel. No en vano, es uno de los enemigos más conocidos para esta parte del organismo. La falta de sueño, el exceso de trabajo, la falta de tiempo, los desafíos que exceden nuestras capacidades, la ansiedad o la mala alimentación son sus causas más comunes que, además, dan lugar a imperfecciones dérmicas como las ojeras o el acné. Ante los primeros síntomas del estrés en la piel, se deben tomar medidas urgentes.

Descubre: ¡Las mejores armas contra las arrugas!

Si la tensión invade tu rutina y tu rostro lo demuestra, te traemos los mejores consejos para ponerles remedio. Y recuerda: evadir y evitar las situaciones estresantes es la forma más efectiva de favorecer un estado de salud óptimo para todo el organismo, incluido su órgano más extenso.

Piel estresada: cómo identificarla

Cuando el estrés afecta a la piel, se nota a simple vista. Estas son las imperfecciones y problemas que surgen en la dermis cuando una persona vive con demasiada tensión:

  • Envejecimiento: producido por la mala circulación y la acumulación de toxinas. La piel no recibe los nutrientes que necesita, por lo que pierde firmeza y luminosidad.
  • Dermatitis. Se trata de una erupción con picor que aparece en momentos de tensión. Bajan las defensas y la piel se vuelve reactiva y sensible.
  • Ojeras y arrugas. La falta de sueño y la fatiga provocan la aparición de signos de estos signos de expresión.
  • Acné. Es la inflamación de la piel unida a pequeños cúmulos de grasa. En algunas ocasiones, el aumento de la ansiedad provoca el exceso de secreciones de grasa.
  • Psoriasis. Consiste en el enrojecimiento, inflamación y descamación de la piel producidos por un trastorno del sistema inmune.

Seis tips para evitar los efectos del estrés en la piel

  1. Toma un momento cada día para relajarte, limpiar e hidratar tu piel. Así, evitarás la aparición de toxinas y mejorarás la respiración celular. Consulta nuestra guía de cómo limpiar la piel sin fracasar en el intento 😉.
  2. Come de forma sana y equilibrada. Esto favorece la circulación, ayuda al metabolismo y aumenta los mecanismos de defensa de la piel.
  3. Duerme entre 6 y 8 horas al día. Aprovecha para aplicarte una crema regeneradora, como las de rostro y cuerpo de Bioxán, elaboradas a partir de ingredientes naturales con probado poder regenerador.
  4. Evita el abuso de cafeína, alcohol y tabaco.
  5. Realiza un delicado masaje circular en las sienes y en la parte inferior de los ojos cuando te apliques el tratamiento de contorno de ojos.
  6. Muévete a diario. Dedica una parte de la jornada a dar un paseo o a combinar tu actividad principal con otras alternativas, como el yoga. Eliminarás tensiones y descansarás mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: