Caducidad de los cosméticos

La importancia de la caducidad de los cosméticos

En los pasillos de los supermercados se repiten las imágenes de compradores revisando las etiquetas de los productos. Esta lectura permite conocer tanto sus ingredientes como la fecha recomendada para un consumo apto. Aunque no siempre indica la caducidad, sino el periodo de tiempo recomendado para la ingesta del alimento, muchos lo asumen como una máxima a cumplir. Pues bien, la misma fecha también aparece en los envases de otros productos como los relacionados con la belleza.

Sí, es cierto. Los cosméticos caducan y, probablemente, los hayas utilizado a pesar de ello. Descubrimos las razones por las que las cremas, mascarillas, maquillajes y demás productos para la piel tienen fecha de vencimiento y, más importante, por qué debemos respetarla.

¿Cuánto duran los productos de belleza?

Aunque es una realidad probada que los cosméticos caducan, no queremos alarmar a nadie. Normalmente, la fecha indicada por los fabricantes de productos de belleza para su consumo recomendado suele ser amplia. Por eso, aunque probablemente tengas en el armario artículos de los que deberías deshacerte, otros aún pueden darte muy buenos resultados.

La caducidad de los cosméticos indica el momento a partir del cual las cremas, mascarillas, jabones, maquillajes, etc. pierden propiedades y dejan de actuar, por ejemplo, contra el envejecimiento de la piel o la deshidratación. En algunos casos, sobre todo si ha pasado mucho tiempo del plazo recomendado o si el estado de conservación no es idóneo, un artículo de belleza caducado puede provocar daños de relevancia en la piel, como irritación o reacciones cutáneas. Entonces ¿cuál es el plazo de consumo recomendado según el cosmético? A partir de su apertura, los tiempos pueden oscilar entre los seis meses de algunas cremas a los tres años de los pintalabios.

Cómo extender la caducidad de los cosméticos

Lo primero que debemos saber es cómo y dónde viene indicada esta fecha de consumo recomendado tanto en las mejores cremas de farmacia como en los polvos de maquillaje. Normalmente, los fabricantes lo reflejan en los envases mediante un símbolo de un tarro abierto con una cifra dentro. Ese número marca los meses que el producto va a conservar todas sus propiedades después de su apertura.

En cualquier caso, debemos poner todo de nuestra parte para alargar la utilidad de los cosméticos:

  1. Guardarlos en un lugar fresco y seco
  2. Seguir las instrucciones del fabricante
  3. Asegurarnos siempre de cerrar bien el envase

Para facilitar y mejorar la eficacia de todas estas tareas, las cremas de Bioxán incluyen el sistema airless, un mecanismo que impide que el oxígeno del exterior se introduzca en el envase y altere las propiedades del producto. Pruébalo ahora y comprobarás que, con poco producto, basta para cuidar tu piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: